El embajador británico invita a los españoles a un Día de la Reina muy especial

Sin fiesta por culpa del coronoavirus, Hugh Elliott celebra a través de un vídeo el 94º cumpleaños de Isabel II y recuerda los estrechos lazos que unen a ambos países

La Reina Isabel II, de 94 años, apareció este sábado en público con motivo de su cumpleaños oficial, pero esta vez en el castillo de Windsor, en lugar de Londres, con menos pompa y sin multitud, debido a la pandemia de coronavirus.

Todos los años en un sábado de junio, la soberana festeja por todo lo alto su cumpleaños, en lo que se llama "Trooping the Colour", una colorida ceremonia que tiene lugar en la avenida The Mall, en Londres, y en la que participan miembros de la guardia real y se ve a la familia real en el balcón del palacio de Buckingham.

La crisis por el coronavirus, que condenó a Isabel II a permanecer aislada en Windsor debido a su avanzada edad, ha obligado a este cambio de planes, aunque una banda militar y los guardias galeses hicieron el desfile en el cuadrilátero del castillo.

Con precisión militar, la soberana salió al cuadrilátero a las diez de la mañana, cuando una banda militar tocó el himno nacional -Dios Salve a la Reina- antes de que ella ocupara su asiento en una improvisada tienda de campaña blanca adornada con flores.

Desde allí, la reina, que llevaba un abrigo verde pálido, pamela a tono, su collar de perlas de varias vueltas y un bolso negro, siguió atenta -en una jornada ligeramente soleada- el desfile de los guardias galeses, con sus uniformes rojos y altos sombreros negros.

Como establecen las medidas del Gobierno para contener el coronavirus, el desfile militar cumplió con la distancia social de dos metros entre cada soldado para evitar un posible contagio.

Mientras, desde España, el embajador británico, Hugh Elliott, quiso sumarse al Día de la Reina pese a que este año por culpa del coronoavirus no pudo abrir su residencia a los invitados. Gracias a un vídeo difundido por la Embajada a través de sus redes sociales, Elliot y su esposa Toñi invitan con humor y simpatía a sus invitados telemáticos a celebrar el cumpleaños de Isabel II.

Una ocasión que utiliza Elliott para agradecer el apoyo conseguido desde que se hizo cargo de la legación diplomática el pasado veranos. Unos meses marcados por las elecciones generales celebradas en ambos países, el Brexit y la Cumbre sobre el Clima de Madrid. Además, lo consulados británicos en España han tenido que trabajar al máximo rendimiento para repatriar a los turistas afectados por la quiebra del touroperador Thomas Cook y la pandemia de coronavirus.

“Son los lazos ente españoles y británicos los que forman el tejido más fuerte y duradero de las relaciones entre nuestros dos países”, resume el embajador.