Los británicos se resignan a un verano sin sol y playa

El Gobierno ve difícil las vacaciones al extranjero porque seguirán en vigor las medidas de distanciamiento social contra el coronavirus. El año pasado, España recibió a 18 millones de turistas de Reino Unido

España es el principal destino turístico de los británicos
España es el principal destino turístico de los británicos

El Gobierno de Boris Johnson comienza este miércoles, solo en Inglaterra, con su primera fase de desescalada ante el confinamiento impuesto por el coronavirus. En cualquier caso, los británicos están aún muy lejos de iniciar si quiera una “nueva normalidad”. En este sentido, las autoridades ya han adelantado que ven muy poco probable que los ciudadanos puedan disfrutar este verano de vacaciones en el extranjero.

El ministro de Sanidad, Matt Hancock, explicó ayer que, de momento, no hay nada decidido. En cualquier caso, en una entrevista con ITV, matizó que “aunque en los planes” de Downing Street está el de activar poco a poco el sector hostelero a partir de julio, “para entonces aún estarán en vigor muchas de las restricciones sociales, por lo que la conclusión de esto es que es poco probable que puedan realizarse grandes y lujosas vacaciones internacionales para este verano”.

De ser así, la medida también supone un duro golpe para la economía española. El año pasado, España recibió a un total de 83,7 millones de turistas, entre ellos, 18 millones de británicos, lo que supone el 21% de los visitantes. En cualquier caso, el Gobierno de Pedro Sánchez pondrá en cuarentena a todos aquellos que vengan del extranjero para prevenir que se produzcan más contagios por el Covid-19.

Por su parte, con el objetivo de evitar un segundo pico, Reino Unido también impondrá la misma medida a todos aquellos que lleguen al país desde destino internacional. Para los que no puedan pasar la cuarentena en casa, se les facilitará alojamiento cerca de aeropuertos, estaciones de tren y puertos. Aunque el “premier” y el presidente francés, Emmanuel Macron, han acordado que estarán exentos de restricciones los viajeros procedentes de Francia, debido a las grandes conexiones a ambos lados del Canal de la Mancha.

Pese a las declaraciones del ministro de Sanidad, Ryanair explicó ayer que planea comenzar a ofrecer sus servicios en julio. El responsable de la aerolínea irlandesa, Michael O’Leary, el mismo que el mes pasado tachó de “tontería” dejar el asiento central libre para ayudar al distanciamiento social, señala que planea vender tantos asientos como sea posible para este verano.

Ryanair promete 1.000 diarios desde julio

La compañía planea operar cerca de 1.000 vuelos diarios desde julio, en comparación con los 30 que ofrece a día de hoy. O´Lery asegura que tanto tripulación como pasajeros utilizarán mascarillas y que los últimos tendrán que pedir permiso para ir al baño, lo que evitará las colas para garantizar la seguridad. Por su parte, EasyJet no tiene una fecha aún para reiniciar los vuelos, pero mantiene la situación bajo revisión.

Reino Unido es actualmente el país más afectado de Europa por el Covid-19. Los muertos en hospitales, residencias de mayores y domicilios ascienden ya a 32.692. En las 24 horas previas al martes habían fallecido 627 personas. A nivel global, solo es superado por Estados Unidos.

Aunque a partir de este miércoles Inglaterra comienza una desescalada con cambios menores, Gales, Escocia e Irlanda del Norte han extendido el confinamiento. Respecto a las mascarillas, el Gobierno recomienda taparse la cara en lugares cerrados y transporte público, pero especifica que no tiene que ser con mascarillas quirúrgicas “ya que estas están reservadas para quienes realmente lo necesitan”.