El fiscal alemán tiene “pruebas materiales” de que Madeleine McCann está muerta

Los investigadores aseguran que Christian Brueckner no actuó sólo en el secuestro y posterior asesinato

El fiscal principal alemán Hans Christian Wolters, responsable de la reapertura del caso y de la investigación, dijo hace más de tres meses que Madeleine McCann fue secuestrada y asesinada por Christian Brueckner y que el caso estaba cerrado al 90 por ciento. Sin embargo, en los más de tres meses transcurridos no ha podido demostrar ninguna de las dos cosas y se ha visto obligado a pedir perdón a Kate y Gerry, los padres de Maddie.

Pero a pesar de ello, Wolters ha insistido posteriormente en varias ocasiones que la menor británica desaparecida de los apartamentos de Praia da Luz en mayo de 2007 está muerta. No ha aportado pruebas, pero sus afirmaciones ha sido muy contundentes.

La última, en el programa de investigación de la televisión portuguesa RTP “Sexta às 9” que se emite mañana. En un avance, Wolters no deja lugar a dudas. Preguntado por la periodista Sandra Felgueiras si hay alguna evidencia física de que Madeleine está muerta, responde con un rotundo “sí”. Lo que falta por aclarar es cómo y dónde está la menor.

En el avance del programa, se puede ver cómo la presentadora comparte imágenes de la ex novia del principal sospechoso con un testigo, que vivía en el Algarve en la época en que Madeleine desapareció. Felgueiras aprovechó la visita de Friedrich Fuelcher, el abogado de Brueckner, a Portugal, para entrevistarlo y dijo que el equipo del fiscal Wolters están utilizando a su cliente como un ‘chivo expiatorio’ y no tienen pruebas sólidas para respaldar sus afirmaciones. También quiso acabar con la principal pista que incrimina a Brueckner, porque el testigo clave es criminal condenado y, por lo tanto, no se puede confiar en él.

Mientras tanto, los investigadores centran sus esfuerzos en encontrar al cómplice de Brueckner. Están convencidos de que no actuó sólo, que tuvo ayuda. Para ello, se basan en las declaraciones de testigos que afirmaron haber visto a dos hombres rubios fuera del apartamento de Madeleine antes de que desapareciera. Además, Brueckner también fue visto con un otro hombre rubio poco antes de ser detenido por exhibirse delante de un niño en un parque en Sao Bartolomeu de Messines, a solo 40 minutos de Praia de Luz, en 2017. El otro hombre logró huir de la escena, según recoge “The Sun”.

La principal pista es un ciudadano alemán que vivía en una caravana en la zona del lago de Barragem de Bravura, un lugar situado en un parque natural a unos 25 kilómetros de Praia da Luz y cuyas características coinciden con las de una nota manuscrita en portugués encontrada por un técnico de mantenimiento de los apartamentos en 2014, en la que describía el “lugar de descanso final” de que “Madeleine”.

Según desveló el diario “Mirror”, el británico Kit Thackeray, que lleva 30 años junto al embalse, dijo que había alemanes viviendo en caravanas por todos lados a principios de la década de 2000″. Y en referencia al posible paradero de amigo de Brueckner, indicó que “ahora podría estar en cualquier lugar”. El área fue registrada días después de la desaparición de Madeleine, pero según publicaron los diarios locales la policía pasó solo dos horas allí y requirió la intervención de buzos para buscar a la niña bajo el agua.