Los 12 diseñadores que hacen mascarillas

Una gran cadena de producción de pequeñas pymes que han arrimado el hombro para ayudar, cada uno, con lo que sabe hacer o reorientando su producción con un objetivo único

Hasta ahora, Sontara Asturias hacía balletas para industria y alimentación, así como toallitas para el sector sanitario. Con la crisis del coronavirus se han marcado como prioridad hacer en Europa, en la planta de Asturias, tejido para mascarillas y también batas quirúrgicas. Han donado a ACME, Asociación de Creadores de Moda de España, 350 kg de tejido homologado. Asintec, que es un Centro Tecnológico, cuyo objetivo principal es impulsar proyectos de I+D+i son los que han cortado las mascarillas. Ionisos, centro especializado en el tratamiento de productos mediante electrones de alta energía, son los que han esterilizado las mascarillas. Y doce diseñadores de ACME, de los 56 que son miembros de esa asociación, han puesto sus talleres de confección a coser 70.000 mascarillas con ese tejido quirúrgico y las gomas donadas por la familia Cascales y Llórente de Elda. Miguel Marinero con los talleres Ágape y Antonio Fernandini, Devota y Lomba, Dolores Cortés, Fely Campo, Isabel Núñez, IES Leonardo Da Vinci, Magrit, Maya Hansen, The Extreme Collection y Ulises Mérida, han sido los diseñadores que han acudido a arrimar el hombro.

View this post on Instagram

Queremos compartir con vosotros que, gracias a la colaboración desinteresada y altruista de diferentes empresarios y firmas de moda, hoy estamos repartiendo 350 kg de tejido homologado entre los talleres con los que trabajan nuestros diseñadores para confeccionar 70.000 mascarillas higiénicas, siguiendo las recomendaciones de fabricación y esterilización marcadas por el Ministerio de Industria y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Desde ACME, donaremos estas mascarillas al 50% a @ifemaferiademadrid que alberga el mayor hospital de campaña de nuestro país así como un espacio de acogida para personas sin hogar, y a @caritas_es, cuyos voluntarios trabajan desde hace semanas de forma muy precaria. Esta iniciativa se suma a todos los gestos que a título individual han ido desarrollando nuestras firmas asociadas, que desde los primeros momentos de esta terrible crisis pusieron sus talleres al servicio de la solidaridad. Si algo bueno va a dejarnos el COVID-19, es demostrar la gran capacidad de trabajo de la moda española y que, unidos, somos capaces de hacer frente a cualquier situación. GRACIAS POR VUESTRA GENEROSA CONTRIBUCIÓN: Sontara Asturias (tejido homologado) ASINTEC, Centro Tecnológico de Confección (corte de mascarillas) IONISOS (esterilización) @reynasarecambios y Serca Auto Recambios Gijón (transporte y logística) Familia Cascales & Llorente. Elda (Alicante) (gomas elásticas) @csdmm @devotaylomba y Confecciones Hortensia @_dolores_cortes @felycampo @inunezdesign IES Leonardo da Vinci @magritshoes @mayahansen @miguelmarinero1975 y los talleres Ágape y Antonio Fernandini @theextremecollection @ulisesmerida y @apramp

A post shared by Acme (@creadoresacme) on

Dado que cada empresa se encuentra en un lugar, Repuestos Reynasa y Serca Auto Recambios de Gijón, se han encargado del transporte y logística, para que esas 70.000 mascarillas producidas en España, con nuestros propios recursos y con total garantía de seguridad y eficacia, sean entregadas en el mayor hospital de España, el del recinto de Ifema, que también incluye un centro de acogida de personas que no tienen casa, para ello, parte de esas mascarillas van para proteger al personal voluntario de Cáritas, que les está atendiendo y que también están escasos de material de protección. Esto ha sido una gran cadena de producción de pequeñas pymes que han arrimado el hombro para ayudar, cada uno, con lo que sabe hacer o reorientando su producción con un objetivo único; juntos somos más fuertes.

No hace muchas semanas, estábamos en el recinto de Ifema, hoy reconvertido en hospital, mostrando todo el glamour de los diseños de Miguel Marinero o de Ulises Mérida, pues hoy estamos escribiendo de otro glamour, el de la solidaridad de los pequeños empresarios que aún tienen resuello para decir “Aquí estamos, qué podemos hacer”. Gracias.