Pompeo garantiza a Netanyahu la hegemonía militar israelí en Oriente Medio

El secretario de Estado de EE UU abre la puerta a la venta de cazas de guerra a Emiratos Árabes Unidos tras la normalización de relaciones con Israel

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, aterrizó ayer en el aeropuerto de Ben Gurión para reivindicar el reciente acuerdo de normalización de relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos (EUA), así como para disipar dudas acerca del compromiso de la Casa Blanca para garantizar la supremacía militar regional de su mejor aliado en Oriente Medio.

“Estados Unidos tiene un compromiso con la ventaja militar (israelí) que queremos mantener”, empezó Pompeo. Pero rápidamente aclaró que también “tenemos una relaciones de seguridad con EUA que dura más de 20 años”, abriendo así las puertas a una posible venta de cazas de combate al país árabe.

Días después de sellarse la normalización de relaciones, se filtró en la prensa israelí que el acuerdo contenía una “cláusula secreta”, que daba luz verde a Washington para vender cazas F-35 al país del Golfo Pérsico. Desde Jerusalén se apresuraron en desmentir la información, aclarando que el acuerdo no incluye la venta de armamento.

Por ahora, se centra exclusivamente en impulsar las relaciones diplomáticas y profundizar los ya existentes vínculos comerciales, que ahora podrán profundizar públicamente. El enemigo común de ambos países es Irán, por lo que “continuaremos proveyéndoles con el equipamiento necesario para defender a su gente”, dijo Pompeo en referencia a las capacidades emiratíes ante la amenaza de su vecino iraní. Pero temeroso de los imprevisibles cambios de escenarios, Israel insiste en evitar a toda costa que otro ejército iguale las capacidades aéreas hebreas.

Tras la agónica guerra del Yom Kippur de 1973, en que el Ejército israelí fue inicialmente sobrepasado por las armadas siria y egipcia, el Congreso estadounidense aprobó una cláusula para prevenir la venta de armamento avanzado a estados árabes.

Durante la comparecencia conjunta, el “premier” israelí, Benjamin Netanyahu, reiteró nuevamente que “el trato no incluye la aceptación israelí para la venta de ningún tipo de arma. Tal vez se esté barajando, pero nuestra postura no ha cambiado”.

En otro frente, ambos mandatarios criticaron al unísono la falta de apoyo internacional a la demanda de la Casa Blanca de reimponer sanciones sobre Irán, por considerar que Teherán incumplió los términos del acuerdo nuclear sellado con las grandes potencias.

Tras la rápida estancia en Israel, el “tour” de Pompeo continuará en Sudán, Bahréin, y Abu Dhabi, donde discutirá detalles del acuerdo de normalización Israel-EUA y otros asuntos regionales con su ministro de exteriores, Abdula Bin Zayed.

Es posible que también añada paradas en Omán y Qatar. Su objetivo quedó claro: “soy optimista y creo que veremos otras naciones árabes uniéndose a esto”, dijo acerca de la normalización con Israel. Y concluyó: “No solo contribuirá a la estabilidad de Oriente Medio, sino que mejorará las vidas de los ciudadanos de sus países”.