MENÚ
martes 25 septiembre 2018
12:59
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

30 años de las mujeres en las Fuerzas Armadas: «Ya somos visibles, pero hay que avanzar más»

La cabo 1º Olleros es una de las mujeres más antiguas que entró en la academia de Baeza un 1 de septiembre.

  • En el centro, la cabo 1º Rosa Olleros –una de las más antiguas del Cuerpo– junto a sus compañeras de la Guardia Civil
    En el centro, la cabo 1º Rosa Olleros –una de las más antiguas del Cuerpo– junto a sus compañeras de la Guardia Civil
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

01 de septiembre de 2018. 15:23h

Comentada
C.S. Macías Madrid. 1/9/2018

Se cumplen treinta años desde que las mujeres ingresaran por primera vez en las Fuerzas Armadas, 30 desde que la academia de Baeza abriera sus puertas a las primeras mujeres de la Guardia Civil. Desde entonces, su número ha ido aumentando. 15.286 en las Fuerzas Armadas y 76.238 en la Guardia Civil. Aunque todavía queda camino por recorrer. Aún hay escalafones donde las mujeres ocupan un 2,56% en suboficiales frente al 8,3% de cabos y guardias o 3,31% de oficiales. Para ello, la Guardia Civil y el Instituto de la Mujer han promovido cursos de formación y liderazgo para dar valor a la mujer e incentivarlas para los ascensos.

La Once ha hecho este año un cupón homenaje para hoy y hará otro para las mujeres Beneméritas el próximo 10 de noviembre e incluso contarán con un sello conmemorativo de Correos.

La cabo 1º Rosa Olleros es una de las mujeres más antiguas del Cuerpo. Tiene la energía que da el paso ligero de los años de instrucción, la fuerza de combate capaz de afrontar hasta un cáncer ya pasado y el honor intacto con la tradición familiar de un padre y hermanos que visten el uniforme. Ha sido «la primera» en abrir camino a otras mujeres en los puestos que fue ocupando: Primera en Granja de San Ildefonso en 1991, en la jefatura del servicio marítimo, en la jefatura de unidades especiales y reserva (UER), o como cabo en el puesto de Berlanga de Duero (Soria). Estuvo diez años en el servicio de información y actualmente trabaja en el Mando de Apoyo.

A su ingreso en la academia de Baeza llevaba en la maleta poco más que aquello que venía publicado en el BOE: lo básico para casi diez meses de instrucción. Asegura que todos los inicios en algo son «precarios», y que las primeras semanas de adaptación fueron «difíciles» hasta que cogieron el ritmo y encontró mucho apoyo entre el resto de compañeras. «Eramos 199, no había sitio más que para 200 por la capacidad de la academia de Baeza. Recuerdo el apoyo entre nosotras y quien padecía una cosa intentábamos echar una mano para que saliera a la altura de las demás». «Ya somos visibles, pero hay que avanzar más». Dice que la Guardia Civil es una gran familia y se emociona al recordar cuando estuvo hospitalizada cómo no hubo un día sin visitas de amigos-compañeros.

30 años de las mujeres en las Fuerzas Armadas: «Ya somos visibles, pero hay que avanzar más»

La cabo 1º Olleros reconoce que en sus inicios ha «tenido que demostrar que era mujer y que había sacado mejor número que los compañeros que salieron conmigo de promoción», pero que es algo que en la Guardia Civil ya ha ido evolucionando. ¿En qué son mejores las mujeres en el Cuerpo? «No es que seamos mejores es que estamos al mismo nivel».

En materia de conciliación «yo no sé, porque soy soltera», pero asegura que «se están haciendo los deberes para que sea favorable y posible». Con 53 años y 29 años en el Cuerpo destaca que tiene «ganas de hacer cosas y me veo al 100 por cien capacitada para el servicio que requieran de mí». Las más modernas le piden consejo: «Observar mucho para que el ímpetu de juventud no les haga caer en errores», les dice. E invita a las nuevas generaciones a seguir una profesión «vocacional, en la que se pasan algunas calamidades, pero que en general tiene su recompensa». «Es como ser monja, que haces el bien y no miras a quién». «Quiero dedicar un “ole” a todas las mujeres del Cuerpo ».

La guardia Alba Marco es la más moderna –con 22 años– en el Instituto Armado. Es «polilla», hija de guardia civil y en un mes empieza nuevo destino en Barcelona. Del nuevo puesto espera «conocer gente». Dice que aún falta «un poquitín más de apoyo a la mujer dentro de la Guardia Civil» . Considera que las mujeres «aportamos estabilidad, calma y tranquilidad» en la Institución y reconoce que lo más difícil es «hacerte un hueco» en un mundo de hombres y también en la calle.

Todas ellas tienen ya la sangre verde...

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs