El bodorrio de Chabelita no admite “borrachos” esporádicos ni tíos maternos

Si siguen descartando posibles invitados, más que un bodorrio en el desierto parecerá un semi velatorio

Isa Pantoja con su novio Asraf

Los “gintoniceros”, los adictos al cubalibre, la fiel niñera Dulce, sus tíos maternos... no tienen cabida en el futuro bodorrio de Chabelita Pantoja y Asraf Beno en el desierto. Ni el mismísimo Lawrence de Arabia, rey de las dunas y consumidor de ginebra en pequeñas dosis, encontraría hueco en el evento.

La hija de la tonadillera y su pareja, ironías de la vida, han decidido que no haya alcohol en el festejo, y mamá Isabel no está dispuesta a cantar en la ceremonia nupcial de su hija si acude su enemiga Dulce. El veto a los hermanos de la artista debe ser porque la hispano peruana no tiene el menor contacto con ellos.

Si siguen descartando posibles invitados, más que un bodorrio parecerá un semi velatorio, porque, generalmente, el cachondeo y las risas aparecen cuando los presentes comienzan a ponerse a “tono”, y una copita no hace daño a nadie.

En cuanto a Dulce es comprensiva y entiende que “su niña” elija a su mamaíta antes que a ella. Pero, por esa regla de tres, el veto podía extenderse a la abuela Ana y al escudero materno, Agustín. Este no entra en el descarte de los tíos. Imposición pantojil al canto. Y la mami no admite discusiones al respecto. Agustín ha sacrificado su vida y sus deseos sexuales amatorios en beneficio de su mediática hermana. Ni se le conocen parejas ni aficiones. La finca “Cantora” es su mundo. No tiene un horizonte más lejano.