Gasto militar: la hora de atender las obligaciones “cuantitativas”

España se comprometió a alcanzar el 2% del PIB en gasto de Defensa en 2014, cuando solo invertía el 0,92%. Ahora apenas destina el 1,01%

¿Cuándo decidieron los aliados alcanzar el 2% del PIB en gasto de Defensa?

Fue en la Cumbre de la OTAN de Gales de 2014. Allí, los aliados acordaron «revertir la tendencia de disminución de los presupuestos de Defensa, hacer el uso más eficaz de nuestros fondos y promover una distribución más equilibrada de los costos y las responsabilidades. Nuestra seguridad y defensa dependen tanto de cuánto gastamos como de cómo lo gastamos». Y se marcaban como objetivo el «avanzar hacia la pauta del 2% (del Producto Interior Bruto) dentro de una década», esto es, en 2024. Y España, con Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, se comprometió.

¿Cuánto invertía España entonces?

En 2014, nuestro país dedicaba a gasto militar apenas el 0,92% del PIB, 10.608 millones de euros según las estadísticas de la Alianza, que incluye otros gastos, como las pensiones o las operaciones en el exterior.

¿Ha mejorado algo la inversión en Defensa de nuestro país desde que aceptó ese compromiso?

Poco. Todos los gobiernos (del PP o del PSOE) se han mostrado siempre dispuestos a aumentar el presupuesto de Defensa para cumplir con el compromiso con la Alianza, pero nunca se ha producido un aumento sustancial que hiciese pensar que se alcanzaría ese difícil objetivo del 2%. De hecho, de ese 0,92% que destinaba nuestro país en 2014 se ha pasado al 1,01% con el que la OTAN estima que España cerrará 2022, es decir, apenas 0,09 puntos porcentuales más. De hecho, llegó a bajar hasta el 0,81 en 2016. En 2021 fue el 1,03%.

Gasto en defensa de la OTAN
Gasto en defensa de la OTAN FOTO: M. Roselló

¿Cómo justificaba España todo este tiempo su incumplimiento?

Tanto PP como PSOE han puesto siempre sobre la mesa la participación de las Fuerzas Armadas españolas en las misiones aliadas en el exterior. Lo que vinieron a denominar «aportaciones cualitativas», las cuales pedían que se tuviesen más en cuenta a la hora de valorar el compromiso y que no solo se centrasen en las «cuantitativas». De hecho, España participa en todas las operaciones de la Alianza, salvo en la de Kosovo.

¿Cumple nuestro país alguna de las recomendaciones de gasto de la OTAN?

Sí, además de la contribución a las misiones en el exterior (las cuales ha reforzado desde el inicio de la guerra, sobre todo en las del flanco Sur), cumple con el porcentaje dedicado a equipamiento y capacidades. La Alianza reclama a los miembros un 20% del gasto total de Defensa y nuestro país destinará este año un 26,2% de su presupuesto a este apartado. De hecho, desde 2017 supera ese porcentaje fijado por los aliados en la misma Cumbre de Gales.

¿Cuántos países de la OTAN cumplen el objetivo del 2%?

Según las últimas previsiones de la Alianza para 2022, solo nueve alcanzarán ese objetivo: Grecia (3,76% del PIB), Estados Unidos (3,47%), Polonia (2,42%), Lituania (2,36), Estonia (2,34), Reino Unido (2,12), Letonia (2,10), Croacia (2,03) y Eslovaquia (2). Y muy cerca se sitúan Rumanía (1.99%) y Francia (1,9). Si se miran las estadísticas ya cerradas de 2021 eran solo ocho (3,59%), pues en las de el pasado año no estaba Eslovaquia entre los países cumplidores.

¿Qué esfuerzo económico supondrá para España alcanzar ese objetivo que marca la OTAN?

Básicamente, duplicar el actual gasto en Defensa. Eso sí, haciendo los cálculos con el último dato del PIB conocido. De esta forma, en 2029 (última fecha marcada en rojo por el presidente del Gobierno para cumplir), España debería destinar al Presupuesto de Defensa unos 26.000 millones de euros. Es decir, los fondos deberían aumentar cada año, de media, casi 2.000 millones de euros.

¿Hay alguna hoja de ruta del Gobierno para ir alcanzando ese porcentaje?

Aún no. Lo más parecido a un calendario se conoció el pasado abril, cuando el Gobierno envió a Bruselas su Plan de Estabilidad. En él se marcaba 2025 como el año en el que se llegaría al 1,2% y 2030 para alcanzar finalmente el 2%. Ahora, el Gobierno ha adelantado un año esa última fecha.