Irán dispara un misil al falso portaaviones estadounidense USS Nimitz

El régimen de los ayatolas recurre al patriotismo para ocultar los problemas económicos de las sanciones y la crisis sanitaria del coronavirus

Irán continua con sus provocaciones en el Golfo Pérsico y este martes llevó a cabo los primeros ejercicios militares con el fin de destruir al falso portaviones estadounidense en aguas iraníes cerca de Ormuz. Cuáles son las inquietudes de la república islámica con estas maniobras navales es difícil de concretar, de lo que no hay duda es que busca alarmar al verdadero Uss Nimitz antes de que siga su rumbo por el Mar Arábigo.

Como si se tratase de un juego de guerra real, la Guardia Revolucionaria iraní lanzo este un misil desde un helicóptero contra la réplica del Uss Nimitz. Bautizada el ejercicio militar con el nombre de “Gran Profeta 14”, siguiendo la línea temporal en un guiño a la maniobra de 2015 “Gran Profeta 9”, además, soldados del cuerpo de élite paramilitar iraní descendieron con lianas desde un helicóptero hasta la maqueta en alta mar que trasporta 16 réplicas de cazabombarderos.

También los guardianes emplearon baterías antiaéreas hacia aviones no tripulados durante el ejercicio en la ciudad portuaria de Bandar Abbas, según las imágenes por televisora estatal. Irán no busca una confrontación directa con Estados Unidos pero si quiere mantener caliente la chispa de la provocación.

El régimen de los ayatolás vive una de las peores crisis económicas por las sanciones estadounidenses, acrecentada desde hace seis meses por la pandemia del coronavirus. Para poder paliar el desconsuelo de millones de iraníes, una explosión de patriotismo ayuda a superar los malos momentos. Con esta idea, la Guardia Revolucionaria ha querido hacer mucho ruido con estas maniobras para espantar al enemigo.

De hecho, los ejercicios navales coinciden con el último incidente en Siria cuando un caza F-15 rebasó a un avión comercial de Mahan Air y causó varios heridos. Irán también se ha visto salpicado por las sanciones estadounidenses contra Siria, conocidas como la Ley César, que están apretando con fuerza al régimen de Bashar Al Asad. Precisamente la semana pasada, Damasco y Teherán firmaron un acuerdo militar que permitirá a Irán reforzar los sistemas de defensa aérea en Siria.

Este acuerdo envía un fuerte mensaje a Israel y a EEUU, en respuesta a la Ley César y a más sanciones sobre Teherán, así como a la misteriosa explosión de la instalación nuclear iraní en Natanz a principios del mes de julio. Teherán no descartó que en Natanz se hubiera producido un sabotaje por parte de “países hostiles, especialmente el régimen sionista y EEUU”, reconoció a la agencia de prensa oficial IRNA Seyed Abbas Mousavi, portavoz de la diplomacia iraní. “Si un régimen o un Gobierno está implicado en el incidente de Natanz, Irán reaccionará con firmeza”, advirtió entonces el jefe de la diplomacia iraní.

Con todo, el USS Nimitz comenzó a operar en la región la semana pasada en sustitución al USS Dwight D. Eisenhower. El Nimitz es el cuarto portaaviones consecutivo que maniobra dentro de la Quinta Flota de la Marina de Estados Unidos, con sede en Bahrein. No está claro si penetrará o no en el estratégico estrecho de Ormuz. Por Allí pasa el 30 por ciento del crudo mundial, por lo que Irán mira con desconfianza que buques estadounidenses o europeos patrullen cerca de sus aguas y puedan bloquear las importaciones “ilegales” de crudo iraní, ya que está bajo sanciones económicas.

Los tira y afloja entre Irán y Estados Unidos se viene repitiendo en los últimos años, después de la retirada de EEUU del acuerdo nuclear con Teherán, y ha habido más de un incidente a orillas del estrecho de Ormuz. El hecho de que buques de guerra estadounidenses tengan presencia en el Golfo Pérsico, ya que La 5ª Flota de la Marina de EEUU tiene una base en Bahrein, inquieta a Irán, por lo que en más de una ocasión ha amenazado con cerrar Ormuz. A este respecto, funcionarios estadounidenses han advertido que bloquear el Estrecho cruzaría una “línea roja” y que Estados Unidos tomaría medidas para reabrirlo.