Andalucía

Luis Salvador vuelve a la primera línea

El exalcalde de Granada por Cs retorna al PSOE y muestra su apoyo a Juan Espadas

El exalcalde de Granada Luis Salvador
El exalcalde de Granada Luis Salvador FOTO: Álex Cámara Europa Press

Lo ha sido todo en política y conoce bien la administración desde sus tiempos de jefe de Gabinete en la Diputación de Granada y coordinador de la Junta en esta provincia. Fue senador del PSOE en el lejano 2004 y repitió hasta 2011. Luego la catarsis, siendo elegido diputado de Ciudadanos en 2015, reelegido en 2016 y en 2019 llegó a la alcaldía de Granada. Este cordobés, granadino de adopción, ha vuelto de nuevo a la primera línea de la política. Luis Salvador es un hombre curtido en mil batallas, incluidas las cainitas tertulias televisivas que han forjado su carácter.

El verano pasado fue expulsado de Ciudadanos ante su negativa de apoyar al candidato del PP al que consideraba un usurpador. Sólo le acompañó un concejal naranja, también ahora expulsado. Sus votos propiciaron que llegara a la alcaldía Paco Cuenca, otrora compañero de Luis Salvador en el PSOE granadino. Así lo recibió el actual alcalde: «No estamos cómodos con Luis Salvador en el gobierno, pero necesitamos estabilidad». Ergo, no nos soportamos pero nos aguantamos. En la actualidad, el exalcalde no se arrepiente de lo que pasó y elogia el actual gobierno municipal y acusa a la dirección de Ciudadanos del intento de vuelco a su gobierno municipal. Y pone negro sobre blanco al ideólogo de la operación: Fran Hervías, hoy –al menos de momento– con despacho en la calle Génova.

Ante la perspectiva de una nueva cita electoral, el PP de Juan Manuel Moreno Bonilla parece que relegará al ostracismo a Ciudadanos que cuenta con todos los números para desaparecer, y Vox se apunta como necesaria en la configuración del nuevo Gobierno de la mano de Macarena Olona. Este escenario no gusta a Luis Salvador y no está dispuesto a aceptarlo como irreversible. Por eso, después de meses dando vueltas a la idea, ha dado un paso al frente y no ahorra críticas a Olona. «Vox es un partido premoderno y ella se cree Isabel La Católica. Fue paracaidista en Granada sin ser andaluza y ahora quiere liderar la Comunidad sin haberla pisado ni conocer nada sobre los andaluces. Vox y la extrema derecha mundial son eso, premodernos». Las críticas se hacen extensivas al PP y, sobre todo, a Juan Marín por entregar Ciudadanos a los populares.

Juan Espadas no está sobrado de apoyos porque los sondeos vaticinan un sonoro batacazo de los socialistas en su granero habitual de votos desde la instauración de la democracia. Nadie parece acercarse al líder socialista, mientras que su izquierda dividida y fragmentada vive su particular «Sálvame».

Cuando un partido no está en su mejor momento pocos se acercan. Luis Salvador lo ha hecho porque niega que los votos de Ciudadanos tengan que recalar en el PP o en Vox. «Creo que tengo la carga moral suficiente para poder dirigirme a ese electorado que votó Ciudadanos para decirle que puede haber una alternativa que no tiene que ser PP-Vox que sería muy negativa para este país y muy tóxica. Frente a este todo para el PP y lo que no para Vox, voy a luchar para que Juan Espadas sea el próximo presidente de la Junta», dijo en una televisión andaluza. En conversación con LA RAZÓN, Salvador afirma tener una buena relación con Espadas y a través del secretario general del PSOE de Andalucía con la dirección federal del partido. Está dispuesto a darlo todo en la Comunidad, «no solo en Granada. El PSOE tiene más de 500 alcaldías y la gente que votó Ciudadanos quiere escuchar un mensaje diferente al de la actual dirección», asegura. Salvador es un «hombre coraje» y le gustan los retos. Reconoce que no todo el mundo en el PSOE celebra su acercamiento al partido porque algunas heridas siguen abiertas, pero no se arredra ante los obstáculos y está dispuesto a dar la batalla apostando por el candidato, a priori, perdedor. Sin duda, genio y figura.