Plataforma Millán Astray: seis años de lucha en nombre del credo legionario

Veteranos y simpatizantes de la Legión arrancaron en 2016 su defensa del Tercio

La concentración del 24 de septiembre de 2016 en la Plaza Mayor de Madrid a favor de la calle Millán Astray
La concentración del 24 de septiembre de 2016 en la Plaza Mayor de Madrid a favor de la calle Millán Astray FOTO: Javier Fdez-Largo La Razón

Hace seis años, veteranos legionarios y de otras unidades militares, como la Bripac o los boinas verdes, no quisieron perderse la puesta de largo de la Plataforma Patriótica Millán Astray. Aquel 24 de septiembre de 2016, la cita reunió a «unas 5.000 personas en la Plaza Mayor de Madrid, con presencia de treinta hermandades legionarias», recuerdan fuentes de la asociación, que se fraguó entre agosto y septiembre de ese año. La intención era dar «el primer paso al frente en defensa de la verdad histórica de la Legión».

«Aquel día empezamos a defender la honra y dignidad del general Millán Astray y su obra fundacional», rememoran las mismas fuentes de la plataforma, que demostraba así su oposición al cambio de la calle con el nombre del fundador del Tercio por decisión del Ayuntamiento de Manuela Carmena. Una vez recurrida la resolución en los tribunales por la asociación –que recordó que se le había dado la vía como reconocimiento a su intervención en la Guerra de Filipinas, por haber sido el fundador de la Legión y por sus heridas en combate–, la placa conserva su denominación original tras un largo periplo judicial. «Hoy seguimos en vanguardia, bajo sospecha y un cierto resquemor», pero «continuaremos en la brecha cumpliendo los dictados de nuestro credo», aseguran los veteranos legionarios.

Han pasado «seis largos años de lucha y desgaste», pero en su opinión «ha merecido la pena», porque en este tiempo han visto cómo «las calles de nuestro fundador están siendo repuestas en España, e incluso, como ya anunciamos aquel día, en la capital de España ya podemos disfrutar de una estatua de seis metros de altura con la imagen del legionario que nos representa a todos, desde Millán Astray hasta el último hombre que se haya alistado».

Entre los asistentes a la protesta madrileña de 2016 se encontraba, sentada en primera fila, la hija de Millán Astray, Peregrina, quien dijo sentirse «embargada por la emoción tras el cariño recibido». Recientemente fallecida, es destinataria de uno de los «recuerdos emocionados hacia quienes ya no están con nosotros, como el teniente coronel Recena, y tantos amigos que siempre nos ayudaron a conseguir estos objetivos». Desde aquella jornada emblemática, los veteranos legionarios afirman haberse «robustecido y organizado más y mejor», con unos 3.000 integrantes en la actualidad.

Peregrina Millán Astray, durante el acto de hace seis años en Madrid
Peregrina Millán Astray, durante el acto de hace seis años en Madrid FOTO: La Razón La Razón

El día 19, un centenar de ellos entregó 32 banderines y estandartes al Museo de la Legión en Ceuta, enclave emblemático para el Tercio. Fue la primera vez que se vivía allí un acto semejante, y se acogió con especial gratitud por parte de la Comandancia General de Ceuta.

Es una muestra más de la dedicación de la Plataforma Millán Astray, que pleitea además en los tribunales por la reposición de la estatua de Franco en Melilla y, con idéntico empeño, por hacerse con la de Millán Astray en La Coruña, retirada en 2010. En este caso esperan «el más que previsible cambio de gobierno municipal en las próximas elecciones» para «tener un marco político favorable». La Plataforma intentó convencer a la alcaldesa –la socialista Inés Rey– para que trasladase la estatua de bronce a Ceuta, cuyo primer edil la reclamó para festejar el centenario de la Legión, pero la regidora se negó alegando que se «encuentra en dependencias municipales con la finalidad de que sea instalada en un recinto militar» y que la petición debía partir del Ministerio de Defensa, aparte de otras razones legales.