MENÚ
martes 23 julio 2019
04:03
Actualizado

Los funcionarios sí tendrán paga de Navidad en 2013 constitucional

El Ejecutivo mantiene congelado el sueldo a los empleados públicos, pero abonará las dos extras

Tiempo de lectura 2 min.

27 de septiembre de 2012. 02:15h

Comentada
27/9/2012

Madrid- El Gobierno abonará la paga extra de Navidad a los funcionarios en 2013, según recogen los Presupuestos Generales del Estado que se presentarán hoy y que ayer fueron avanzados a los sindicatos de la Función Pública en la Mesa General de Negociación de las Administraciones Públicas. Respecto a la paga extraordinaria de diciembre de 2012, sobre la que se ha estado negociando, sólo existe el «pseudocompromiso» de que se recupere en 2015 a través del fondo de pensiones de los funcionarios. Así lo definieron ayer fuentes del CSIF, principal sindicato de los empleados públicos a LA RAZÓN, que dieron «casi por perdida» la posibilidad de recuperarla a través de la nómina.

El Gobierno ha considerado que la nueva congelación de salarios para 2013, la ampliación de la jornada laboral a 37,5 horas semanales, la reducción de seis a tres días de los días de libre disposición, llamados «moscosos», y la supresión de los acumulados por antigüedad («canosos») implican un esfuerzo más que considerable para los funcionarios y que el tiempo efectivo de trabajo y el ahorro que resulta de estas medidas permite que se recupere la paga de Navidad para el próximo ejercicio.

La supresión de la paga extraordinaria de diciembre del presente año ha ahorrado a las arcas públicas 5.210,1 millones de euros, prácticamente la misma cantidad que se ahorrará el Estado en su conjunto con la congelación de plazas de empleo público hasta 2014 (5.300 millones). En este sentido, el presidente de CSIF, Miguel Borra, indicó a este diario que a pesar de la congelación de estas plazas no están asegurados los 700.000 puestos del personal laboral fijo. Aunque el sindicato mayoritario en la Administración Pública estima que «no serán necesarios» recortes de estas plazas, se intenta evitar despidos en el ámbito de la administración local o en universidades. En cualquier caso, los PGE para 2013 dejan un sabor  «agridulce» entre los funcionarios, que siguen perdiendo capacidad adquisitiva tras la nueva congelación salarial y las fuertes reducciones en contrapartidas que recibían por anteriores congelaciones (como la Acción Social, casi suprimida, los «moscosos» y los «canosos») y la rebaja en la cobertura de la incapacidad temporal. En conjunto, según el CSIF, un recorte del 30% de la capacidad adquisitiva desde el comienzo de la crisis.    
 

Últimas noticias