MENÚ
domingo 18 noviembre 2018
19:46
Actualizado
  • 1

La mayoría de los ciudadanos se muestra en contra de los «indignados»

Más de la mitad de los españoles tacha de antidemocrático el 15-M

Han pasado de contar con un sinfín de apoyos y una gran capacidad de convocatoria a ir perdiendo adeptos según iban pasando los días y las jornadas de protesta. La fuerza con la que se hizo el movimiento 15-M  en los primeros días contrasta con la realidad que vive ahora, que muestra que empieza a haber cada vez más indignados con los propios «indignados».

  • Más de la mitad de los españoles tacha de antidemocrático el 15-M. Vea el GRÁFICO COMPLETO en documentos adjuntos
    Más de la mitad de los españoles tacha de antidemocrático el 15-M. Vea el GRÁFICO COMPLETO en documentos adjuntos
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

20 de junio de 2011. 00:53h

Comentada
Madrid. 20/6/2011

Así lo demuestra no sólo la escasa participación en las marchas convocadas ayer, sino también una encuesta de NC Report para LA RAZÓN al respecto, que desvela que más de la mitad de los españoles (51,7 por ciento) consideran sus últimas actuaciones un atentado a la democracia. Y no sólo eso, pues el sondeo –realizado entre el 17 y el 18 de junio, es decir, en la previa del «día grande» para el movimiento– también revela que la mayoría de los ciudadanos consultados considera que no tiene ni utilidad ni influencia sobre la política.

Concretamente, piensa así el 60,6 por ciento de los encuestados, esto es, tres de cada cinco.
Otro punto en el que pierden fuerza respecto a sus inicios es en la opinión que tiene la gente de sus actuaciones: la mayoría, un 44,8 por ciento, las rechaza, mientras que un 43,1 sigue apoyándolas. En este último punto son los españoles menores de 30 años los que más aprueban el movimiento.

Ataques y asaltos
Y es que, hechos como la acampada de Sol durante casi un mes, el bloqueo del Parlamento catalán con ataques incluso a los políticos y las protestas continuas sólo les han traído más y más rechazo. Frente a ese 51,7 por ciento que consideraba antidemocráticas sus actuaciones, hay un 39,6  por ciento (algo más de uno de cada tres encuestados) que considera que no atentan para nada contra la democracia. En el caso de su utilidad y su posible influencia en la política española, quienes sí que ven alguna son apenas un 28,8 por ciento (uno de cada cuatro), un porcentaje muy escaso frente a ese 60,6 por ciento que ve inútil tanta protesta.

Permisividad
Pero también la encuesta entra a valorar cómo ha sido la actuación del Ejecutivo en este mes de continuas concentraciones, acampadas, asaltos a parlamentos... Para prácticamente la mitad de los españoles, el 49,4 por ciento, ha habido dejación de funciones por parte del vicepresidente y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, al no actuar con más contundencia, sobre todo al no desalojar la Puerta del Sol pese a que la Junta Electoral Central la declaró ilegal o ante los continuos asaltos a los parlamentos que se constituían tras las elecciones del pasado 22 de mayo.

Un 43,3 por ciento, por su parte, cree que no hubo ningún tipo de dejación de funciones por parte del responsable de la cartera de Interior. En el caso concreto de las acampadas que se repitieron por  numerosas ciudades de España –aunque con más fuerza y seguimiento en Madrid y Barcelona–, son más de la mitad de los encuestados, concretamente un 51,5 por ciento, los que consideran que el ministro del Interior no actuó correctamente dejándoles tomar las calles y plazas con total libertad. Por el contrario, el 40,9 por ciento (dos de cada cinco) creen que sí que actuó bien al no desalojar estos lugares. Tanta protesta sin rumbo ha ido desinflando el movimiento poco a poco.

Ficha técnica
Empresa: NC Report.
Universo: españoles de 18 años y más.
Tamaño de la muestra: 1.000 entrevistas telefónicas realizadas el 17 y 18 de junio de 2011.
Nivel de confianza y error muestral: para un nivel de confianza del 95,45% (2sigmas), y para P=Q, el error es del 3,16%.
Puntos de muestreo: 106 municipios de las 17 comunidades autónomas más Ceuta y Melilla.
 

Últimas noticias