¿Cómo se escribe: Gerona o Girona?

La interminable duda sobre la escritura de los topónimos

La Plaza de la Independencia de Gerona es el centro neurálgico de la capital gerundense.
La Plaza de la Independencia de Gerona es el centro neurálgico de la capital gerundense.Glòria Sánchez Europa Press

¿Carles Puidgemont ejerció de alcalde de Gerona o de Girona? ¿Ha vuelto a marcar Christian Stuani para el Girona o para el Gerona? ¿Girona o Gerona? ¿Gerona o Girona? ¿Cómo se escribe? ¿Cómo se dice? El asunto es bien fácil, y aun así, sigue generando muchas dudas. Si se emplea el castellano lo correcto es decir y escribir Gerona, mientras que en catalán lo correcto es Girona. En el Diccionario Panhispánico de Dudas (DPD), la respuesta es clara:

Gerona. Nombre tradicional en lengua castellana de la provincia y ciudad de Cataluña cuyo nombre en catalán es Girona. Salvo en textos oficiales, donde es preceptivo usar el topónimo catalán como único nombre oficial aprobado por las Cortes españolas, en textos escritos en castellano debe emplearse el topónimo castellano.

Una duda de hace siglos

Despejadas las dudas: para usos oficiales, Girona, en catalán. Para un artículo como el que están leyendo, escrito en castellano, Gerona. En España, los topónimos se traducen en el uso común. Lo habitual es emplear los topónimos en la forma españolizada, pero de un tiempo a esta parte es común oír o leer las formas en las diferentes lenguas de las comunidades autónomas bilingües, incluso cuando se emplea el castellano. De ahí que existan las dudas sobre si lo correcto es decir Girona o Gerona. Dudas lingüísticas que, aunque hayan aumentado en los últimos años en parte por la situación política, no son recientes.

En castellano, no fue hasta el siglo XVIII que se asentó el topónimo Gerona sobre el de Girona, aunque la predominancia no fue del todo clara hasta el siglo XIX. Durante esos siglos, que no son pocos, encontramos ejemplos en los que en un mismo texto se escribe Girona y Gerona.

Por ejemplo, en el poema heroico El Bernardo o Victoria de Roncesvalles, de Bernardo de Balbuena, publicado en 1624, aparece tanto Girona como Gerona con apenas unas estrofas de separación. Otros autores contemporáneos, como Jerónimo de Barrionuevo, que publicó sus Avisos entre 1654 y 1658, alterna pero prefiere Girona. Mientras que Francisco Manuel de Melo, en Historia de los movimientos, separación y guerra de Cataluña (1645), emplea exclusivamente Gerona.

El puente románico de Camprodon, municipio gerundés.

Benito Pérez Galdós titula uno de sus Episodios Nacionales con el topónimo escrito en castellano: Gerona (1873). Pero incluso en este caso se puede leer Girona, cuando Galdós transcribe un cantar popular catalán. El escritor catalán Juan Marsé, a quien el ambiente político catalán estigmatizó y olvidó como si hubiera nacido en un país muy lejano, empleó la forma castellana en Caligrafía de los sueños, publicada en 2011. De hecho, escribió tanto Gerona como Oñar, afluente del río Ter que cruza la ciudad capital gerundense de norte a sur. Y este detalle nos lleva a la etimología del topónimo en cuestión, que quizá podría dar algunas pistas de por qué las dudas lingüísticas sobre si Gerona o Girona.

¿Cuál es el origen del nombre de Gerona?

Aunque la etimología de la palabra Gerona no está clara, sí está claro que viene del latín: Gerunda. Se dice que el origen del topónimo podría significar ‘entre el Undarius’, que es Oñar en latín (Onyar en catalán).

Sin embargo, recientemente se ha sabido que Gerona podría venir del ibérico, que usaba grafías muy diferentes a las del latín. De los primeros que se asentaron en Gerona fueron los indigetes, y a los que se refirieron como gerontes. Y más tarde pasó a ser Gerunda, porque podría tratarse de un acrónimo que une ‘giron’ y ‘ona’, que quieren decir ‘edad’ y ‘grande’ en ibérico. Girona, por lo tanto, para los antiguos pobladores de Gerona, para sus autóctonos, significaba ‘la vieja’. Como geronte en griego, que es ‘anciano’.

En los medios catalanes se escribe Girona

Otro de los motivos que pueden haber llevado a la confusión sobre si se escribe Gerona o Girona es el hecho de que los medios catalanes, incluso cuando se publican en castellano, emplean la forma en catalán, es decir: Girona. Y así hacen con todos los topónimos y nombres propios catalanes.

Cuestión de lingüística, cultura o política, cada uno sacará sus propias conclusiones o teorías. La proximidad y el uso hacen el resto. Incluso entre los hispanohablantes de Cataluña no existe una forma común y hegemónica. Algunos dicen Gerona. Otros dicen Girona. Como el club de fútbol, porque lo correcto en este caso es Girona (de Girona Fútbol Club), al no tratarse de un topónimo, sino de un nombre propio de una sociedad privada. Que, por cierto, como apunte final: si uno se decide a decir Girona en vez de Gerona, la pronunciación es [ʒironə], no [yironə].