América Latina endurece las medidas ante el avance del coronavirus en Europa

Chile declara el toque de queda. Otros países ya han decretado cuarentenas totales y hasta el cierre de aeropuertos

Thumbnail

Los países de América Latina “en pie de guerra”, blindados erigiendo muros, temerosos de que la pandemia se propague hasta los niveles del “viejo mundo”.

Argentina es el país que más medidas está tomando al respecto, radicalizando su postura día a día. Fue el primero que implemento la coronavirus, y ahora se plantea directamente cerrar todo tipo de acceso, incluido para los argentinos varados en el extranjero, considerados ahora foco de infección.

Según transcendió ayer, el ministro de Exteriores Felipe Solá admitió que el presidente Alberto Fernández está evaluando cerrar el aeropuerto internacional de Ezeiza la próxima semana, aunque no precisó la fecha en que se hará efectiva esa medida.

En medio del caos por los vuelos de repatriación de los miles de argentinos varados por el mundo tras la pandemia por coronavirus, Solá señaló: “Argentina va cerrar su aeropuerto, no sé la fecha porque eso lo decide el presidente pero lo va a cerrar”.

El funcionario, que remarcó que en diez días lograron traer de vuelta a 20.000 argentinos, dijo que antes de implementar esa drástica decisión se “seguirán criterios humanitarios porque también tenemos que cuidar a los argentinos que están acá".

Chile, en la encrucijada

El presidente Sebastián Piñera es otro de los mandatarios que se encuentra “contra las cuerdas” y cuyas decisiones son miradas “con lupa”. Estaba inmerso en un escenario de protestas que intentó aplacar con reformas tibias a nivel social. Su última decisión en este sentido, fue decretar un referendo –que se ha pospuesto- para dirimir si los chilenos quieren reformar la constitución de la era pinochetista. El virus ha prorrogado todo esto, para bien o mal del Gobierno de Piñera.

El Gobierno de Chile anunció un toque de queda desde ayer a las 22 hasta las 5:00 por la pandemia de coronavirus, que suma 632 casos confirmados y un muerto 20 días después de registrar su primer contagio.

El presidente ha instruido a partir de hoy –ayer- en la noche un toque de queda en todo el territorio nacional”, anunció el ministro de Salud, Jaime Mañalich, en rueda de prensa desde el Palacio de la Moneda, sede de Gobierno en Santiago. El ministro explicó que se ha “estabilizado la cantidad de casos diarios en los últimos cuatro días”, con un número cercano a 100 por jornada, desde que se confirmara el 3 de marzo el primer test positivo.

Coronavirus.- Chile cierra las fronteras tras duplicar los casos de coronavirus en un día
Sebastián Piñera AGENCIA UNO

El sábado una mujer de 83 años se convirtió en la primera víctima mortal por coronavirus, contraído en una reunión familiar en su casa, donde uno de los integrantes venía llegando del extranjero.

El Gobierno, que aumentó su capacidad de hacer pruebas a diario, anunció además, nuevas medidas de prevención nacional porque han confirmado casos positivos en zonas muy remotas, y también por la desobediencia ciudadana incluso entre contagiados de coronavirus con síntomas leves a quienes se les ordenó cuarentena domiciliaria y la violaron.

Un número importante de residentes de estas zonas cuenta con una segunda vivienda en las playas de la costa central, donde los pobladores locales, pescadores y personas que trabajan en el servicio, impidieron el viernes con barricadas el ingreso a estas localidades, que cuentan con centros médicos pequeños, muchos de ellos precarios.

“El virus buena persona"

Aunque hay muy poca actividad en las calles, el Gobierno aún no ha decretado el confinamiento preventivo, como sí han hecho otros países vecinos como Argentina, Bolivia, Colombia y Perú, pero cada vez son más voces que lo piden, sobre todo en la capital, donde se registran la mayoría de los casos.

Piñera se rehúsa de momento a declarar la cuarentena en todo el territorio, pero sí ordenó ayer el confinamiento de la población en la ciudad austral de Puerto William, que se une así las cuarentenas que ya estaban vigentes en la remota Isla de Pascua y en pequeño pueblo de la Patagonia chilena, por donde paseó un turista infectado que viajaba en un crucero.

La postura fue explicada por el ministro de Sanidad, Jaime Mañalich, en declaraciones que se viralizaron en las redes con comentarios de burlas. “¿Qué pasa si este virus muta hacia una forma más benigna? ¿Qué pasa si muta y se pone buena persona?”, expresó Mañalich en entrevista con el canal chileno en respuesta a las críticas al Gobierno por la falta de nuevas restricciones.