Alex Saab, la dura caída del conseguidor de Maduro

Este empresario colombiano estaba implicado en las principales operaciones económicas del régimen, desde la comida para las familias humildes al negocio del combustible con Irán

Venezuelan President Maduro videoconference meeting
Nicolás Maduro FOTO: Jhonn Zerpa/Prensa Miraflores/dp / DPA Jhonn Zerpa/Prensa Miraflores/dp

En Cabo Verde ha ocurrido lo inesperado: un pez gordo del chavismo corrupto ha caído preso. Desde el viernes en la noche, el empresario colombiano Álex Saab fue detenido en un aeropuerto del país africano, bajo solicitud de las autoridades judiciales de Estados Unidos.

Saab es un empresario que comenzó a tener vínculos con la revolución bolivariana en 2012 cuando aún Hugo Chávez estaba en el poder. Desde entonces comenzó a tener trato preferencial en contrataciones públicas. Pero su poder se vio aumentado a partir del ascenso a la Presidencia de Nicolás Maduro. Tanto que en 2020 Saab se ha convertido en el principal proveedor de negocios del régimen venezolano.

Según las informaciones iniciales, Saab viajaba en un avión privado con matrícula venezolana que cubría la ruta Rusia-Irán, pero que había despegado hace varios días desde Caracas. Aterrizaron en la pequeña isla africana para poder cargar combustible, y justo en ese momento se produjo la captura.

La abogada en Estados Unidos de Saab, María Domínguez , confirmó a la agencia AP la detención de su defendido. Aunque Cabo Vede no tiene convenio de extradición con el país norteamericano, se hacían las diligencias para la entrega del individuo y su deportación a Miami, donde se le sigue juicio por lavado de dinero y participación en esquemas fraudulentos.

Alex Saab también tiene causas pendientes con la justicia colombiana, donde es señalado de ser «testaferro» del gobernante Nicolás Maduro. El pasado 9 de junio, la Fiscalía colombiana anunció la imposición de medidas cautelares con fines de extinción de dominio (expropiación) a ocho inmuebles del empresario. A juicio de las autoridades, forman parte del patrimonio ilícito que construyó a través de operaciones financieras irregulares. Tienen un valor de 35.000 millones de pesos (unos 9,7 millones de dólares) y están ubicados en Barranquilla.

Los negocios de Saab

Colombia investiga al empresario por «lavado de activos, concierto para delinquir, enriquecimiento ilícito, exportación y/o importaciones ficticias, y estafa». Contra Saab hay vigente una «circular azul» de Interpol, destinada a localizarlo, identificarlo y obtener información sobre esa persona para una investigación criminal.

El 8 de mayo, el portal de noticias Bloomberg informó que Saab es señalado de traficar oro para ayudar al Gobierno de Nicolás Maduro en su problema con el combustible. También se le acusa de desarrollar el trueque de oro por alimentos entre Venezuela y Turquía, y estaría organizando un intercambio similar con Irán para lograr mantener la importación de gasolina.

Después de que Estados Unidos lo incluyó en la llamada «Lista Clinton», sobre Saab pesaba una circular azul que se habría hecho efectiva en ese país. Adicionalmente, se ha dicho que Saab forma parte de una estructura para la venta de oro venezolano en la cual participan Nicolás Maduro Guerra («Nicolasito», el hijo del gobernante venezolano) y el empresario Santiago Morón, nacido en Venezuela.

Alex Saab, de 48 años, es un empresario colombiano, buscado desde hace varios años por las autoridades de su país y de los Estados Unidos. Su participación en tramas de corrupción y lavado de dinero lo convirtieron en uno de los hombres más buscados de la región, incluso varios fueron los intentos para capturarlo que terminaron con su huida.

El trabajo periodístico del equipo del medio venezolano Armando.Info desveló la participación de Saab en la venta con sobreprecio y mala calidad de alimentos al gobierno de Maduro, para llenar las bolsas y cajas Clap, que son repartidas a la población humilde. Entonces, el empresario colombiano demandó en Venezuela a los directivos del portal y al equipo redactor de los reportajes (Ewald Scharfenberg, Alfredo Meza, Joseph Politzuk y Roberto Deniz, respectivamente), quienes tuvieron que salir del país después de una persecución judicial pues las instituciones nacionales protegieron «el buen nombre» de Saab, quien también ha conseguido la adjudicación de tiendas de gran superficie en Caracas con anuencia del Estado.

El 25 de julio de 2019 las autoridades del Distrito Sur de Florida en Estados Unidos lo acusaron de conspiración para cometer lavado de dinero. La acusación también alega la pérdida de más de 350 millones de dólares que representa el monto de los fondos involucrados.

De acuerdo a la acusación, Saab junto a su amigo el también empresario Álvaro Pulido Vargas, ejecutaron operaciones de lavado, violando las disposiciones de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA) en relación con un plan para pagar sobornos para aprovechar el tipo de cambio controlado por el gobierno de Venezuela.

El 5 de enero de 2020 el régimen de Maduro en complot con varios diputados que hasta el momento eran de oposición, lograron juramentar en el seno de la Asamblea Nacional una junta directiva paralela, presidida por el diputado Luis Parra.

El portal Armando.Info publicó una investigación en la que se revela que Parra junto a otros diputados conformaron una comisión con la que buscaron a través de la fiscalía de Colombia y el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, limpiar la tan golpeada imagen de Alex Saab, otorgando cartas de buena conducta a favor de este hombre responsable de los negocios que se hacían con los CLAP.

Este reportaje salió el 1 de diciembre y puso a la luz toda la trama de corrupción que se estaba haciendo desde una comisión de la AN, esto llevo a la expulsión de varios diputados que se hacían llamar de oposición de sus partidos y lo que llevó a la ciudadanía a bautizar con el nombre de “Fracción CLAP” a todos estos parlamentarios.

Metido en la política venezolana

Luis Parra, presidente de la junta directiva chavista de la Asamblea Nacional, conformó junto a otros diputados una comisión con la que buscaron a través de la fiscalía de Colombia y el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos limpiar la tan golpeada imagen de Alex Saab, otorgando cartas de buena conducta a favor de este hombre responsable de los negocios que se hacían con los CLAP.

Este reportaje salió el 1 de diciembre y puso a la luz toda la trama de corrupción que se estaba haciendo desde una comisión de la AN, esto llevo a la expulsión de varios diputados que se hacían llamar de oposición de sus partidos y lo que llevó a la ciudadanía a bautizar con el nombre de “Fracción CLAP” a todos estos parlamentarios.