Piñera ordena la cuarentena en varios barrios de Santiago de Chile

La medida afecta a 1,3 de los 6 millones de habitantes de la capital. El coronavirus ha llegado incluso a la isla de Pascua

Un soldado revisa el salvoconducto de una mujer para acceder a una zona sometida a curantena en Santiago de Chile/AP
Un soldado revisa el salvoconducto de una mujer para acceder a una zona sometida a curantena en Santiago de Chile/APEsteban FelixAP

Más de 1,3 millones de personas en siete comunas de Santiago están bajo cuarentena total desde la noche del jueves bajo un estricto operativo de control policial y militar, para frenar la expansión del coronavirus, que ya causó 1.306 infectados y cuatro muertos en Chile. Sin embargo el resto de la población, que asciende a seis millones, puede moverse libremente. Muchos critican que la cuarentena no se extienda a todo el país, sino solo a las zonas más afectadas.

Las siete comunas quedaron desiertas en contraste a la aglomeración de personas –en su mayoría con mascarillas- que se registraron horas antes del inicio del confinamiento en supermercados, farmacias y locales de servicios públicos, apuradas por hacer compras o trámites.

"Tenemos miedo no solo de quedarnos sin alimentos, sino de que las reglas de la cuarentena cambien y no nos dejen salir”, afirma Alberto Sierra, un venezolano de 38 años.

El Gobierno chileno también estableció controles sanitarios en las entradas a Santiago. Están exentos de esta medida los servicios de salud, urgencias, servicios básicos y públicos.

Los moais, los viejos guardianes de Isla de Pascua, no sirvieron esta vez de protección. A más de 3.500 kilómetros de las costas del continente americano, Rapa Nui -su nombre ancestral-, un diminuto punto en el vasto mapa de agua del Pacífico, registró esta semana su primer caso de covid-19.

El anuncio del primer caso de coronavirus generó un temor casi generalizado entre la población de Rapa Nui, por encontrarse en un lugar de difícil acceso y con limitados recursos médicos –solo hay un hospital-. Además al paciente terminaron de darle las pruebas dos semanas, periodo en el que pudo haber contagiado a más personas en la isla.