Blas de Lezo: así es la fragata española que entrará en el mar Negro con la OTAN

El buque, uno de los más modernos de la Armada española, zarpará esta misma noche del Arsenal de Ferrol, donde tiene su base, rumbo al Mediterráneo

En mitad de la crisis entre Ucrania y Rusia, la fragata española Blas de Lezo entrará en los próximos días en el mar Negro integrada en la Agrupación Naval Permanente número 2 (SNMG-2) de la OTAN. El buque, uno de los más modernos de la Armada española, zarpará esta misma noche del Arsenal de Ferrol, donde tiene su base, rumbo al Mediterráneo.

La F-103 fue construida en el astillero de Navantia en Ferrol. Su botadura se produjo el 16 de mayo de 2003 y entró en servicio en la Armada el 16 de diciembre de 2004. La Blas de Lezo es la tercera de cinco fragatas de la clase F-100 o Álvaro de Bazán, construidas por Navantia, para la Armada española.

Al igual que las otras cuatro fragatas de la serie, es un buque multipropósito, aunque está especialmente diseñado para la guerra antiaérea y para ejercer como buque de mando de una agrupación naval. “Sin olvidar que cumplen todos los roles de un moderno escolta, su capacidad de defensa aérea modeló su construcción y diseño”, subraya la Armada.

Sistema Aegis y misiles SM-2 y ESSM

El F-103 cuenta con un avanzado sistema de combate desarrollado en torno al sofisticado sistema Aegis de la estadounidense Lockheed Martin. Su núcleo es el radar tridimensional SPY-1D, capaz de detectar y seguir a más de 90 blancos a 500 kilómetros de distancia.

Este sistema permite identificar todo tipo de amenazas en el difícil entorno de las aguas litorales y proporciona la potencia de fuego necesaria para hacer frente a ellas a través principalmente de su lanzador vertical de misiles (VLS) MK-41 de 48 celdas equipado con misiles antiaéreos Standard Missile 2 (SM-2) y Evolved Seasparrow Missile (ESSM).

En su día, las fragatas de la clase Álvaro de Bazán fueron los primeros buques con un desplazamiento inferior a las 6.000 toneladas en integrar el sistema Aegis, lo que supuso un éxito para la industria nacional.

El buque dispone de la última tecnología. El diseño de la plataforma incluye medidas para reducir las indiscreciones electromagnéticas, infrarrojas y acústicas del buque, y cuenta con un Sistema Integrado de Control de la Plataforma que monitoriza aproximadamente 10.000 señales a lo largo de los diversos equipos del buque. Una red redundante y de consolas repartidas por la cámara de control de la propulsión, trozos de seguridad interior, cámaras de máquinas y auxiliares, puente de gobierno y centro de información y combate proporciona en tiempo real el estado de las plantas propulsora, eléctrica y de la plataforma.

Este tipo de fragatas llevan un helicóptero embarcado, el SH-60B Bloque I, integrado perfectamente con el buque a través del sistema Lamps MK-III, dotado de modernos sensores y armas que permiten la detección y, en su caso, el ataque a buques de superficie y submarinos. En la práctica, los sensores y armas del helicóptero son una extensión de los del propio buque

Su dotación está compuesta por 202 marinos (22 oficiales, 35 suboficiales, 63 cabos primeros, 41 cabos y 41 marineros). Aunque frecuentemente, y dependiendo de la misión encomendada, este personal se puede ver reforzado con un Estado Mayor para ejercer funciones de buque de mando, con las dotaciones de vuelo y mantenimiento de un helicóptero SH60B, y con un equipo de seguridad formado por personal de Infantería de Marina.