Isabel Pantoja obligada a elegir: o su madre o su hijo Kiko

La disyuntiva pone de los nervios a la tonadillera, que ve que las dos personas más importantes de su vida se encuentran mal

Pantoja, en los estudios de TelecincoGtres

El alzheimer de su madre y la depresión de su hijo han puesto a Isabel Pantoja entre la espada y la pared. O se queda con su progenitora, doña Ana, en “Cantora”, o se marcha una temporada a Castilleja de la Cuesta para ayudar a Kiko a salir del bache.

Lo ideal sería que éste último viajara a la finca, pero no quiere dejar en casa a su esposa Irene y sus hijos. Además, su mujer tiene que viajar todos los fines de semana a Madrid para trabajar como tertuliana en el programa “Viva la vida”.

Isabel Pantoja y Kiko Rivera durante la emisión de “GH Dúo”

La disyuntiva pone de los nervios a la tonadillera, que ve que las dos personas más importantes de su vida se encuentran mal. Ella es una persona muy familiar, lo demuestra cuidando a su madre, una prioridad absoluta por encima del trabajo. Doña Ana ya no la conoce, sus recuerdos se quedan en el olvido, pero Isabel no olvida que fue una mujer que la apoyó como nadie en sus inicios artísticos y que le ha dado mucho más cariño que todos los hombres que estuvieron a su lado. Generosa y agradecida, Pantoja pone a su progenitora como ejemplo de vida.