Las claves del juicio por la masacre contra la revista “Charlie Hebdo”

Comienza en París cinco años después de los ataques el proceso contra 14 acusados de dar apoyo logístico a los autores de la matanza

La Justicia francesa abrió este miércoles el juicio contra los supuestos cómplices de los atentados de enero de 2015 contra el semanario satírico “Charlie Hebdo”, una policía municipal y el supermercado judío Hyper Cacher de París, que mataron a 17 personas.

¿Cuántos acusados hay?

Son 14 los acusados: diez en detención provisional, uno en libertad bajo control judicial y otros tres, incluida la pareja de Coulibaly, Hayat Boumeddiene, en orden de busca y captura, con penas que van desde la cadena perpetua hasta los 10 y 20 años de cárcel. El juicio finalizará el 10 de noviembre. Hasta entonces, 49 días de audiencias, con 94 abogados, 144 testigos, 90 medios acreditados y 200 partes constituidas como acusación particular.

¿De qué se les acusa?

Se los acusa de participación en una organización terrorista criminal y de distinto grado de complicidad, ya sea en el suministro de apoyo logístico, financiero o material a los hermanos Saïd y Chérif Kouachi, responsables del atentado contra “Charlie Hebdo”, y a Amedy Coulibaly, autor de los otros dos.

¿Cómo está siendo el juicio?

El proceso comenzó rodeado de fuertes controles de seguridad, que restringieron la circulación en torno al tribunal. Ha habido una amplia presencia de agentes y obligó a los acusados, como al resto de asistentes, a llevar mascarilla cuando presentaron sus datos de identidad ante el presidente de la sala.

De forma excepcional y por su interés, el juicio será filmado, aunque las imágenes no se retransmitirán en directo, sino que serán conservadas por los Archivos Nacionales. En 35 años será el décimo segundo que se graba en Francia y el primero en materia de terrorismo. Entre los anteriores está el de diciembre de 2010 contra diez antiguos agentes del régimen del chileno Augusto Pinochet, condenados por el homicidio de cuatro franceses durante la dictadura.

¿Qué paso el 7 de enero de 2015?

El primer ataque tuvo lugar el 7 de enero y mató a 12 personas. Armados con kalashnikovs, los hermanos Saïd y Chérif Kouachi, nacidos en París, acabaron el 7 de enero de 2015 con leyendas de la caricatura como Jean Cabut “Cabu” o el entonces director del semanario, Stéphane Charbonnier “Charb”, y mataron además a un invitado, a un guardaespaldas y a un policía. Consiguieron huir, pero fueron abatidos dos días después en una imprenta al norte de la capital en la que se habían atrincherado.

También el día 9 fue “neutralizado” Amédy Coulibaly, originario de la periferia parisina, que se coordinó con ellos antes de matar la víspera a una agente de policía y de retener después en el Hyper Cacher a una decena de personas y ejecutar a cuatro.

“Charlie Hebdo” recibía amenazas desde que en 2006 publicó unas caricaturas de Mahoma que este miércoles volvió a difundir alegando que esa revista no se “doblegará” jamás.

¿Ha perdido la libertad de expresión?

El atentado contra “Charlie Hebdo” supuso el inicio de un período negro en Francia marcado por la sucesión de ataques yihadistas y un cambio en la relación de los franceses con la libertad de expresión. El abogado de la revista, Richard Malka, aseguró este agosto en el semanario “Le Point” que los hermanos Kouachi, los terroristas que atacaron “Charlie”, han ganado. “¿Quién publicaría hoy caricaturas de Mahoma? ¿Qué diario? ¿Qué obra de teatro, película o libro se atrevería a criticar el islam?”, preguntaba.

El secretario general de Reporteros Sin Fronteras (RSF), Christophe Deloire, asegura que “aceptar restricciones a los sistemas de pensamiento es entrar en una lógica muy peligrosa”. “Ver 5 años después que hay un juicio es una satisfacción después del horror de la tragedia porque se hará justicia para las víctimas y sus familias y se envía una señal al conjunto del mundo de que en un país como Francia no admitimos que la intolerancia religiosa vaya hasta cometer la forma más extrema de la censura, que es el asesinato”, concluyó.

¿Qué piensan los franceses?

Según un sondeo de la cadena “BFM TV”, un 31 % de los franceses piensa que publicar este tipo de contenido es “una provocación inútil”, un 59 % cree que tienen razón al defender la libertad de expresión y un 10 % prefiere no responder.

“Los terroristas querían un debate contra los musulmanes. Radicalizar a la sociedad. Los franceses no se han posicionado públicamente contra los musulmanes, pero sí vemos que las minorías son cada vez objeto de mayores ataques”, opina el politólogo Éric Fassin.

El que fuera presidente galo en el momento de los ataques, el socialista François Hollande, destacó este domingo en la cadena “France 2” que sus autores fracasaron en su intento de dividir a la ciudadanía. “Perdieron porque la reacción de la población francesa fue admirable”, dijo en recuerdo de una manifestación que el 11 de enero de 2015 popularizó el lema “Yo soy Charlie” y reunió a unos 4 millones de personas en todo el país, con el apoyo en París de otros jefes de Estado y de Gobierno. EFE