Al Qaeda y el Estado Islámico amenazan a “Charlie Hebdo” por volver a publicar las viñetas de Mahoma

En pleno juicio y aniversario del 11-S, los yihadistas amenazan a Francia y al semanario contra el que atentaron. Los terroristas están desquiciados porque el efecto miedo no ha surtido efecto

La decisión del semanario francés “Charlie Hebdó” de volver a publicar las viñetas de Mahoma al iniciarse el juicio en París contra los que colaboraron en aquel atentado ha provocado una ola de amenazas contra la publicación a través de las redes sociales, tanto por parte de Al Qaeda como del Estado Islámico.

Los yihadistas están desquiciados por el hecho de que su acción criminal no haya tenido los efectos disuasorios y los responsables de la citada publicación incidan en su “pecado” que, por supuesto, se muestran dispuestos a “corregir” con los mismos métodos utilizados en enero de 2015: el asesinato puro y duro de los “infieles”.

Las amenazas coinciden en el tiempo con otras vertidas, también por las dos bandas, al haberse cumplido el aniversario del ataque del 11-S, por parte de Al Qaeda, contra las Torres Gemelas y el Pentágono, en Estados Unidos, acciones criminales de las que se ha “apoderado” ahora el Estado Islámico al considerar, según el editorial publicado en Naba el pasado jueves, que los primeros no han sabido continuar la estrategia terrorista que iniciaron entonces.

Aunque no lo citan, los valientes testimonios que están ofreciendo durante el juicio que se celebra en París, los supervivientes del atentado contra “Charlie Hebdó”, en el sentido de que la sociedad occidental minimiza y se pone de perfil ante la gravísima amenaza que supo el yihadismo, están, también, en el origen de las amenazas.

El fin de los terroristas es siempre amedrentar a sus enemigos y crear un ambiente en la sociedad para que los ciudadanos, lejos de culpar a los yihadistas de las atrocidades que perpetran, se vuelvan contra sus gobiernos por no haberlos evitado. La valentía del semanario al publicar las viñetas y los citados testimonios de las víctimas les sacan de quicio.

La profusión con que se publican carteles y vídeos amenazadores en las redes sociales, en los que se reproducen las fotografías de los terroristas autores de los atentados, los hermanos Saïd y Chérif Kouachi, y el momento en que es asesinado en la calle un policía, no tiene otro fin que animar a los actores (lobos) solitarios para que vuelvan a atacar a los periodistas o a intereses franceses.

El Estado Islámico, que participó colateralmente en aquellos acontecimientos, con el ataque a un supermercado judío y el asesinato de una agente de la policía municipal, trata de asumir todo el protagonismo, incluido el del 11-S, con el que tampoco tuvo nada que ver (el “califato” nace en 2014), hasta el punto de reivindicar la figura de Osama Bin Laden, que ordenó aquellas acciones criminales.

La revista satírica francesa ‘Charlie Hebdo’ publicó otra vez una serie de caricaturas del profeta Mahoma que provocaron disturbios en países de mayoría musulmana en 2005 y 2006, coincidiendo con el arranque del juicio por la cadena de atentados de enero de 2015.

“Todo por esto”

Al Qaeda ha ensalzado a través de la revista ‘One Umma’ a los “heroicos hermanos Kouachi” y ha afirmado que la revista “pagará el precio” por la publicación de las caricaturas, según ha indicado SITE Intelligence Group, un organismo especializado en hacer seguimiento de los grupos terroristas.

La advertencia ha sido publicada en un número de la revista yihadista centrada en los atentados del 11 de septiembre de 2001, que incluye los perfiles de los responsables de los ataques contra Estados Unidos, hasta la fecha los atentados mas mortíferos de la historia.

Los ataques contra la sede de ‘Charlie Hebdo’ fueron ejecutados por Said y Cherif Kouachi y se saldaron con la muerte de doce personas. Ante el inicio del juicio, la revista publicó una portada en la que mezcla todas las viñetas polémicas bajo el titular: “Todo eso por esto”.

La imagen central corresponde a una caricatura del dibujante ‘Cabu’, una de las víctimas mortales del atentado de 2015. En ella, se alude a un Mahoma “desbordado” por el integrismo islamista: “Es duro que me quieran estos idiotas”, afirma el protagonista.

‘Charlie Hebdo’ justificó en un editorial la publicación de los dibujos apelando a su “valor histórico y penal” y alegando que han pasado catorce años desde que se desató la polémica y hay jóvenes “testigos de un juicio que no entenderían” si no ven las viñetas.

La redacción explicó que, durante estos últimos años, siempre se había negado a publicarlas, pero no porque estuviese “prohibido”, sino por “cobardía”. “Reproducir las caricaturas en la semana de la apertura del juicio por los atentados de enero de 2015 nos parecía indispensable”, añadió.