Cerco al círculo íntimo de Maduro

La Administración de Donald Trump no sólo sanciona al régimen chavista sino que pone precio a los gerifaltes venezolanos. Ofrece 5 millones por el presidente del Supremo Maikel Moreno

El cerco a la dictadura de Nicolás Maduro no pierde fuerza en Washington. Al contrario, se profundiza. Este martes 21 de julio el Departamento de Estado de Estados Unidos ofreció una recompensa de cinco millones de dólares por Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

“Maikel José Moreno Pérez, un amigo de Maduro, usó su posición de autoridad para beneficio personal, aceptando sobornos para influir en los resultados de los casos penales en Venezuela. Al designarlo públicamente hoy, enviamos un mensaje claro: Estados Unidos está firmemente en contra de la corrupción”, escribió a través de su cuenta en la red social Twitter el secretario de Estado de ese país, Mike Pompeo.

Moreno ya había sido señalado como cómplice de Maduro en el esquema del narcotráfico que el segundo supuestamente lidera a través del Cartel de los Soles, por lo cual pesa sobre él una recompensa mayúscula de 15 millones de dólares.

En marzo pasado, la Fiscalía de Estados Unidos había retratado al presidente del máximo tribunal venezolano como uno de los principales apoyos de Maduro en sus actividades ilícitas, acusándolo de “blanqueo de capitales”. El otro pilar del esquema sería el poderoso general Vladimir Padrino López, ministro de la Defensa. Sobre él aún no hay recompensa anunciada.

La recompensa por Moreno anunciada ahora le hace seguimiento también a las acusaciones que hace cuatro meses anunciara Ariana Fajardo, fiscal del distrito sur de Florida, según la cual le fueron detectados indicios de blanqueo de capitales en territorio norteamericano. “En la aplicación de visa que él presentó para entrar a EEUU, presentó que por su trabajo como juez en Venezuela él gana 12.000 dólares al año”, pero que ya tenía cuentas con depósitos de 3 millones de dólares inexplicables.

Los anuncios de esta semana del Departamento de Justicia de Estados Unidos no solo apuntan a Moreno, sino también a su esposa, la modelo y presentadora de televisión venezolana italiana Debora Menicucci. Según las autoridades norteamericanas, la mujer colabora con su esposo en tramas de “significativa corrupción”, según expresó Pompeo. La mujer fue la representante de Venezuela al Miss Mundo 2014, para el cual fue designada gracias al poder económico de su marido, según confirmó el entonces líder de la organización postulante, Miss Venezuela.

La millonaria recompensa por Maikel Moreno se suma a las sanciones que pesan sobre el magistrado desde que Washington lo señalara en 2016 como un violador de derechos humanos y como responsable de atentar contra la democracia venezolana.

Precio a la cabeza de destacados chavistas

También, se suma a las recompensas de 10 millones de dólares que pesan sobre otras figuras del régimen: Diosdado Cabello, el segundo hombre del chavismo; el ministro de Petróleo Tareck El Aissami, pieza fundamental de las relaciones con Irán; el exdirector de Inteligencia Hugo Carvajal, fugado de la justicia española; y el excomandante del Ejército Clíver Alcalá Cordones, quien ya está en manos de autoridades estadounidense.

Maikel Moreno emitió este martes un comunicado en el cual aseguró que la medida dictada en su contra desde el gobierno estadounidense se basa en acusaciones “infundadas y cobardes”, que solo “fortalecen el deseo de seguir trabajando desde el TSJ” con el fin de continuar ofreciendo un servicio “eficiente y eficaz” que garantiza el acceso a “la justicia y el debido proceso” de los ciudadanos y ciudadanas del país

No es la primera vez que pretenden atacarme los voceros del imperio norteamericano, en sus intentos torpes, desesperados, llenos de manipulaciones y mentiras, mediante los cuales buscan subvertir la institucionalidad democrática y la paz en Venezuela, pero no podrán lograrlo, porque la independencia y la soberanía de la Patria no están en discusión. Reitero que el Poder Judicial venezolano no acepta tutelaje alguno de ningún gobierno extranjero, en nuestro país nos debemos a la Constitución, a las leyes y al pueblo”, manifestó en el escrito.

Según investigaciones periodísticas y revelaciones del exjefe de inteligencia del chavismo, Manuel Cristopher Fiquera, Maikel Moreno participó en una componenda para desalojar del poder a Maduro en 2019. Habría sido él quien diseñó el esquema jurídico que garantizaría un piso legal a la expulsión del mandatario de la Presidencia que ocupa, de cada a la conocida “Operación Libertad” que fracasó el 30 de abril del año pasado.

Una carta enviada por el ahora exiliado Figuera a Diosdado Cabello, el número dos del régimen, confirma la participación del magistrado. En una entrevista de julio 2019, el informante añadió además que la conspiración fracasó por “las ambiciones desmedidas” de Maikel Moreno, quien pedía “ser el presidente de la transición y poder nombrar al ministro de Interior y Justicia, y al Fiscal General”. Directamente, Moreno nunca ha desmentido tales afirmaciones.

El pasado 11 de julio, el presidente de Estados Unidos Donald Trump dijo en Telemundo que “algo va a pasar con Venezuela, es todo lo que puedo decirle”, y añadió que en su administración “estaremos muy involucrados”.