Rocío Carrasco: “El día que mi hija se dé cuenta de quién es su padre va a ser el peor día de su vida”

Esta noche se han emitido los dos primeros episodios de la docuserie “Rocío. Contar la verdad para seguir viva”

Rocío Carrasco rompe su silencio
Rocío Carrasco rompe su silencio FOTO: Telecinco

Esta noche se han emitido los dos primeros episodios de la docuserie “Rocío. Contar la verdad para seguir viva”. Rocío Carrasco narra una historia desconocida hasta ahora que responde, por fin, a las preguntas que se han planteado durante 25 años de su vida. Desde el verano de 1994 en Chipiona, cuando conoció a Antonio David hasta el 5 de agosto de 2019, el día en el que no murió. ¿Por qué habla ahora?

Vestida de rosa fucsia en un plató prácticamente vacío, Carrasco se enfrenta a un proyector y las preguntas de una periodista en el primer capítulo, titulado “Como las alas al viento”. “Nerviosa con muchas ganas de llorar”, confiesa nada más sentarse en el plató, “me lo debo a mi y se lo debo a la gente que me quiere”, entre lágrimas. “Yo he llegado a tocar fondo y me he dado cuenta de que no podía seguir de esa manera”, asegura entre lágrimas.

“Como las alas al viento”

“¿Cuántas veces te han dicho mala madre, Rocío?”, pregunta la periodista. “Demasiadas veces, no solo en la calle, también en la televisión; y me han hecho sentirme como tal”, responde Rocío. “Nunca se le ha cuestionado, siempre se le ha dado por veraz todo lo que él ha dicho de mi (refiriéndose a Antonio David). Eso es con lo que ellos han crecido. Por sus acciones creo que mi hija cree que soy mala madre. Mi hijo es especial y yo sé que me adora, pero no se le permite. Por su situación, él es un niño que se amolda y es feliz de por si. David me ama y eso me da tranquilidad, pero Rocío sí lo piensa”.

“Han llegado a insultarme por la calle, me han llamado puta, me han dicho que no tenía vergüenza por abandonar a mis hijos”, relata Rocío Carrasco. “Él me decía ‘te los voy a quitar hija de puta, voy a hacer que te odien’”, asegura refiriéndose a su ex pareja. “A Rocío le hacen responsable de muchas cosas que no le correspondían por su edad y cortó el vínculo materno. Antonio David es una persona que ha vendido ser padre modelo, a él solo le importa él y nada más. Mis hijos han crecido con su versión, ahí se nota la crueldad. No tiene piedad ni con sus hijos. No le ha importado el bienestar de sus hijos nunca. Tú no puedes quitarle a un niño de cinco años la figura materna... No se puede hacer y es lo que ha hecho”, prosigue entre lágrimas: “Ella quería estar conmigo. Ella tenía pasión por su madre. Yo soy víctima, pero ellos también son víctimas de una mente diabólica. Él me ha quitado a lo más importarte de mi vida: mis hijos. Ha hecho que me odien y tengan esa imagen de mi”. “Yo he tenido a mis hijos muertos en vida. He tenido que hacer como que no los tengo estando vivos”, declara.

DOCUDRAMA ROCIO CARRASCO
DOCUDRAMA ROCIO CARRASCO FOTO: TELE 5 TELE 5

El día que no murió

Otro tema que ha querido sacar a la luz ha sido el momento en el que tocó fondo, el día que no murió, el 5 de agosto de 2019: “Antes de ese día ponen en mi conocimiento que mi hija va a defender a su padre al plató de Gran Hermano VIP, yo en ese momento no estoy bien emocionalmente. Yo llevo en tratamiento psiquiátrico y psicológico desde 2011, síndrome ansioso depresivo moderado y grave cronificado en el tiempo. Vengo de estar hundida durante mucho tiempo, de no querer salir de casa, de no poder desarrollar mi vida de manera normal... y de repente me llega esa noticia. Por mi cabeza empiezan a pasar todos los 20 años anteriores y lo que se me venía encima otra vez”.

Yo no veía a mi hija desde el 27 de julio de 2012. No estaba preparada, pero no quería ver lo que venía. No quería volver a sentir miedo y vergüenza y volver a sentirme cuestionada por todo el mundo. No quería seguir viviendo en esas circunstancias y el 5 de agosto decidí que no quería seguir viviendo, que no puedo, que no quiero volver. No quería seguir viviendo de esa manera y la única manera de que se terminara era quitándome de en medio. Me tomé varias pastillas diferentes y me quedé dormida”, relata con un profundo dolor.

“Me salvó Fidel. Yo no recuerdo nada. En el hospital les dije que siempre me quedaba el puente de Segovia para tirarme”, prosigue. “Yo me doy cuenta en ese momento de lo que hecho y me parece que era una soberana putada para los míos, pero en ese momento no piensas en nada ni nade, solo que no quieres volver a sentir el odio de tu hija ni sentirte mala madre ni que has perdido a tus hijos. Es una acción cobarde, egoísta de la que me avergüenzo, pero es la puta realidad. No esperé a que me dieran el alta, me fui. Una vez terminó este episodio, maduré la idea de que había tocado fondo”.

Rocío cuenta su verdad
Rocío cuenta su verdad FOTO: Telecinco

“Lo único que espero es que se sepa la verdad, constatada, documentada, probada. Aquí hay una verdad. Espero que Antonio David me deje tranquila... de mis hijos prefiero que sigan creyendo la versión que tienen porque el día que mi hija se dé cuenta de quien es su padre va a ser el peor día de su vida, y no me gustaría que sufriera”.

“A mi nadie me va a devolver lo que me he perdido de mis hijos. Yo solo quiero que se haga justicia y quiero vivir. A mi se me ha coartado mi vida y se me ha quitado lo más importante para una madre, sus hijos. Quiero que se sepa la verdad”, concluye Rocío Carrasco en este primer capítulo.

Mentira tras mentira

“Lo conocí en el verano del 94 en Chipiona. Me habían quedado muchas y mi madre quería meterme interna. Me fui a Chipiona deseando ir a la playa”, comienza relatando su historia de amor con Antonio David en el segundo capítulo de la polémica docuserie. Rocío Carrasco cuenta que Antonio David le dijo que no sabía que ella era la hija de Rocío Jurado y no la había visto nunca, “fue la primera mentira que me dijo. Cuando fui a su casa vi que la madre era fan de la Jurado, tenía en un cajón guardadas todas las revistas”. “Me llegaban rumores de que él estaba con una y con otra. Él decía que lo que querían era que la hija de Rocío Jurado no estuviera con un simple guardia civil”.

“Para mí era un amor de juventud. Mi primer amor. Lo pasábamos muy bien... mi madre se enteró viendo las revistas. Yo pensaba que me estaba enamorando. Yo sé hoy lo que es estar enamorada. Eso no era amor, era la ilusión de una cría de 17 años”, confiesa. “Le escribía muchas cartas. Luego las usó para filtrarlas a la prensa. Usó las cartas de una niña de 17 años para lucrarse”. “En poco tiempo me di cuenta de que me había equivocado”, relata Carrasco refiriéndose a su desengaño con el entonces Guardia Civil.

Rocío Carrasco se sincera en Telecinco
Rocío Carrasco se sincera en Telecinco FOTO: Telecinco

“Con 18 años decido irme de casa a Barcelona. Mi madre ya se había casado con José. Yo iba presentando a mi novio a todos. En su boda, cuando vi a mi madre vestida de novia empecé a llorar”, prosigue, “yo a José le tenia mucho cariño. Ahora los sentimientos son diferentes... Creo que no fue una decisión acertada por parte de mi madre...”.

La hija de Rocío Jurado y Pedro Carrasco asegura que su padre le dijo que lo único que quería Antonio David era dejarla embarazada y no se equivocó: “Yo no estaba dispuesta a admitir que me había equivocado al irme con Antonio David”.

Después del accidente de moto comenzaron las agresiones verbales, tal y como asegura Carrasco. “Me decía ‘es que eres tonta’”. “Él tenía dos caras. Hubo una o dos veces que la cosa pasó a mayores... recuerdo un tirón de pelo. Me agarra del pelo y me tira hacia abajo, me dio con la cabeza en la mesa. Me echó la culpa de todo lo que ocurría en ese momento... Hay muchos episodios de mi vida que yo los tengo olvidados, quizás por defensa personal, lo achaco a que a lo mejor en ese momento lo daba todo por bueno, lo justificaba, lo dejaba pasar”.Me dijo que me fuera con mi madre y que era una hija de puta”.

“Ahora lo veo y pienso qué poco sabía yo que iba a ser mi verdugo”, concluye.

La eterna batalla

La guerra sin fin entre Rocío Carrasco y Antonio David se remonta a su breve pero intensa historia de amor de la que nacieron sus dos hijos, Rocío y David. Ambos se dieron el “sí, quiero” el 31 de marzo de 1996 ante la negativa de Rocío Jurado, que no veía con buenos ojos ese enlace. Tan solo tres años les duró el amor, ya que en 1999 ambos decidieron comenzar caminos por separado; una de las separaciones más mediáticas de la historia de la televisión que supuso el comienzo de una eterna batalla judicial.

Todavía Rocío mantenía la custodia compartida con el ex Guardia Civil cuando conoció a su actual marido, Fidel Albiac. Algo que, al parecer, no sentó muy bien a los niños de la pareja.

En enero de 2001, Rocío Carrasco y Antonio David Flores firmaron una sentencia de divorcio en el que la hija de Rocío Jurado disponía de custodia total de los menores, además de una pensión alimenticia de 140.000 pesetas. Pero el colaborador de ‘Sálvame’ no quedó conforme con aquello e interpuso un recurso en el que pedía la custodia de sus hijos, una pensión de 500.000 pesetas por cada uno de ellos, y una compensatoria por “desequilibrio” de 250.000 pesetas al mes para él.

ROCIO CARRASCO Y ANTONIO DAVID FLORES DURANTE LA INAUGURACIONDE LA INMOBLIRARIO MC
JX ©KORPA
09/06/99 MARBELLA
ROCIO CARRASCO Y ANTONIO DAVID FLORES DURANTE LA INAUGURACIONDE LA INMOBLIRARIO MC JX ©KORPA 09/06/99 MARBELLA FOTO: La Razón (Custom Credit) ©GTRESONLINE

En 2003 ambos llegan a un acuerdo y firman la custodia compartida, y Antonio David comienza a pagar la manutención. Pero tan solo tres años más tarde, el ahora marido de Olga incumple el convenio regulador y la hija de Jurado se ve obligada a demandar a su ex pareja, que finalmente se declara insolvente pese a seguir ingresando fondos en su cuenta corriente.

Es en 2012 cuando se produce uno de los episodios más dolorosos en la vida de Rocío Carrasco, y es que a los 16 años su hija decide irse a vivir a Málaga junto a su padre y Olga Moreno. Lo mismo ocurrió posteriormente con su hermano, David.

Posteriormente, Rocío Carrasco denunció al ex Guardia Civil por supuesto maltrato psicológico sostenido en el tiempo por el que el abogado de la demandante pedía cinco años de prisión. Pero en 2018 la hija de Jurado recibió un duro revés, ya que el fiscal concluyó que no había indicios de malos tratos, aunque la juez de primera instancia sí y lo mando a juicio. El caso se encuentra sobreseído.