MENÚ
sábado 15 junio 2019
19:41
Actualizado

Rivera no investirá a Sánchez pero le ofrece cuatro pactos de Estado

El líder de Ciudadanos solo ofrece sus diputados para aplicar el 155 en Cataluña

  • El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, recibe en La Moncloa al líder de Ciudadanos, Albert Rivera
    El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, recibe en La Moncloa al líder de Ciudadanos, Albert Rivera /

    Efe

Tiempo de lectura 2 min.

07 de mayo de 2019. 13:46h

Comentada
Rocío Esteban 7/5/2019

Era el primer encuentro entre Pedro Sánchez y Albert Rivera desde que triunfará la moción de censura. Once meses después. Un tiempo en el que Ciudadanos ha tratado de desvincularse de cualquier apoyo a un gobierno socialista y que hoy se ha confirmado. De hecho, ha bastado menos de una hora de reunión entre ambos líderes (lejos de la hora y cuarenta minutos que duró la cita entre el líder popular con Sánchez) para demostrar que un pacto PSOE-Ciudadanos para formar un Ejecutivo, se quedaría en agua de borrajas. Otro de los detalles que han evidenciado el alejamiento entre ambos ha sido el formato al que Rivera se ha tenido que someter para comparecer ante la prensa. Si ayer, Pablo Casado lo hacía desde la sala de prensa de Moncloa, hoy, Pedro Sánchez le ha relegado a una sala más pequeña, a la destinada a los briefings.

Albert Rivera no ha ofrecido al presidente del Gobierno en funciones sus 57 diputados para llegar a su investidura y solo se los ofrece para obligar a Torra a que acate la Constitución. Un extremo que el Gobierno no comparte.

Tras la cita privada, Rivera ha dado por hecho un pacto de Gobierno entre PSOE y Podemos y se ha situado ya en la oposición, pero vigilando al Gobierno con "lealtad y sentido de Estado". A cambio ofrece al presidente del Gobierno en funciones su fuerza parlamentaria para abrir un canal de diálogo en Cataluña, pero exclusivamente para aplicar el artículo 155 de la Constitución, para obligar al president de la Generalitat a que acate la Constitución. "Creemos que en vez de dar a Torra más competencias hay que vigilar, controlar y aplicar la Constitución".

Así, Rivera le ha transmitido a Sánchez que su intención es "liderar una oposición firme para controlar y vigilar el Gobierno que formen PSOE y Podemos". Ante la "descomposición del PP" -ha dicho- hace falta un Gobierno fuerte". Una oposición, ha dicho, "libre, sin mochilas y con futuro". Ante la negativa a apoyar una investidura de Pedro Sánchez, Rivera ha asegurado que sí habrá diálogo en otros asuntos de Estado y ha tendido la mano a los socialistas a llegar a acuerdos de Estado en cuatro materias clave: en Educación; conformando un pacto nacional y comisión parlamentaria contra la despoblación; inmigración y, por último, su apoyo en el l pacto sobre seguridad y lucha contra el terrorismo.

En cuanto a la invitación de Pablo Casado a que sea Ciudadanos quien se abstenga en la investidura que se marca para el mes de junio, Rivera no ha tomado en cuenta esas valoraciones y ha asegurado que está " más preocupado por los españoles que por la descomposición del PP. Si un líder tiene que comentar lo que hace otro líder, no me voy a aprovechar de esas declaraciones", ha respondido.

Por su parte, desde Moncloa han emitido un breve comunicado sobre la reunión en el que destacan que el encuentro ha sido "fluido y cordial". Pero no "afable", como sí calificaron entonces la cita de ayer con el líder de los populares.

Últimas noticias