¿Por qué el Covid-19 mata a unas personas y a otras solo les da dolor de cabeza?

Reino Unido inicia un estudio para dibujar el mapa genético de 35.000 pacientes con el que pretende demostrar que la clave está en el ADN. “Nos ayudará a evitar muertes y prevenir futuros brotes”, dice uno de los científicos

Investigadores británicos estudiarán los genes de miles de enfermos de Covid-19 para averiguar cómo actúa
Investigadores británicos estudiarán los genes de miles de enfermos de Covid-19 para averiguar cómo actúa

¿Por qué el coronavirus mata o machaca los principales órganos de algunas personas y a otras ni les afecta o como mucho les provoca un simple dolor de cabeza? Esa es la cuestión que tratará de aclarar un grupo de investigadores británicos a partir de los genes de miles de enfermos por Covid-19.

Será un estudio a cargo de Genomics England, que se desarrollará en todo el Reino Unido en el que los científicos secuenciarán el código genético de las personas que cayeron críticamente enfermas a causa del nuevo virus y compararán sus genomas con aquellos que estaban levemente enfermos o no estaban enfermos.

Según anuncia en su página web, Genomics England trabajará en asociación con el consorcio GenOMICC, un consorcio mundial de investigación genética conocido como Genética de la susceptibilidad y la mortalidad en cuidados críticos. A su vez los dos organismos colaboran con el Sistema Nacional de Salud británico (NHS, por sus siglas en inglés) para ofrecer la secuenciación completa del genoma de hasta 20.000 personas que han sido severamente afectadas por la enfermedad y que requirieron cuidados intensivos, y el de otras 15.000 que tuvieron síntomas leves.

Los promotores piden la colaboración de voluntarios, a los que someterán a pruebas para comprobar si su caso es representativo para averiguar cómo actúa el Covid-19 y si existen factores genéticos que significan que algunas personas experimentan síntomas graves, mientras que otras experimentan solo leves. Hasta el ministro de Salud, Matt Hancock, ha pedido a los británicos que se inscriban en el programa. “Si se le pide que se registre en la prueba de genómica que está llevando a cabo Genomics England, hágalo, porque entonces podremos entender los vínculos genéticos. Todo forma parte del esfuerzo para elaborar una imagen científica de este virus”.

En la lucha desesperada por ponerle freno, los científicos advierten de que su conocimiento del nuevo coronavirus, aparecido en la ciudad china de Wuhan el año pasado, aún es modesto, pero uno de los aspectos más sorprendentes es comprobar cómo puede ser tan mortal para algunos y tan leve para otros. “Creemos que habrá pistas en el genoma que nos ayudarán a comprender cómo la enfermedad está matando a las personas”, ha declarado a Reuters Kenneth Baillie, médico de cuidados intensivos que dirige el estudio en la Universidad de Edimburgo. “Apostaría a que mi casa tendrá un componente genético muy fuerte para el riesgo individual”, dijo Baillie.

El genoma es el conjunto completo de ácido desoxirribonucleico o ADN de un organismo, y en humanos contiene aproximadamente 3.000 millones de pares de bases de ADN. Pero compararlos puede ser difícil. Hay entre cuatro millones y cinco millones de diferencias entre dos personas, por lo que los científicos necesitan una gran muestra, dijo Baillie.

“La causa de su muerte está escrita en su ADN”

El doctor preve que algunos resultados puedan estar listos en unas pocas semanas a partir de un estudio de las casi primeras 2.000 personas que ya están en marcha, aunque es probable que conforme se analice a más personas, los datos sean más fiables. Los resultados serán compartidos a nivel mundial. “Su probabilidad de morir por una infección está fuertemente codificada en sus genes, mucho más fuerte que sus posibilidades de morir por una enfermedad cardíaca o cáncer”, advierte Baillie.

“No sabemos a nivel mecanicista, a nivel de moléculas y células, cuáles son los factores que realmente están causando que las personas se enfermen y mueran a causa de esta enfermedad”, añadió el experto, que trabajará con las unidades de cuidados intensivos en todo el Reino Unido.

“Al leer todo el genoma, podremos identificar variaciones que afectan a la respuesta humana al Covid-19 y descubrir nuevas terapias que podrían reducir el daño, salvar vidas e incluso prevenir futuros brotes”, asegura por su parte Mark Caulfield, científico jefe de Genomics England.