Gente

Anabel Pantoja prioriza las”papas arrugás” por encima de su familia

Hace tiempo que no visita a la familia

Anabel Pantoja en una imagen reciente
Anabel Pantoja en una imagen reciente FOTO: Gtres

Estas Navidades nada es igual en la familia Pantoja. Hasta la sobrinísima Anabel Pantoja, casada y arraigada a las Canarias, prioriza las “papas arrugás” por encima de los suyos.

Hace tiempo que no ve a su padre, las visitas a su madre disminuyen, y su tita del alma, Isabel, no quiere saber nada de su familia en esta fiestas.

Por eso, la incondicional Anabel no pasará, como era habitual todos los años, el día 31 de diciembre en la finca familiar de “Cantora”, fuente de tanta polémica en los últimos tiempos entre la tonadillera y su hijo, Kiko Rivera.

Sus planes para esa noche de despedida del 2021 la ubican en las islas del mojo picón, junto a su esposo Omar y su pandilla de amigos.

No debe haberse enterado de que seguimos en tiempo de pandemia y que las autoridades desaconsejan las reuniones multitudinarias. Porque ya lo ha dicho bien claro, quiere celebrar la fiesta con su pandilla al completo.

Alguien tendría que explicarle los riesgos que puede correr esa noche, y que la nueva variante del COVID 19, Ómicronl, está haciendo estragos entre la población. Aumentan los contagiados y se llenan los hospitales.

Pero Anabel se cree de otra galaxia, de una a la que no llega el virus. Si no, no se entiende que anuncie alegremente que recibirá al año nuevo por todo lo alto.

Desligada de su silla de colaboradora de “Salvame” desde hace tiempo, se plantea reunirse con los jefes de “La fábrica de la tele”, productora del programa, a mediados de enero, para negociar su vuelta a la televisión.