¿Quién es José Daniel Ferrer, el preso político más emblemático de Cuba?

El opositor será juzgado este miércoles por una supuesta agresión mientras la familia denuncia que se ha “fabricado” un delito

José Daniel Ferrer
José Daniel Ferrer

José Daniel Ferrer se ha convertido muy a su pesar en uno de los opositores políticos más conocidos de Cuba y con mayor proyección internacional. El 1 de octubre pasado fue detenido en Santiago de Cuba por una supuesta agresión a otro hombre, un cargo que sus allegados niegan a la vez que aseguran que se trata de un delito “prefabricado” por el Gobierno. Por su parte, el régimen asegura que todo forma parte de una “campaña de calumnias” y acusa a Estados Unidos de intentar sacar partido político de este mediático caso. Este miércoles se celebra el juicio en medio de gran expectación por la suerte que pueda correr el preso.

Desde la cárcel, José Daniel pudo enviar una nota a su familia dos meses después de su arresto en la que relataba su situación: “En huelga de hambre y sed. Me han hecho de todo. Mil torturas y violencia. Me han arrastrado y encadenado pies y manos me han puesto al sol 15 días en calzoncillos en una celda llena de mosquitos y fría en la madrugada. Riesgo de neumonía. Mi vida corre grave peligro.”

Cercano a Oswaldo Payá

Ferrer, que nació en Santiago de Cuba, ha estado desde siempre en el punto de mira de la dictadura cubana. Entró en prisión en la conocida como Primavera Negra, en 2003, cuando el gobierno de Fidel decidió encarcelar a 75 activistas políticos y periodistas. En ese momento dirigía el Movimiento Cristiano Liberación en el oriente de la isla y lideraba la Campaña en favor del Proyecto Varela puesta en marcha por el ya fallecido Oswaldo Payá.

La fiscalía primero pidió pena de muerte para Ferrer aunque finalmente fue condenado a 25 años de cárcel. El régimen lo soltó ocho años después por “por motivos de salud” junto al resto del grupo tras la mediación de la Iglesia católica y del gobierno de España. La mayoría de los 75 vinieron a España, pero unos pocos, incluido Ferrer, optaron por permanecer en su país.

Ferrer fundó en 2011 el grupo opositor Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), que se define a sí mismo como la “organización de activismo político no violento más numerosa y activa de Cuba”, que cuenta con más de 3.000 integrantes activos en 122 células y con 25 sedes en toda la nación, según sus propios datos. En 2019 han sufrido más de 35 asaltos con robo a viviendas y sus integrantes son a menudo detenidos por las autoridades.

Golpizas en la celda

Después de 34 días de arresto, su esposa Nelva Ortega (doctora de formación) pudo visitarlo. Para entonces ya había permanecido 25 días en huelga de hambre y aislado en una celda de castigo. Esto es lo que dijo: “Había perdido un peso corporal brutal, en buena medida pérdida de la vista (ausencia de espejuelos y la presencia de una mazmorra oscura), fuerza muscular (al estar encadenado de manos y pies) y de la voz (golpiza dada antes de ser liberado cuando la marcha de los girasoles), su cuerpo, sobretodo la espalda, llena de hematomas, marcas de golpes con bastones, quemaduras por fricción (por ser arrastrado por el penal). Víctima de amenazas, golpizas y torturas no solo por los oficiales carcelarios sino también de un delincuente común con un amplio historial criminal y agresivo llamado Israel Frómeta, al mando del Mayor Montoya".

Formó parte del grupo de disidentes que se reunió con Barack Obama en La Habana en 2016, en un viaje que escenificó el deshielo entre Estados Unidos y Cuba. En la rueda de prensa que el entonces presidente de EE UU mantuvo con Raúl Castro, éste último dijo que en la isla no existen presos políticos.

Testigos intimidados

Los cargos a los que se enfrentan en el juicio de este miércoles podrían acabar con una condena de 9 años de prisión. La mujer de Ferrer ha denunciado al portal 14ymedio que todos los testigos que preveía llevar la defensa han recibido amenazas. El activista Eber Hidalgo Cruz, uno de los testigos, fue detenido esta semana. A otro vecino que presenció lo ocurrido, los agentes le dijeron que lo están vigilando. Según la versión de esta persona, la supuesta víctima, Sergio García González, salió de la sede de la Unpacu sin ninguna herida, en contra de la versión del denunciante.

La organización Prisoners Defenders denunció que un hijo de José Daniel fue detenido durante cinco horas, en las cuales la policía política intentó conseguir que éste visitara a su padre para ofrecerle que salga del país a cambio de su libertad. El hijo se negó a hacerlo y horas después fue liberado.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) ha instado al Servicio Europeo de Acción Exterior y a los Estados miembro de la UE a enviar observadores al proceso. Organizaciones como la OEA y el Parlamento Europeo se han pronunciado por su libertad. Amnistía Internacional envió incluso una carta a los Reyes de España antes de su visita a Cuba para informar de la situación de arresto en la que se encuentra.