Los sábados de Lomana: “Me sienta fatal trabajar para la codicia fiscal de Sánchez”

A nuestro Gobierno no le viene mal para echar la culpa de todas nuestras desgracias a la guerra en Ucrania, incluida la inflación, la subida de la luz y del gas...

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez FOTO: Miguel Gutiérrez EFE

Vuelta de Semana Santa, perezosa por tener que dejar Marbella, que es una opción de vida en la felicidad, al menos para mí. Entre mis prioridades siempre está el mar, las flores, tener una vida armoniosa, tumbarme al sol de primavera en la playa, comer con amigos en el chiringuito alargando las charlas del café infinitamente, escuchando buena música de fondo que a veces gracias a Quique Súper Mix, el mejor DJ de la Costa del Sol, hasta consigue levantarnos y hacernos bailar. Los días pasan dulcemente, tanto que he olvidado que me gustaba trabajar. Madrid, como siempre, cargado de energía sin dejarme un respiro. Mi agenda está a punto de explotar, pero esta inercia de «dolce far niente» ,que me he traído de Marbella, me hace quedar fatal y no acudir a nada que fuese cenas, estrenos de cine, y fiestas como la que hoy se celebra en el Florida Park de los 10 años del Beso Beach. Lugar imprescindible y mítico en Ibiza y Formentera, poblado por una «fauna» divertidísima. Conseguir una mesa allí es una aventura casi imposible excepto para los amigos, entre los que me encuentro, de su propietario Rafa Viar.

El mundo está, o estamos, viviendo esa guerra de pesadilla, cruel y difícil de comprender. A nuestro Gobierno no le viene mal para echar la culpa de todas nuestras desgracias a Ucrania, incluida la inflación, la subida de la luz y del gas... Entre esto y las mascarillas sí, mascarillas no, ya no se habla de lo verdaderamente importante: la penosa situación económica a la que nos están llevando Sánchez, que todo lo arregla con más codicia fiscal, que ya resulta insoportable para los que trabajamos y mantenemos a los subvencionados, amiguetes colocados a dedo, asesores que nada asesoran pero cobran sustanciosos sueldos sin ser productivos. Suma un presupuesto para mantener a todas esta clase improductiva de sesenta mil millones de euros. De lo único que no se habla es de reducir el gasto público, ¿para qué? Mientras el Sr. Sánchez tenga su Falcon y pueda seguir paseándose incluso por Ucrania como un pavo real, lo demás carece de importancia.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en Ucrania
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en Ucrania FOTO: Presidencia de Ucrania Presidencia de Ucrania

También tenemos a los Royal en plena ebullición. La Reina más Reina y adorable de Europa ha cumplido 96 años. Su nieto Harry y su mujer Meghan la han visitado antes de volar a Holanda para acudir a los Invictus Games. Siempre se ha comentado que Harry era el nieto preferido de Isabel II. Imagino su felicidad al verlo de nuevo. Aunque las declaraciones de él a la Prensa han sentado mal en Reino Unido, diciendo que quería asegurarse de que su abuela estuviese bien rodeada y atendida por las personas adecuadas.

Nuestra Familia Real decidió no ir a Mallorca el Domingo de Pascua, como es tradición. No creo que haya sido una buena idea. En Palma se les quiere y hubiese sido bonito verlos con Doña Sofía, todos en armonía.

La Princesa Leonor sale tras la Jornada sobre Juventud y Ciberseguridad: 'Disfruta de Internet con Seguridad', organizada por el Instituto Nacional de Ciberseguridad
La Princesa Leonor sale tras la Jornada sobre Juventud y Ciberseguridad: 'Disfruta de Internet con Seguridad', organizada por el Instituto Nacional de Ciberseguridad FOTO: José Oliva Europa Press

Lo que nos ha encantado, al menos a mí, ha sido volver a ver a la Princesa de Asturias, convertida en una adolescente sonriente y preciosa, durante el encuentro en Leganés con jóvenes. Todos los que estaban allí quedaron encantados por su empatía y forma de ser y no dudaron en afirmar que «la princesa de Asturias es como uno de nosotros».

También se ha comentado mucho quién sería el amigo que ha estado con ella. ¿Un compañero de su colegio? ¿Su primer amor? Este chico, muy alto, es la persona más buscada y que produce mayor curiosidad en este momento. Con 16 años lo lógico es enamorarse y a los españoles nos encanta verla feliz.