Evo Morales amenaza con una insurrección militar si no es habilitado como senador

El ex líder boliviano exiliado en Argentina no puede presentar su candidatura por vivir fuera del país

Evo Morales habla durante rueda de prensa en Buenos Aires
El ex presidente boliviano Evo Morales, durante una rueda de prensa el pasado viernes en Buenos Aires/EFEJuan Ignacio RoncoroniEFE

Hasta donde esta dispuesto a llegar Evo Morales. Qué tan beligerante es, y diplomático puede ser. Después de ser inhabilitado para competir en las elecciones como Senador, el ex presidente de Bolivia, dio a entender que no creía que la decisión fuera final -pese a que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) afirmó que esta es inapelable- y realizó una amenaza pública: “Si no me puedo candidatear, sepan que en Bolivia tengo contacto con militares patriotas”, indicó. Un comentario fuera de lugar que luego desmintió.

Esta declaración reproducida guarda un parecido con una realizada a principios de enero, cuando planteó la posibilidad de crear “milicias armadas” como en Venezuela, en caso de regresar al país. En esta ocasión encendió una importante polémica y llevó a que el gobierno argentino -país donde se encuentra desde diciembre de 2019 como refugiado político- le pida que baje el tono –por ocasiones radical- de sus expresiones.

En enero militares retirados revelaron en una carta que Morales de hecho ya había considerado la idea. “Evo Morales sugiere a ciertos suboficiales y sargentos (...) desarrollar proyectos de ley tendientes a la descolonización de las Fuerzas Armadas. (...) Este proyecto debió estar dirigido a la creación de la Guardia Nacional del Estado Plurinacional de Bolivia”, reza la misiva, enviada el pasado 17 de diciembre, en plena crisis política. Días después, en medio de una ola de críticas, Morales retrotrajo sus declaraciones. Una vez más.

El cocalero se encuentra viviendo en Argentina, en el exilio tras ser procesado, acusado de permitir un fraude en las pasadas elecciones para evitar la segunda vuelta. Dirige la campaña desde el país austral y aspira a que su partido, favorito en las encuestas, el MAS, vuelva al poder en mayo y de esta manera, regresar a Bolivia.