Detectados signos de vida de un bebé un mes después de la explosión de Beirut

Un equipo de rescate chileno remueve los escombros de un edificio en el barrio de Gemmayzeh tras hallar señales de pulso y respiración

Los rescatistas cavaron el viernes entre los escombros de un edificio de Beirut por segundo día con la esperanza de encontrar a alguien con vida más de un mes después de que fuera destruido por una enorme explosión en un puerto que destrozó la capital libanesa.

Pero a primera hora de la tarde del viernes, los equipos de rescate, incluido un equipo de búsqueda y rescate de Chile, no habían encontrado a nadie entre los escombros en el área de Gemmayze, donde los sensores detectaron el jueves signos de pulso y respiración.

Gemmayze y el distrito vecino de Mar Mikhael estuvieron entre las áreas más afectadas por la explosión del 4 de agosto en el puerto cercano, que fue causada por cantidades masivas de nitrato de amonio mal almacenado. La explosión mató a unas 190 personas e hirió a 6.000 en un país ya paralizado por la crisis económica.

Las campanas de la iglesia y el llamamiento a la oración desde las mezquitas sonaron en Beirut para honrar a los asesinados un mes antes. Las autoridades también realizaron ceremonias.

Citando a su corresponsal, la emisora libanesa MTV dijo que la máquina utilizada para detectar la respiración se había movido tres veces sin detectar la respiración. También participó un perro traído por el equipo especializado chileno. Los excavadores mecánicos levantaron trozos de concreto y mampostería mientras los trabajadores usaban palas y sus manos para cavar.

Una grúa y una excavadora mecánica ayudaron a levantar vigas de acero y otros escombros pesados de las ruinas. Los residentes se reunieron cerca, con la esperanza de encontrar a alguien, mientras que algunos dijeron que el Gobierno no había hecho lo suficiente para ayudar.

“El Gobierno ha sido completamente complaciente, ha estado completamente ausente”, dijo Stephanie Bou Chedid, una voluntaria de un grupo que ayuda a las víctimas de la explosión. El presidente libanés, Michel Aoun, dio seguimiento a la operación en una llamada telefónica con el jefe de la defensa civil, informó la presidencia.

Cerca del lugar, Mohamed Houry, de 65 años, dijo que esperaba que encontraran a alguien con vida pero, incluso si solo se descubrieran cuerpos, “es importante que sus familias puedan encontrar la paz”.

La explosión arrasó una franja de la capital, destrozando distritos como Gemmayze, hogar de muchos edificios antiguos y tradicionales, algunos de los cuales se derrumbaron con la onda expansiva. El edificio que se registró una vez albergó un bar en su planta baja. Los rescatistas utilizaron equipos de escaneo para crear imágenes en 3D de los restos para tratar de localizar a alguien vivo, según mostraron imágenes de televisión local.

El jefe de rescatistas chileno señaló que, en caso de que hubiera un cuerpo con vida, sería el de un bebé “por la forma” en la que se encuentra y que, según las primeras indicaciones, habrían caído del tercer piso y se encontrarían en el segundo piso del edificio situado entre el barrio de Mar Mikhail y Gemmayzeh.

Aseveró que no saben cuánto puede durar la operación, pero aclaró que no se van a ir hasta que descarten o confirmen que haya alguien dentro. Asimismo, Lermada afirmó que “la esperanza nunca se pierde” pese a que haya pasado un mes de la deflagración de 2.750 toneladas de nitrato de amonio ya que, en el terremoto de Haití de 2010, encontraron a una persona con vida “28 días después”. Según las autoridades, solo hay tres personas desaparecidas contabilizadas por la explosión.