Washington despide al panda Bei Bei, obligado a volver a China

Pekín impone devolver los ejemplares de la especie cuando alcanzan su edad adulta

Un avión Boeing 777 especialmente equipado para la ocasión despegó este martes del aeropuerto internacional de Dulles Washington con una verdadera celebridad a bordo: Bei Bei, un panda gigante de cuatro años.

Los visitantes del zoológico nacional de Washington lo han visto crecer desde el primer día, pero ahora se dirige a China, en virtud del acuerdo del zoológico con el Gobierno chino que establece que cualquier panda nacido allí debe ser enviado a China al cumplir los cuatro años. Cuando alcance la madurez sexual a los 6 años, Bei Bei ingresará en el programa de reproducción puesto en servicio por el Gobierno de China con el objetivo de expandir la vulnerable población del oso Panda.

Bei Bei nació en el zoológico de Washington el 22 de agosto de 2015 por inseminación artificial de los pandas del zoológico nacional Mei Xiang y Tian Tian. Su nombre, que se traduce como `` tesoro '' en mandarín y fue seleccionado conjuntamente por la ex primera dama Michelle Obama y Peng Liyuan, la primera dama de la República Popular China.

El director del zoológico, Steve Monfort, calificó la ocasión como "agridulce", el personal del zoológico y los visitantes adoran al oso, pero reconoce que el regreso a su hábitat natural es muy importante para la supervivencia de la especie.

Una vez clasificada como una especie en peligro de extinción, los esfuerzos para salvar la población de pandas gigantes han tenido tanto éxito que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza cambió su estado de "en peligro" a "vulnerable" en 2016. Se estima que hay 1.800 pandas gigantes viviendo en su entorno natural, todos ellos en el suroeste de China.