Wuhan, epicentro de la pandemia, abrirá sus puertas el 8 de abril

Los ciudadanos recibirán un certificado de salud de color verde para poder abandonar la población. Mañana se libera del confinamiento a casi toda la provinacia de Hubei a partir de mañana

Las autoridades de China han anunciado este martes que a partir del 8 de abril pondrán fin al aislamiento de la ciudad de Wuhan, punto donde se originó la pandemia del nuevo coronavirus, que ha dejado más de 380.000 personas contagiadas y más de 16.500 víctimas mortales. En los últimos días sus habitantes ya tenían permiso para salir de sus casas o ir a trabajar manteniendo ciertas normas, pero ahora ya no estarán aislados.

Y no será solo esta ciudad, también la mayor parte de la provincia de Hubei, donde se localiza, a partir de este miércoles. Las personas con un certificado de salud podrán salir, anunció este martes el gobierno provincial.

El brote surgió a fines de diciembre, y a partir del 23 de enero, con una orden emitida a medianoche, las autoridades decretaron el aislamiento, que expandió a la mayor parte de la provincia en los días siguientes. El servicio de trenes y los vuelos fueron cancelados y se establecieron puntos de control en las carreteras hacia la provincia central.

Los pasos más drásticos se tomaron cuando el coronavirus comenzó a extenderse al resto de China y al extranjero durante las vacaciones del Año Nuevo Lunar, cuando viajan millones de chinos. El virus se extendió durante semanas en Wuhan, la capital de la provincia, y las ciudades aledañas. Los hospitales se desbordaron, y se instalaron hospitales ad hoc rápidamente para tratar de aislar el creciente número de pacientes infectados.

Con el paso de los días el brote se ha ido controlado gradualmente, y Hubei casi no ha registrado nuevas infecciones en la última semana. Esta decisión de poner fin al bloqueo demuestra la aparente fe de las autoridades en el éxito de las duras medidas en gran parte de China.

Después de prohibir que las personas salieran o entrasen en la ciudad, las autoridades ampliaron rápidamente lo que en ese momento eran ya medidas sin precedentes a la mayor parte de Hubei, con sus decenas de millones de residentes, y después a muchas otras zonas del país, cuya población alcanza los 1.400 millones de personas.

Ahora la duda está en saber si otras ciudades y provincias, como Pekín, la capital, permitirán a las personas que salen de Hubei entrar en su jurisdicción, porque lo que se espera es que la cuarentena siga siendo obligatoria para todos aquellos que lleguen desde otras zonas.

El Gobierno chino pasa ahora a poner su atención en gran medida en la amenaza que proviene del extranjero, ya que casi todos los casos nuevos en los últimos días son de pasajeros que regresan de otros países.

Pekín, Shanghái y otras ciudades importantes han ordenado cuarentenas obligatorias de 14 días para todos los retornados, principalmente en hoteles y otros lugares designados por el Gobierno, donde los internados deben pagarse su estancia. Se permiten excepciones en algunos casos, incluso para aquellos que viven solos, que deben ponerse en cuarentena en su hogar durante el mismo período.

Cerrar la puerta al exterior

Decidido a cerrar la puerta a la crisis, a partir del miércoles, además, Pekín también requerirá que todos los que lleguen del extranjero a someterse a un test de detección, además de ser puestos en cuarentena obligatoria.

Asimismo, en un anuncio difundido este martes, las autoridades de la capital avanzaron que aquellos que hayan llegado en los últimos 14 días también se someterán a pruebas obligatorias. “Actualmente, el riesgo de una rápida propagación de la epidemia en el extranjero continúa aumentando”, asegura el aviso de Pekín para justificar la nueva medida. La Comisión Nacional de Salud de China ha informado por su parte hoy también de 78 nuevos casos de Covid-19, de los cuales 74 fueron importados.

Al mismo tiempo, el Gobierno está impulsando iniciativas para impulsar la segunda economía más grande del mundo y poner dinero en los bolsillos de los trabajadores que han pasado semanas sin salarios. Si bien la mayoría de los sitios turísticos de Pekín permanecen cerrados, partes de la Gran Muralla se han reabierto y algunos restaurantes estaban reabriendo sus negocios con la condición de que los clientes no se sientan uno frente al otro.

El Ejecutivo dice que el trabajo se ha reiniciado en aproximadamente el 90% de los principales proyectos de construcción pública en todo el país, excluyendo Hubei. Si bien muchos trabajadores migrantes permanecen atrapados por las prohibiciones de viaje impuestas, la producción industrial también se ha reiniciado, incluso en la industria crucial de fabricación de automóviles, que se basa principalmente en Wuhan, y en las empresas que proporcionan enlaces críticos en las cadenas de suministro mundiales.