Seis muertos en disturbios en varias cárceles italianas por el coronavirus

Un motín por las nuevas normas impuestas para frenar el contagio en la prisión de Módena obliga a trasladar a varios presos a otros centros. Los incidentes se reproducen en Milán, Palermo, Foggia

Thumbnail

El pánico al coronavirus ha llegado a las prisiones italianas y amenaza con provocar una crisis en el sistema penitenciario si se propaga. Un total de seis personas detenidas en una cárcel de Módena, en la región de Emilia Romaña, en el norte del país, han muerto en el marco de las protestas carcelarias por el decreto que impone más restricciones en los centros penitenciarios por el brote del nuevo coronavirus, según ha informado el diario “La Reppublica”.

Fuentes de la Fiscalía y del sindicato de la Policía penitenciaria han confirmado que tres presos han muerto en la cárcel de Módena y otros tres en las cárceles a las que han sido trasladados tras el inicio de las protestas. De hecho, se ha informado de que también ha habido incidentes en centros de Foggia, Palermo y Milán.

En la prisión de Foggia en torno a 20 presos lograron escapar y fueron bloqueados poco después por la policía. Según la primera información, los detenidos destrozaron una puerta y subieron a los tejados exigiendo mayores garantías de seguridad contra el coronavirus. Algunos familiares les habrían pedido que volviesen a sus celdas, según el diario italiano.

En la de Ucciardone, en Palermo, también ha habido detenidos cuando intentaban escapar. La prisión está rodeada por policías y policías antidisturbios. Los sucesos son la prolongación de los que se produjeron en la tarde de ayer en Pagliarelli, la segunda prisión de la ciudad. Y en la de San Vittore, en Milán, algunos prisioneros se subieron al tejado. Y en Verona y Alessandria dos reclusos murieron por sobredosis de drogas psicotrópicas, robadas de las enfermerías durante las protestas.

La administración penitenciaria italiana había confirmado en un primer momento la muerte de tres presos en Módena aunque señaló que ninguno de los fallecidos presentaba lesiones en el cuerpo. Dos de los presos habrían muerto por consumo de drogas y el tercero falleció por causas que todavía se desconocen.

Según “La Repubblica”, la cárcel de Módena ha registrado importantes daños por el amotinamiento de un grupo de presos por la imposición de más restricciones debido al brote del coronavirus, por lo que las autoridades han comenzado a trasladar a gran parte de los detenidos a otros centros penitenciarios. El objetivo es desalojar por completo el edificio principal de la cárcel de Módena.

En el hospital policlínico de la ciudad están ingresados cuatro presos heridos en estado grave y con pronóstico reservado. Hasta el momento, este centro a 18 presos en varios puestos médicos avanzados, la mayor parte por intoxicaciones.

“La cárcel está completamente inhabilitada. Se va al cierre”, ha explicado el secretario general de Policía penitenciara (Sappe), Francesco Campobasso. “En 25 años no he visto una situación de este tipo. Por citar las palabras de un colega: ni un huracán habría provocado algo tan devastador. Es una situación muy triste de ver. Sobre las causas precisas no puedo explicarme o lanzar hipótesis pero desde hace años el sistema carcelario tiene políticas erróneas como la vigilancia dinámica”, ha señalado.

La Prefectura de Milán va a celebrar este lunes una reunión del comité provincial del orden y de seguridad pública para abordar la situación por el coronavirus y la situación concreta en la cárcel. Las fuentes consultadas por el diario italiano han dicho que las tres primeras muertes registradas en las protestas carcelarias no estarían directamente vinculadas a las protestas.