MENÚ
miércoles 21 noviembre 2018
11:46
Actualizado
  • 1

Rajoy: «No somos culpables de la frustración creada por Tsipras»

Replica al mandatario griego y avisa del riesgo de las promesas de Podemos

  • El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el candidato de esta formación a presidir la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, saludan a los asistentes al comienzo del acto de presentación, hoy en Sevilla, de los 109 candidatos del PP al Parlamento de Andalucía
    El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el candidato de esta formación a presidir la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, saludan a los asistentes al comienzo del acto de presentación, hoy en Sevilla, de los 109 candidatos del PP al Parlamento de Andalucía
Sevilla.

Tiempo de lectura 4 min.

02 de marzo de 2015. 04:08h

Comentada
Sevilla. 1/3/2015

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, contestó ayer al «partido de la izquierda radical» de Grecia tras sus acusaciones de llevarle «al abismo» y recordó a sus dirigentes que «España sigue siendo un país solidario», recordando que ha aportado «más de 26.000 millones» al país heleno entre «préstamos y avales». Rajoy ponderó, además, que esta «solidaridad» ha tenido lugar en «momentos de dificultad para el país». «Creemos en una Europa solidaria», señaló el líder del PP, con «un proyecto común», pero es necesario, recordó, «que todos cumplan, como nosotros. Si no, es imposible un proyecto político. También en la Unión Europea».

Rajoy, por tercera vez en Andalucía en un mes para apoyar al candidato andaluz, Juanma Moreno, contestó a los «radicalismos», tanto griegos como españoles, y deseó «que le vaya bien al pueblo griego» y «supere la situación» que vive. Si quiere conseguirlo, señaló, «será con sensatez y sentido común». El presidente español, tras las críticas del Gobierno heleno, recordó que en la UE «las decisiones se toman por unanimidad y España y Portugal votaron igual que el resto». El Gobierno de España, ante las graves acusaciones, ha presentado una queja contra el país heleno en el Consejo y la Comisión Europea.

Rajoy solicitó al Gobierno que preside el primer ministro griego, Alexis Tsipras, que no busque «responsables a la frustración producida por la izquierda radical griega» al «prometer aquello que no han podido cumplir como ahora se ha demostrado».

«Todos prometen» –señaló Rajoy, también en posible alusión al radicalismo español– pero «otra cosa es coger un Gobierno en quiebra y sacarlo; eso no es tan fácil», especificó, en recuerdo de que su Ejecutivo tampoco pudo cumplir sus promesas en su llegada al poder. «El enemigo exterior es un truco que ya hemos visto», señaló en relación a las críticas de Tsipras. «Lo que hay que hacer es decir la verdad de las cosas. No prometer lo que sabes que no puedes cumplir; y gobernar. Eso es lo serio», subrayó el presidente del Partido Popular.

Rajoy defendió que España «ya va por buen camino». «El paro sigue siendo el gran problema y hay que dar la batalla». El presidente recordó que, entre 2008 y 2011, con Rodríguez Zapatero se destruyeron 3,4 millones de empleos y «por primera vez desde 2006 se ha creado empleo». «Casi 450.000 españoles encontraron un puesto por primera vez en siete años», destacó. El presidente incidió en que «este año se crearán más de 500.000 puestos» y «en la próxima legislatura» el objetivo es acabar con 20 millones de desempleados. «Es un objetivo realizable. Se puede, como se pudo evitar el rescate o solucionar la quiebra o se recuperarán las hipotecas; igual que se ha pasado del menor crecimiento al mayor de Europa», indicó Rajoy. «No deja de tener su gracia que los que destruyeron 3,4 millones de puestos de trabajo den lecciones», censuró.

También en clara alusión a Podemos y su autoproclamación como principal partido de la oposición, Mariano Rajoy señaló que «montar un partido en media hora es fácil, pero luego la vida es muy dura y no es igual un pabellón de deportes que un Parlamento Europeo. No es lo mismo». «Lo difícil es «gobernar», resumió.

«España está cambiando y el PP está al servicio de los españoles», aunque «nos toque gobernar en los momentos más complicados». «Que se vean los efectos (de la recuperación) lleva su tiempo. Evitamos el rescate y creo que acertamos. Gracias a ello mantenemos la soberanía económica y podemos ser dueños de nuestro destino», destacó desde Sevilla el presidente del Gobierno.

Díaz llama «dominguero» al presidente mientras Pedro Sánchez sigue sin aparecer

«Hay un 22-M porque hubo un 28-F, por mucha rabia que les dé a algunos que los andaluces vayan a votar y a decidir su propio futuro, como a éste que está aquí a cien metros, de dominguero». Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, recurrió a la descalificación del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por hacer lo que por ahora es incapaz de hacer Pedro Sánchez: apoyarla en su precampaña electoral. Una actitud reprochable porque desde el propio PSOE saltaron como un resorte cuando desde Podemos se refirieron a la presidenta como «la fontanera», por la profesión del padre de la sevillana. Y es que al final todo es política. «El presidente viene cada fin de semana y todavía no le hemos escuchado ni un solo reconocimiento a Andalucía», señaló Díaz durante un acto en Sevilla con miembros de las Juventudes Socialistas de Andalucía (JSA), celebrado muy cerca del lugar en el que Rajoy participaba en el evento en apoyo de Moreno.

Últimas noticias