Cinco aviones comerciales que fueron abatidos por bombas o misiles

Los vuelos de pasajeros han sido confundidos con objetivos militares y también se han convertido en blanco de ataques terroristas en las últimas décadas

Malaysia Airlines plane crashes in eastern Ukraine
Restos del avión Boeing 777 derribado en el este de Ucrania en 2014 por un misil rusoALYONA ZYKINAEFE

Los servicios de inteligencia de EE UU y Canadá consideran que el accidente del Boeing 737 que despegó de Teherán con destino a Kiev y en el que murieron 176 personas estuvo provocado por el lanzamiento de un misil iraní de manera accidental. De momento, las autoridades iraníes han apuntado en un primer informe que el origen del siniestro está en un fallo técnico y han descartado la hipótesis de un derribo accidental. De confirmarse la teoría de que el aparato hubiera sido abatido por error, el accidente del Boeing 737-800 de la compañía Ukraine International Airlines (UIA) se sumaría a la lista de siniestros aéreos intencionados por motivos políticos o víctima de atentados. A parte de los ataques del 11-S, en Estados Unidos, donde murieron más de 3.000 personas, en los últimos treinta años se han producido varios derribos y explosiones de aparatos comerciales en los que murieron cientos de personas inocentes. Estos son algunos de los más relevantes.

1.-Vuelo 103 de Pan American. La sombra de Gadafi

En diciembre de 1988, explotó en el aire un Boeing 747-121 de la compañía aérea estadounidense Pan American con destino a Nueva York. Sus restos cayeron en la localidad escocesa de Lockerbie. Murieron 259 pasajeros y once más en tierra. Tres años y 15.000 interrogatorios más tarde del atentado, la CIA, el FBI y Scotland Yard llegaron a la conclusión de que tras la bomba que hizo estallar el aparato estaban agentes secretos libios. El Gobierno de Gadafi se negó a entregarlos y en consecuencia se le impusieron sanciones a nivel internacional que no se levantaron hasta 2003, después de que Libia aceptó la responsabilidad civil de los hechos. El juicio acabó con la condena a 27 años de prisión para Abdelbaset Alí Mohamed al Megrahi, liberado en 2009 cuando sufría una enfermedad en fase terminal.

2. Vuelo 655 de Iran Air. Un misil de EEUU equivocado

El domingo 3 de julio de 1988, casi al final de la guerra Irán-Irak, el avión fue derribado justo al sur de la isla de Qeshm (en el Estrecho Ormuz) por el crucero lanzamisiles estadounidense USS Vincennes. Fallecieron 290 pasajeros y según el Gobierno de Estados Unidos, el Airbus fue confundido con un F-14 de la Fuerza Aérea Iraní. Irán calificó el incidente como un acto de barbarie. EE UU argumentó que fue un incidente de guerra. Investigaciones posteriores revelaron que el crucero americano estaba navegando en aguas de Irán y no en aguas internacionales, como se había dicho en un primer momento. En 1996, Estados Unidos pagó a Irán 68 millones de dólares en compensación a las víctimas.

3. Vuelo MH17 de Malaysia Airlines. Guerra en Ucrania

El 17 de julio de de 2014, un avión que cubría la ruta de Amsterdam a Kuala Lumpur cayó a tierra en Ucrania con 298 personas a bordo. En un primero momento se pensó que fue un accidente, pero un informe del Equipo de Investigación Conjunta (JIT) determinó que un misil tierra-aire ruso de tipo BUK, disparado desde una zona de los separatistas prorrusos en el este de Ucrania, fue el responsable del siniestro. La investigación señaló a una división del Ejército ruso como presunta responsable del accidente, en concreto la denominada brigada de misiles antiaéreos número 53. En marzo de este año, tres funcionarios rusos y un ucraniano serán juzgados en Países Bajos por estar involucrados en el siniestro. El Gobierno de Ucrania ha pedido a Rusia que reconozca “su responsabilidad” pero Moscú señaló que las acusaciones son “totalmente infundadas”.

4. Vuelo 9268 de Metrojet. La huella del yihadismo

El 31 de octubre de 2015 un Airbus A321-200 se desintegró en el cielo mientras sobrevolaba el desierto del Sinaí, en Egipto. Al principio se pensó que fue un accidente, hasta que dos semanas después Rusia reconoció que había sido un ataque con un artefacto explosivo colocado dentro del avión. El Estado Islámico se atribuyó la autoría de los hechos. En el avión murieron 224 personas, la mayoría turistas rusos, que habían ido a pasar sus vacaciones a un conocido balneario. “En el vuelo explotó un artefacto explosivo de una potencia de 1,5 kilos de trilita. Como resultado, el avión se desintegró en el aire”, informó el jefe del Servicio Federal de Información (FSB, antiguo KGB), Alexánder Bortnikov. El siniestro se produjo poco tiempo después de que Rusia iniciara su participación en la guerra siria.

5. Vuelo 203 de Avianca. Una decisión de Pablo Escobar

El 27 de noviembre de 1989 estalló en el aire un Boeing 727 de Avianca que volaba de Bogotá hacia Cali cinco minutos después de despegar de la capital colombiana. La autoría del atentado siempre se le atribuyó al capo colombiano Pablo Escobar, quien había hecho colocar una bomba en el interior del avión, si bien él nunca aceptó ser el responsable. Su objetivo no era otro que terminar con la vida del entonces candidato presidencial César Gaviria. En el atentado murieron 110 personas, pero entre las víctimas no se encontraba Gaviria, quien finalmente no se subió a ese vuelo por requerimiento de su equipo de seguridad. En los primeros momentos, se pensó que se trataba de un accidente ya que la explosión prendió uno de los tanques del avión encendiendo a su vez vapores de combustible que provocaron una segunda explosión que finalmente desintegró la aeronave y causó su precipitación.