“Irán es el único país de los más de 100 infectados por coronavirus que no puede comprar medicamentos”

En una entrevista con LA RAZÓN, el embajador iraní en España critica las sanciones de Estados Unidos en plena pandemia

Thumbnail

Irán es el tercer país con más casos de coronavirus y uno de los primeros en tener positivos después de China. Hoy, son más de 14.900 personas las infectadas por este nuevo virus que ha puesto en jaque al mundo. Ya han fallecido 850 iraníes y casi 5.000 se han recuperado, según las cifras oficiales del país.

El domingo, por ejemplo, murieron 113personas en un solo día, el peor dato desde que comenzara el brote de Covid-19 en la República Islámica. Una cifra que preocupa gravemente en Teherán, por lo que no se descartan medidas más drásticas.

Hasan Qashqavi, embajador de Irán en España / Embajada de Irán
Hasan Qashqavi, embajador de Irán en España / Embajada de Irán

De hecho, las autoridades iraníes anunciaron que se pospone la segunda vuelta de las elecciones legislativas hasta verano, unos comicios que estaban programados para el 17 de abril. Preguntado sobre esta cuestión esta semana, en una entrevista con LA RAZÓN, el embajador iraní en España, Hasan Qashqavi, indicó que ahora que conocen mejor lo que supone este virus era lógico que se aplacen.

Elecciones bajo el coronavirus

“El primer caso que se conoció, el primer positivo, fue un día antes de las elecciones, y un solo caso en la ciudad de Qom, a 160 km al sur de Teherán. No hubo tiempo para tomar decisiones y aplazar. A pesar de las acusaciones en contra del país, que Irán no quiso posponer las elecciones porque le interesaba que la gente asistiera, la verdad es que había un solo caso y un solo día. No hubo tiempo prácticamente de tomar decisiones. Si hubiéremos tenido más tiempo se hubiera planteado un aplazamiento”, explica Hasan Qashqavi, que antes de ser embajador en España lo fue en Suecia y en Kazajistán.

Iranians vote in parliamentary elections
Elecciones parlamentarias en Irán, el 21 de febreroArash Khamooshi Arash Khamooshi

El diplomático iraní añade que con todo, “los debates siempre existen. Una corriente del país criticó al viceministro de Sanidad por haber dado esa información (el primer caso) porque él quería afectar a la elección, para que la gente no fuera a votar. Otra corriente en contra, criticó que el sistema ocultó para que se pudieran celebrar las elecciones No es verdad. Ninguna de las dos versiones. Ese debate existe también en Estados Unidos y los “supermartes””.

El embajador ya adelantó que las autoridades se estaban planteando aplazar la segunda vuelta. “Si el diputado de una circunscripción no llega a tener un cierto porcentaje de votos, aunque sea el primero, da igual. Automáticamente, el primer y segundo más votado, pasan a una segunda vuelta”. El mes que viene, se iban a celebrar comicios en once circunscripciones.

Hay gente que recurría a disposiciones legales, que las elecciones se debían celebrar en la fecha establecida, y otros que no, que la norma sanitaria prevalecía y debían posponerse”.

Lo que es seguro, es la fecha en la que se inicia la nueva legislatura, tres meses después a la celebración de las elecciones. Sin embargo, el diplomático asevera que “para el inicio de la apertura del Parlamento no hay problema, porque más del 80% de los diputados ya han sido elegidos. El Parlamento iraní tiene 290 escaños y como mínimo tiene que haber 195 diputados. Y los tenemos, solo faltarían once”.

Sanciones estadounidenses

Uno de los mayores retos a los que se enfrenta Irán, en plena pandemia, son las sanciones de Estados Unidos.

China ha sido, sin lugar a dudas, el país más solidario con Irán. “También Rusia y algunos países árabes de la región nos han ayudado”, reconoce Hasan Qashqavi. Y solo dos o tres países europeos “han enviado ayudas a Irán mediante la Unión Europea”.

El embajador expone que “el problema más grave son las sanciones unilaterales de EE UU en contra de nuestro país. No podemos comprar nada, ni medicinas, ni medicamentos, ni comida del exterior, porque el sistema de control de bienes exteriores, la oficina OFAC controla todas las transacciones y no se permiten. Por lo que a menos que alguien quiera donarnos algo, alguna ayuda no monetaria, donarnos algún material. Pero que nosotros mismos podamos comprar, eso es imposible”, asevera el embajador, que por cierto fue asesor, portavoz y viceministro de Exteriores en Irán en el momento en que se negoció el Tratado Nuclear P5+1 en 2015, un acuerdo que saltó por los aires cuando el presidente Donald Trump llegó a la Casa Blanca.

“Somos el único país de los más de 100 infectados por el coronavirus que no puede comprar medicamentos o equipos médicos desde fuera”, insiste Hasan Qashqavi. “¿Por qué? Porque las sanciones unilaterales e ilegales de Estados Unidos no nos lo permiten”.

Con todo, el embajador destaca que hay modos de ayudar a Irán, mediante la Cruz Roja Internacional, por ejemplo.

Es una tiranía, es una tiranía fuertemente establecida por parte del Gobierno norteamericano”, critica el diplomático iraní.

Al preguntarle si se deberían levantar las sanciones en plena pandemia de coronavirus, Hasan Qashqavi detalla que ya se lo han planteado a través del portavoz del ministerio de Exteriores iraní. “Las sanciones unilaterales contra Irán son crueles, sí, pero por lo menos, si durante la lucha contra el coronavirus, por razones humanitarias se levantaran las sanciones... Los estadounidenses han escuchado esta solicitud, pero no nos han hecho caso”.

A su modo de ver, “hay un política de máxima presión por parte de Estados Unidos contra Irán. Creemos que en el tema del coronavirus también”.

En cuanto a si hay transparencia y al principio no se informó bien sobre el número de muertos e infectados por coronavirus,tal y como denunciaron varias ongs y activistas, el embajador es tajante.

En las informaciones contra Irán siempre había manos, sobre todo de medios en persa pero financiados por enemigos de Irán. Esos medios se activaron mucho para tergiversar la realidad. Parte de esas “fake news” se relacionan con esa política de máxima presión contra Irán”, concluye Hasan Qashqavi.