Suecia entrena a azafatas y empleados de hotel para trabajar en hospitales y residencias

Los voluntarios reciben tres días de curso intensivo en enfermedades transmisibles, higiene y tratamiento de pacientes y otro de entrenamiento

Un auxiliar de vuelo de la aerolínea SAS recibe formación para trabajar como enfermera en la crisis sanitaria del Covid-19 en Estocolmo/AP
Un auxiliar de vuelo de la aerolínea SAS recibe formación para trabajar como enfermera en la crisis sanitaria del Covid-19 en Estocolmo/AP FOTO: David Keyton AP

Toda ayuda es poca en la lucha ante el coronavirus. Así lo han entendido en Suecia, donde los empleados de las aerolíneas y de los hoteles, ahora mismo de baja laboral, están siendo reutilizados como personal de asistencia tanto en los hospitales como en residencias de ancianos del país, respectivamente.

“Aquí en la región de Estocolmo, necesitamos urgentemente este tipo de apoyo en el cuidado de los ancianos y también en los hogares, porque poco a poco el Covid-19 se está extendiendo entre este grupo de personas”, confiesa Christina Riddeback, una de las profesoras del programa.

Y es que todos ellos reciben previamente un curso de formación para aprender a desenvolverse en este nuevo empleo. Los tripulantes de cabina, en su mayoría de la compañía SAS, reciben tres días de curso intensivo en enfermedades transmisibles, higiene y tratamiento de pacientes y otro día de entrenamiento práctico.

Eso, unido a sus conocimientos sobre primeros auxilios, enfermedades más comunes y seguridad es suficiente dada la situación actual para convertirse en nuevos miembros de los hospitales de Estocolmo, salario incluido. En cuestión de pocas semanas 300 de ellos estarán listos para incorporarse a la lucha. Una idea con la que todos ganan, excepto el virus.

“Nunca podría haber imaginado cuando comenzamos el nuevo año 2020 que terminaría trabajando aquí”, reconoce Leena Engblom, un miembro de la tripulación de cabina de SAS que se inscribió para entrenar en la Universidad de Sophiahemmet, una escuela de enfermería y también un hospital privado.

Una de las fundaciones proporcionó siete millones de coronas (644.000 euros) para el programa, y ​​desde entonces ha lanzado una iniciativa con el Grand Hotel de Estocolmo para capacitar a los trabajadores de la hospitalidad para que cuiden a los ancianos. En una sala de conferencias en el exclusivo hotel frente al mar, unos 25 empleados del establecimiento observaron cómo las enfermeras demostraban cómo levantar pacientes frágiles, ayudarlos a pararse y hacer camas.

Menos de un millar de muertos

Unos 900 pacientes murieron a causa de la enfermedad en Suecia y el país registró 10.483 casos confirmados, aunque las autoridades enfatizan que esta cifra es probablemente mucho mayor. Solo se están evaluando los casos graves, los pacientes con síntomas que buscan atención hospitalaria, el personal de atención médica y el personal de hogares de ancianos.

Las autoridades instan a quedarse en casa a todos aquellos que están enfermos (incluso una tos leve o dolor de garganta), practicar el distanciamiento social, evitar viajes no esenciales dentro del país, trabajar desde casa si es posible, seguir buenas prácticas de higiene y evite visitas no esenciales a personas mayores u hospitales.