MENÚ
lunes 24 junio 2019
08:38
Actualizado

Sánchez descarta «crisis de gobierno» y solo abre la puerta a Borrell

El ministro de Exteriores se perfila como uno de los candidatos para el Parlamento Europeo

  • Sánchez ayer en Burgos durante el acto en el que presentó al candidato a presidir la Junta de Castilla y León, Luis Tudanca / Efe
    Sánchez ayer en Burgos durante el acto en el que presentó al candidato a presidir la Junta de Castilla y León, Luis Tudanca / Efe

Tiempo de lectura 4 min.

14 de enero de 2019. 10:14h

Comentada
Toni Bolaño 14/1/2019

El presidente del Gobierno ha iniciado su campaña por los presupuestos –y por las elecciones de mayo– este fin de semana. El viernes aprobó las cuentas del Estado en el Consejo de Ministros, el sábado lanzó sus mensajes a los independentistas pidiéndoles el voto favorable recuperando «el nivel de inversión acordado en el Estatut y con un fuerte contenido social que favorece la labor de Gobierno de la Generalitat», y el domingo marcó su estrategia ante los de la derecha que han pactado con los ultras en Andalucía, y les lanzó un órdago: «Ser patriota no es decir viva España, sino trabajar por España», por lo que les pidió la abstención en el trámite de los grandes números.

La ofensiva política de los socialistas se sustenta en los Presupuestos Generales del Estado y en la presentación de la Agenda del Cambio, un modelo para España que «va más allá de una legislatura» y que se sustenta en «un modelo de crecimiento sostenible con fuerte repercusión social», con el que intentará ocupar el centro político. Desde «los liberal-progresistas hasta los socialdemócratas», arañando votos a Partido Popular y Ciudadanos, que se han escorado a la derecha, y a Podemos, tratando de ser el voto útil para aquellos ciudadanos «huérfanos» de los partidos a los que han votado en las últimas citas electorales.

En este escenario se encuadran las palabras del presidente Pedro Sánchez que este fin de semana ha dejado claro a la oposición que no tiene ninguna intención de convocar elecciones anticipadas. «Que Casado y Rivera esperen sentados hasta 2020», dijo en el mitin de Barcelona. El PSOE tiene elegidos a todos sus candidatos autonómicos y municipales a excepción de los candidatos a alcalde en Alicante y Madrid y el candidato o candidata a las elecciones europeas. «La decisión final se adoptará a mediados de febrero, tal y como se tenía previsto desde hace meses», apuntan fuentes socialistas conocedoras de la estrategia de Pedro Sánchez. Estas fuentes apuntan que el presidente tiene sobre la mesa «tres candidatos para la alcaldía de Madrid y tres candidatos para encabezar la candidatura al Parlamento Europeo».

Sin embargo, las fuentes consultadas son taxativas: «No habrá crisis de gobierno», aunque reconocen que Josep Borrell, el ministro de Exteriores es uno de los preferidos por la militancia socialista, pero remarcan que «no es el único candidato que se está barajando». Borrell, de momento, no ha hecho saber sus preferencias y tampoco Sánchez ha hablado con él. El ministro socialista, según afirman algunas fuentes consultadas, no tiene un desmedido interés para ser candidato, pero para ser Comisario, una aspiración de Borrell, es necesario ser diputado europeo «lo que puede ser en el momento de tomar una decisión todo un aliciente para que Borrell acepte ser candidato si el presidente se lo propone». Más cambios en el Ejecutivo son descartados por fuentes socialistas, por lo que «la crisis se reducirá, como máximo, a un solo ministerio», porque «el presidente está satisfecho con su Ejecutivo».

María Jesús Montero, la ministra de Hacienda, tomará hoy las riendas para la negociar los presupuestos y, en cartera, tiene una reunión importante con Esquerra Republicana. La reunión solicitada por el vicepresidente del Govern, Pere Aragonés, se celebrará este mismo mes de enero, aunque todavía no está cerrada la fecha. El objetivo de Sánchez es «conseguir que los independentistas den vía libre a la tramitación e iniciar una negociación para lograr un voto afirmativo», no presentando enmiendas a la totalidad que podrían ser secundadas por PP y Ciudadanos.

Por su parte, el PDeCAT tomará una decisión en los próximos días sobre los presupuestos con un partido absolutamente dividido y en medio de la tensión de la constitución de la Crida el próximo día 26, que podría romper el espacio postconvergente.

Otro de los frentes que tiene que lidiar el presidente español es el cambio en Andalucía. Algunos sectores quieren cambios en el PSOE andaluz incluso antes de las municipales pero desde Ferraz se es claro: «Los cambios los decidirá la militancia» y «la Ejecutiva Federal ejercerá su papel en la toma de decisiones». Parece descartarse un enfrentamiento directo con Susana Díaz –«que nadie espere un conflicto antes de las municipales»–, aunque los sectores más críticos apuntan que «Susana no puede liderar la campaña del 26 de mayo». «Este miércoles visualizará la pérdida de poder. Dejará de tener equipo», dicen círculos socialistas que añaden que «se oyen muchas voces en Andalucía que están pidiendo altura de miras a Susana Díaz». Es decir, no se forzará una crisis en el PSOE andaluz, pero se espera que «Susana dé un paso al lado; debe ser su decisión, una decisión personal ligada a esta altura de miras». Otras fuentes apuntan que Díaz ha tanteado la opinión del presidente a través de personas interpuestas en la «búsqueda de una salida negociada».

Últimas noticias