Rebrote en Seúl: las discotecas se convierten en un nuevo foco de contagio

El Gobierno surcoreano se plantea ordenar el cierre de los clubes nocturnos durante un mes

Corea del Sur ha empezado a levantar las restricciones sobre el coronavirus
Corea del Sur ha empezado a levantar las restricciones sobre el coronavirusAhn Young-joonAP

Las autoridades sanitarias de Corea del Sur están invesigando un pequeño pero creciente número de pacientes de coronavirus que están relacionadas con una zona de ocio nocturno en Seúl.

Hasta el momento quince nuevos contagios tienen conexión con el distrito de Itaewon muy popular entre los coreanos y los extranjeros, según un comunicado del Centro Coreano para el Control y la Prevención de Enfermedades (KCDC, en sus siglas en inglés).

Corea del Sur ha reportado solo un puñado de casos en los últimos días, la mayoría de ellos en personas que llegan del extranjero. Pero, se espera que las infecciones de los clubes nocturnos, aunque aún sean limitadas, aumenten.

“Estos lugares tienen todas las condiciones peligrosas que nos preocupaban más”, dijo el viernes el director de KCDC, Jeong Eun-kyeong, refiriéndose a los problemas de hacinamiento y ventilación. “Creemos que es necesario fortalecer la prevención de tales instalaciones y le instamos a que se abstenga de visitar dichas instalaciones tanto como sea posible”.

Debido al nuevo clúster, el gobierno planea emitir una orden administrativa pidiendo a lugares de entretenimiento como clubes nocturnos y bares que suspendan voluntariamente las operaciones durante al menos un mes más, anunció el viernes Yoon Tae-ho, director general de política de salud pública. Si estas empresas optan por permanecer abiertas, deberían cumplir más estrechamente con las pautas de prevención e infección, agregó Yoon.

Actualmente, todas los locales de ocio tienen que cumplir con reglas como el uso obligatorio de máscaras por parte de todos los clientes, mantener al menos 1 metro (3.3 pies) de distancia entre las personas y registrar los nombres de todos los que visitan.

Los funcionarios de la ciudad de Seúl dicen que tienen una lista de aproximadamente 1.500 personas que han visitado los clubes, y se han confirmado más casos en otras ciudades donde los pacientes vivían o viajaban. Las autoridades han pedido a cualquiera que haya visitado los clubes durante el fin de semana que se aísle por 14 días y se haga una prueba.

El grupo de infecciones también suscitó controversia sobre los posibles efectos secundarios no deseados del rastreo invasivo de Corea del Sur y la amplia divulgación pública de cierta información del paciente. Cuando varios medios de comunicación locales identificaron a los clubes nocturnos como “clubes gay”, generó críticas por las revelaciones y la cobertura de los medios de comunicación que podrían exponer a las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero y queer (LGBTQ) contra su voluntad o provocar discriminación.

“Gay” e “corona de Itaewon” se encuentran entre los principales términos de tendencia en el portal de búsqueda web Naver de Corea del Sur tras los informes. Algunos usuarios de las redes sociales temen que el temor a la divulgación pública pueda disuadir a algunos asistentes al club de ser evaluados, y compararon el grupo con el brote más grande del país, que infectó a miles de miembros de una secta religiosa secreta.

Los informes incluyeron la edad, el género, la ubicación y los movimientos de la primera persona que resultó positiva después de visitar esos clubes, así como el tipo de trabajo en el que trabajó, según Solidarity for LGBT Human Rights en Corea, el grupo de derechos más grande de la nación.

“No solo es inútil revelar información del movimiento de un individuo para esfuerzos de prevención, sino también una grave violación de los derechos humanos que invade la privacidad del individuo y lo lleva a la sociedad”, dijo el grupo.

La homosexualidad no es ilegal en Corea del Sur, y existe una creciente aceptación pública de las relaciones LGBTQ. Sin embargo, la discriminación sigue siendo generalizada y algunas personas homosexuales sufren crímenes de odio, dicen los defensores de los derechos. Para combatir el brote de coronavirus, Corea del Sur ha adoptado un enfoque de alta tecnología para el rastreo de contactos, que puede incluir el acceso a los datos de ubicación del teléfono celular del paciente, imágenes de CCTV, extractos de tarjetas de crédito y otra información.

Las alertas automáticas de teléfonos moviles se envían a cualquier persona sospechosa de haber estado en la misma área que el caso confirmado, y las autoridades de salud a menudo revelan detalles sobre el sexo, la edad, el paradero y, a veces, el lugar de trabajo del paciente en un esfuerzo por rastrear nuevos casos.