Famosos

Isa Pi; la otra perjudicada de la guerra de Kiko Rivera e Isabel Pantoja

Ha concedido una entrevista en la que habla del sufrimiento de su hijo Alberto, ante el distanciamiento entre ella y su abuela, que ha provocado la disputa por la herencia de Paquirri.

Isa Pantoja a su llegada al concierto de su madre
Isa Pantoja a su llegada al concierto de su madre

Sin comerlo ni beberlo, la hija de Isabel Pantoja ha visto como el conflicto entre su madre y su hermano por la herencia de Francisco Rivera, acaba pasándole factura emocional a la persona que más quiere: su hijo Alberto, de siete años, al que su abuela no ve desde hace casi un año.

Tras unos días de emociones fuertes, acabó rompiéndose en ‘La última cena’ y ha tenido que dar explicaciones sobre su no asistencia al primer concierto de su madre desde el inicio de la pandemia, Isa Pi decidía poner tierra de por medio, casi 1200 kilómetros, para pasar unos días en la costa gallega. Acompañada de Asraf Beno, Chabelita ha desconectado en A Coruña y ha concedido una exclusiva para hablar de todas las polémicas. Desde su no boda con el marroquí a las polémicas familiares que han acabado por romper el vínculo entre su hijo y su abuela.

Isa Pantoja en el momento de enterarse del conflicto entre su madre y su hermano
Isa Pantoja en el momento de enterarse del conflicto entre su madre y su hermano FOTO: La Razón (Custom Credit)

Isa decidió no acudir al concierto del pasado sábado en Jerez, a pesar de que había anunciado su asistencia, ya que “Me gustaría poder verla primero en persona antes de ir a un concierto”. Y es que, tal y como ha explicado en la entrevista, hacía más de tres meses que no hablaba con su madre. “La llamé por su cumpleaños”, cuenta en exclusiva a Lecturas, “no me lo cogió y ella me devolvió la llamada. Me hizo muchísima ilusión, porque dado que yo ya le había escrito y había dicho públicamente que quería hablar con ella y ella no se puso en contacto conmigo, pensé que esa llamada no se iba a producir. La felicité por su cumpleaños y hablamos bastante”.

Aunque la relación entre Isa y su madre nunca ha sido fácil, la emisión de “Cantora: la herencia envenenada”, ha acabado por abrir aún más la brecha entre ellas. El hecho de que Isa colabore en “El programa de Ana Rosa” y que no se haya posicionado a su lado, le ha pasado factura a la pequeña de la familia. Pero más allá de la falta de contacto entre madre e hija, la peruana no entiende que su único hijo tenga que pagar las consecuencias de la guerra entre Kiko Rivera y la cantante.

La guerra de Kiko con Isabel está afectando a sus nietos, a los que no ha vuelto a ver.

Isa reconoce que no sólo ella echa de menos a Isabel Pantoja, también su hijo añora a su abuela y los días felices en Cantora. “Mi hijo ve que no vamos a Cantora, cuando él iba como mínimo dos veces a la semana. Me ve triste y me pregunta por su abuela”. Albertito, que ya tiene 7 años, no entiende qué ocurre y por qué la relación con su abuela no es la misma. La última vez que hablaron fue con motivo del séptimo cumpleaños de su hijo, cuando la cantante llamó a su nieto para felicitarlo. Aunque estaba invitada a la fiesta de cumpleaños del pequeño, Isabel Pantoja decidió no acudir para evitar a la prensa. Desde entonces, no ha visto al niño ni tampoco a su hija. Y aunque Isa sabe que su madre no está bien anímicamente, y trata de justificarla, no excusa sus promesas incumplidas a su nieto : “No me gusta que mi madre le haya dicho a mi hijo que irá a verlo, algo que no va a cumplir”.

La hija menor de Isabel Pantoja no entiende porqué su madre paga los platos rotos con ella, cuando el problema es “con mi hermano, no mío”. Así se lo explicaba a Paz Padilla en “La última cena” reconociendo lo mal que lo estaba pasando por no tener a nadie de su familia a quién llamar: “Si estuviera la cosa bien le hubiera encantado hablar conmigo hoy. A ella le gusta la cocina, me habría dado algún consejo… Pero no me va a coger el teléfono, aunque esta vez no le he hecho nada. Está la cosa mal, no es algo mío, es de mi hermano”, decía entre lágrimas.

“Mi madre cuando se enfada se enfada con todos y también conmigo- explicaba Isa Pi, muy emocionada. Tengo la conciencia tranquila y por eso no me afecta en mi día a día, no es como otras veces que había cosas que sí. No quiero ponerme a llorar aquí”, decía mientras Paz Padilla trataba de consolarla.