Salto cualitativo en el Sahel: el Estado Islámico coloca un coche bomba contra Al Qaeda

Las dos bandas se enfrentan para crear una zona operativa desde la que lanzar ataques contra Occidente

na
Portada de Naba 233, aparecido hoy, en la que se informa de los enfrentamientos con Al Qaeda FOTO: La Razón (Custom Credit) | jmz

Los enfrentamientos entre las facciones de Al Qaeda (JNIM) y el Estado Islámico (Estado Islámico de Gran Sáhara, ISWAP) son constantes por el control del Sahel, tal y como ha venido informando LA RAZÓN.

La lucha es cada vez más encarnizada porque las direcciones de ambas bandas terroristas son conscientes de la importancia de montar bases operativas en la zona para preparar ataques contra un occidente debilitado, política y económicamente, por el coronavirus.

Prueba de esta ferocidad es el salto cualitativo que ISWAP ha protagonizado al lanzar un coche bomba contra los terroristas de Al Qaeda y causar numerosas víctimas. La guerra está declarada y, a partir de este momento, cualquier arma puede ser utilizada.

Alguien podría pensar que lo que ocurre es muy positivo para Occidente, ya que mientras se peguen entre ellos.. .Nada más alejado de la realidad, ya que, al final, unos se harán con el control y tendrán una experiencia y resolución en el combate que pueden aplicar en cualquier parte del mundo.

En el número 233 de la revista “Naba”, del Estado Islámico, que ha aparecido hoy, se informa de la colocación del citado coche bomba en algún lugar de la frontera entre Mali y Burkina Faso. “La milicia lanzó el domingo, en pleno Ramadán, un gran ataque contra nosotros. Los Caballeros del Testimonio (o sea, ellos) detonaron su auto-coche bomba entre los de Al Qaeda. El califato asaltaba a las masas de apóstatas y causaron muchos muertos. Huyeron y les confiscamos un tanque y tres vehículos pesdados, armas, 40 motos y munición en abundancia”, enfatizan.

Se refieren a los cabecillas del JNIM, “los apóstatas Iyad Ghali y Amadou Koufa, que libran la guerra que estaban planeando (…) pero sus ataques son fallidos. Sus perros rabiosos atacaron, pero fueron derrotados, a pesar de su superioridad (…) los grupos de al-Qaeda están huyendo, dejando tras de sí 35 muertos y varios heridos”.