Gente

Ortega Cano y Ana María Aldón, una relación al límite

El diestro se encuentra en una encrucijada después de que su mujer lo pusiera contra su hijo José Fernando

Ana María Aldón y Ortega Cano
Ana María Aldón y Ortega Cano FOTO: José Ruiz Europa Press

Cuando parecía que José Ortega Cano disfrutaba de un respiro en su agitada vida mediática, otro terremoto familiar se avecina. Ana María Aldón ha provocado un tsunami que no deja de crecer y va dejando heridas y víctimas con ansias de rendir cuentas. La colaboradora de «Viva la vida» desmentía la noticia de la futura boda de José Fernando y María Rodríguez, «Michu», la madre de María del Rocío, la pequeña de 4 años que tienen en común. El joven está acabando de rendir cuentas con la Justicia y espera disfrutar de su libertad haciendo realidad su sueño de casarse con la mujer a la que ama. Aldón nunca ha aceptado a «Michu» en la vida del hijo mayor de Ortega y ha aprovechado una oportunidad para alejarle de ella.

Gema Aldón, hija de Ana María, es amiga de la novia de José Fernando. Ambas compartían confidencias. «Michu» cometió el error de contar a Gema que le había sido desleal a José Fernando con Adrián, un joven de Arcos de la Frontera. Aldón, cuando fue conocedora de la historia se lo contó a Gloria Camila para que ésta se lo hiciese saber a su hermano y que el joven tuviese motivos para frustrar la boda. Pero el joven no solo lo sabía, sino que había perdonado a la madre de su pequeña. «Michu» se sintió traicionada. Su ansia de venganza y su reacción va a hacer tambalear la relación de Ortega Cano y Aldón. Ha devuelto la afrenta a Gema facilitando y evidenciando lo que la hijastra del diestro opina de él y de la relación con su madre. Gema habría enviado unos incendiarios mensajes a «Michu» cargados de odio hacía Ortega y Gloria Camila.

En los mensajes no solo insulta a Ortega Cano y recela de la relación del torero con su madre, sino que duda de su «hombría». En los mensajes expone su deseo de que su madre finiquite una relación lánguida y enquistada. Gema es poco agradecida. Ortega Cano acogió a Gema como una hija más cuando inició la relación con Ana María. La joven volvió a Sanlúcar de Barrameda por roces con Gloria Camila. Aún así, Gema retornó a San Sebastián de los Reyes para convivir con su pareja en la finca que José Ortega Cano adquirió en la localidad del norte de Madrid para crear un lujoso hotel y escuela de adiestramiento para canes. «Michu» se ha cobrado la venganza con amplificadas creces. Lo que opina Gema de Ortega Cano y su deseo de que acabe la relación que une a su madre con el torero llegó a José Fernando y fue rebotado a Gloria Camila y al propio torero. Ana María fue alertada y avisada de que debería rectificar en el programa en el que colabora. Solo tenía que aclarar que el deseo de José Fernando era formalizar la relación con la madre de su hija. José Ortega Cano había leído y aplaudido el reportaje que Ana María desmintió, antes de su publicación. El ego y la soberbia superan, una vez más, a la arrogante ex frutera.

José Fernando, Michu y su hija María del Rocío
José Fernando, Michu y su hija María del Rocío FOTO: Michu Instagram

Ana Maria Aldón se reafirmó desmintiendo la boda de José Fernando y Michu y añadió que la relación estaba rota. No era la primera vez que desmentía una noticia sobre el futuro de la pareja. «Michu» visitó una casa en San Sebastián de los Reyes que la encandiló como futuro nido familiar. Visitó a José Fernando y este no solo dio el visto bueno, sino que transmitió a su padre el deseo de que de los 700.000 euros que aún tiene de la herencia materna, 250.000 euros fueran invertidos en la compra de la casa. José Ortega Cano corroboró la noticia en su aparición en una entrevista en el programa en el que colabora su mujer. El desmentido de la boda hizo que «Michu» estallase, al dar credibilidad a las contundentes afirmaciones de Aldón. La joven escribió a su novio: «José Fernando, no tienes vergüenza».

La reacción de José Fernando ha supuesto un verdadero órdago para su padre y para Ana María. Envió un claro mensaje a «Michu» para que se lo hiciera llegar a ambos. «María, Ana María se ha aprovechado de mí». «Michu» reenvió el lapidario mensaje a la extendera y añadió: «Aldón qué fuerte que tengas que dar falsas exclusivas para mantener tu silla...».