Ocho años de prisión para Correa y su “número dos” por corrupción

Un tribunal condena en ausencia al presidente de Ecuador por la financiación ilegal de sus campañas electorales entre 2012 y 2016

El ex presidente de Ecuador Rafael Correa ha sido el siguiente presidente en caer, atrapado por los tentáculos de Odebrecht, la constructora brasileña cuyos cantos de sirena sedujeron a decenas de políticos en toda América Latina. La derecha y la izquierda cayó en su embrujo. A decir verdad, pareciera que muy pocos mandatarios se resistieron a la tentación, y no recibieron sobornos.

Correa fue condenado a ocho años de prisión por cobros indebidos a contratistas para financiar sus campañas electorales entre 2012 y 2016. La resolución del tribunal de la Corte Nacional de Justicia, que permite una apelación, también incluye al ex vicepresidente Jorge Glas, actualmente en prisión por la red de corrupción de Odebrecht, y a otros ex funcionarios y empresarios que habrían sido parte del esquema de sobornos.

El tribunal consideró que Correa tenía conocimiento de los “fondos indebidos para posicionar su movimiento político”, por lo que decidió sentenciarlo a ocho años de prisión y a la “pérdida de derechos de participación (política) por 25 años”.

La Fiscalía de Ecuador pidió la pena máxima dentro del juicio que arrancó en febrero de este año por el delito de cohecho contra unos 20 ex funcionarios y empresarios, incluyendo el ex mandatario, quien reside actualmente en Bélgica –de donde es su mujer-. El siguiente paso será declara las líneas rojas, la detención por parte de la Interpol y la extradición a Bélgica.

Correa, que gobernó Ecuador entre 2007 y 2017 con cierto éxito económico pero con tintes autoritarios y populistas, ha negado las acusaciones de la Fiscalía y ha dicho que se trata de una persecución política por parte del presidente Lenín Moreno, a quien respaldó para llegar a la presidencia en mayo del 2017 aunque luego se volvió su más ferviente enemigo. La defensa de Correa apelará el dictamen. “Bueno, esto era lo que buscaban: Manejando la justicia [para] lograr lo que nunca pudieron en las urnas. Yo estoy bien. Me preocupan mis compañeros”, dijo Correa. “De seguro ganaremos a nivel internacional, porque todo es una mamarrachada, pero toma años. De tu voto depende que esta pesadilla acabe”, añadió.

La lista negra de ex presidentes sobornados por Odebrecht es infinita. Todos los ex presidentes peruanos de la última década se encuentran procesados o presos, en Brasil Lula da Silva y su entorno, gozan de prisión domiciliaria, el ex mandatario colombiano Juan Manuel Santos también estuvo salpicado por el escándalo. El mexicano Peña Nieto y Felipe Calderón se encuentran en el punto de mira. Además hay casos que recién comienzan a abrirse. Algunos de los señalados por los “arrepentidos” son los argentinos Mauricio Macri y la vicepresidenta Cristina Kirchner, aunque hasta el momento Argentina se niega a colaborar con las investigaciones. Lo mismo ocurre con Venezuela, donde Hugo Chávez y Nicolás Maduro habrían recibido sobornos.