MENÚ
lunes 17 junio 2019
00:32
Actualizado

Casado espera a las urnas para designar a sus portavoces

Acomoda a los veteranos heredados de Rajoyen la Mesa del Congreso y del Senado.

  • Casado, ayer por la Carrera de San Jerónimo acompañado por sus senadores y diputados. Foto: David Mudarra
    Casado, ayer por la Carrera de San Jerónimo acompañado por sus senadores y diputados. Foto: David Mudarra

Tiempo de lectura 4 min.

21 de mayo de 2019. 03:40h

Comentada
Carmen Morodo Madrid. 21/5/2019

ETIQUETAS

Génova llamó ayer a filas a diputados y senadores para arropar la primera imagen de Pablo Casado en el Congreso después de las elecciones generales, donde ayer presentó sus credenciales como diputado. En el partido hay una sensación de tregua o tiempo muerto a la espera de que se conozcan los resultados de las elecciones autonómicas y municipales. Pero desde la dirección nacional intentan utilizar el margen que tienen a su alcance para representar una imagen de normalidad sobre la que niegan que pueda influir el resultado del domingo.

De momento, Casado ha acomodado en la Mesa del Congreso y del Senado a Ana Pastor y a Pío García Escudero, dos referencias de la etapa de Mariano Rajoy. La ya ex presidenta del Congreso era vista en el PP como la mejor portavoz parlamentaria, y en Génova también gustaba su perfil para ese puesto. Pero Pastor ya lo ha sido prácticamente todo en política, es entendible que en estas circunstancias no le apetezca, y la debilidad del grupo parlamentario popular llevará a que Casado sea el que intente asumir todo el protagonismo dentro y fuera del Congreso. La portavocía será un puesto para «quemarse».

No obstante, Casado no marcará a sus portavoces en el Congreso y en el Senado hasta después de las elecciones autonómicas y municipales. Ya con los resultados en la mano y después de gestionar la reacción interna de su partido al domingo electoral.

El grupo popular en el Congreso se enfrentará en esta legislatura a un complicado escenario político, en el que además de la debilidad por su importante caída en escaños, la renovación tiene como inconveniente la falta de experiencia. En una competencia descarnada con Ciudadanos por el liderazgo de la oposición, aunque el Grupo Popular les supere en escaños. Y también con Vox.

Ayer Casado reivindicó un partido «unido» al que pidió que lidere la oposición con «trabajo, fuerza y principios». Del Congreso se despiden referentes de la vida parlamentaria de los últimos años como la ex ministra Fátima Báñez, el ex director del Gabinete de Rajoy y ex secretario de Estado de Relaciones con las Cortes José Luis Ayllón o el que fuera portavoz parlamentario, Rafael Hernando. Hernando formará parte de la Mesa del Senado, lo que le excluye de las quinielas para la portavocía. Por su parte, Pastor ha sido propuesta para ocupar una de las vicepresidencias del Congreso, Cámara que ayer dijo que será «el primer muro de contención» frente a los independentistas.

Por debajo del run run de la campaña electoral se presienten los movimientos de recolocación de la dirección nacional y de los más críticos con los resultados de las generales y la crisis del partido para tomar posiciones ante la batalla que pueda abrirse después del domingo. Hay quien habla de «catarsis» si el PP no manttiene el poder territorial que hoy representa. Otro creen que incluso en ese escenario, la alternativa de abrir una crisis en la dirección puede agravar aún más la caída del partido. De momento, Casado ratificó ayer antes sus parlamentarios el mensaje de que el análisis de los resultados postelectorales y de la situación política confirman que la estrategia electoral ha sido la correcta.

Casado reivindicó la «moderación» y la «centralidad» del partido, pero insistiendo en que esto no quiere decir «equidistancia» ni renunciar a los principios que el PP abandonó en su etapa de gestión del Gobierno en minoría. «Defender nuestros principios sin complejos es lo que nos hace moderados», sentenció.

Ayer participó en la campaña de Madrid el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, y como abanderado de la moderación, al igual que el gallego Alberto Núñez Feijóo, insistió en que su partido tiene un problema por el centro porque Ciudadanos se está haciendo con una parte importante de sus votantes de las clases medias urbanas, según explicó en Espejo Público, en Antena 3. Juan Manuel Moreno hizo campaña con el candidato a la Alcaldía de Madrid, José Luis Martínez Almeida. En Madrid Casado eligió unas candidaturas con perfil más duro para competir precisamente con Vox.

Últimas noticias