La capacidad nuclear de Rusia y Estados Unidos, frente a frente

Ambas potencian negocian en Viena la tercera prorroga del New Start o Tratado de Reducción de Armas Estratégicas

El avance hacia la reducción de los arsenales nucleares de las principales potencias militares es un camino lento y llenos de obstáculos, como queda patente en el inicio de la ronda de conversaciones entre Rusia y Estados Unidos que ha tenido lugar esta semana en Viena para extender el tratado New START..

Según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI), el arsenal nuclear global ha pasado de 13.856 armas atómicas en 2019 a 13.400 en el conjunto de los nueve países que poseen amas nucleares, y que son: Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia, China, India, Pakistán, Israel y Corea del Norte. En comparación con las casi 70.000 ojivas de la era de la Guerra Fría en la década de 1980, las actuales suponen solo una quinta parte.

Además, hay otros cinco países, miembros de la OTAN, que albergan armas de este tipo desplegadas por EE UU en diferentes momentos, y que son Alemania, Bélgica, Italia, Países Bajos y Turquía.

Unas 3.720 cabezas atómicas están actualmente desplegadas con fuerzas operativas y casi 1.800 de ellas, tanto de Estados Unidos como de Rusia, se mantienen en un estado de alerta operativa alta, lo que significa que están preparadas para lanzarse a los pocos minutos después de una advertencia.

Rusia y Estados Unidos, que poseen más del 90 por ciento de las armas nucleares mundiales, fueron los dos países que desmantelaron armamento nuclear el año pasado dentro del Tratado de 2010 sobre medidas para la reducción y limitación de las armas ofensivas estratégicas (Nuevo START). En 2018 y 2019, las fuerzas de ambos países se mantuvieron por debajo de los límites especificados por el tratado.

Pese a este dato, cabe recordar que Rusia y EE UU mantienen en marcha ambiciosos programas para reemplazar y modernizar sus ojivas nucleares, sistemas de lanzamiento de misiles y aviones e instalaciones de producción de armas nucleares. La inclusión de las armas nucleares en sus planes y doctrinas militares “marca un cambio significativo en la tendencia después de la Guerra Fría hacia el desmantelamiento gradual” de este tipo de armamento, según Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo.

Shannon Kile, director del Programa de Desarme Nuclear, Control de Armas y No Proliferación de SIPRI, ha mostrado su preocupación por la deriva de los acuerdos internacionales en materia armamentística: “En estos tiempos de tensiones geopolíticas cada vez mayores, la ausencia de medidas adecuadas para monitorear los arsenales nucleares y prevenir la proliferación de Las armas y materiales nucleares son un desarrollo particularmente preocupante “.

Estados Unidos

El primer país que desarrolló armas nucleares y el único que las ha usado en la guerra. Gasta más en su arsenal nuclear que todos los demás países juntos.

Tiene 1.750 ojivas desplegadas, es decir, aquella que están colocadas en misiles o ubicadas en bases con fuerzas operativas.

Posee otras 4.050 almacenadas o de reserva y ojivas retiradas en espera de desmantelamiento. En total dispone de 5.800. En 2019, EE UU poseía 6.185 ojivas.

EE UU, en la Revisión de la Postura Nuclear (NPR) de 2018, planteaba la necesidad de armar bombas atómicas más pequeñas, con un radio de destrucción más controlado. También introducía por primera vez la posibilidad de utilizar su capacidad nuclear como posible respuesta a ataques estratégicos no nucleares contra su población e infraestructura.

Estados Unidos abandonó definitivamente el tratado para la eliminación de misiles nucleares de medio y corto alcance (INF) en 2019 que firmó con Rusia durante la Guerra Fría ante la negativa de Moscú de destruir un misil de crucero que viola las condiciones del pacto, según la versión de Washington.

Rusia

El segundo país en desarrollar armas nucleares. Tiene el arsenal más grande del mundo y está invirtiendo en gran medida en la modernización de sus cabezas nucleares y en sistemas de lanzamiento.

Moscú tiene 1.570 ojivas desplegadas y 4.805 cabezas almacenadas o de reserva y ojivas retiradas en espera de desmantelamiento. En total suma 6.375 ojivas en 2020. Hace un año la cifra era 6.500.

Rusia ha denunciado que EE UU ha barajado la intención de desplegar armas nucleares estadounidenses desde Alemania a Polonia, lo que supondría acercarse a Moscú, algo que pondría en peligro la seguridad europea, creen desde la capital rusa. “Es una seria amenaza para Rusia, ya que el tiempo de vuelo desde Polonia es mucho menor que desde Alemania”, explicó Konstantín Sivkov, presidente de la Academia de Problemas Geopolíticos de Rusia, consultado por el medio ruso Sputnik.

¿Y China?

Según el SIPRI, Pekín dispone 320 ojivas nucleares. Pero no se conoce con exactitud el número de cabezas atómicas. Este mes de mayo, el editor en jefe del periódico chino Global Times, Hu Xijin, escribió que China debería aumentar rápidamente el número de sus cabezas nucleares a 1.000.

QUÉ ES EL NEW START
Es el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas, que regula el control de armas nucleares estratégicas entre Rusia y EE UU. El acuerdo fue firmado el 8 de abril de 2010 por los presidentes de Estados Unidos y Rusia, Dimitri Medvedev y Barack Obama. Expira en febrero 2021, pero puede ampliarse por otros cinco años, a petición de ambas partes. Este lunes comenzaron a negociar en Viena su posible extensión representantes rusos y estadounidenses. Washington quiere que China también participe en las negociaciones habida cuenta de que Pekín está aumentando su arsenal nuclear en los últimos años. Moscú asegura que EE UU tendría que alcanzar un acuerdo bilateral con China. Por otro lado, Rusia pretende que en la presente ronda de diálogos también se incluyan sobre la mesa las 500 ojivas nucleares que poseen Francia y Reino Unido. Desde de 2011, ambos países se comprometieron a limitar sus arsenales a un máximo de 1.550 cabezas nucleares y 800 sistemas balísticos -misiles submarinos y bombarderos estratégicos- de más de 5.500 kilómetros de alcance.