Las imágenes que demuestran que la Policía disparó 12 veces a un niño con autismo

Linden, de 13 años, permanece hospitalizado desde el 4 de septiembre. “No me siento bien, no me siento bien” se le oye decir al menor tras recibir los impactos de bala

Un niño de Utah de 13 años con autismo recibió varios disparos de la policía después de que su madre pidiera ayuda para obtener un tratamiento de salud mental en el hospital y los oficiales accedieran a hablar con él, según mostraron las imágenes policiales publicadas ayer.

Los vídeos muestran a los oficiales de Salt Lake City persiguiendo al niño por un callejón después de llegar a su casa, y luego gritándole que se tirara al suelo. El niño se desploma después de que suenen una serie de disparos, gimiendo: "No me siento bien. No me siento bien ". Sobrevivió, pero sufrió fracturas de huesos y perforaciones de órganos, denuncia el abogado de la familia.

Su madre, Golda Barton, había advertido a la policía de que su hijo le había dicho ese mismo día, 4 de septiembre, que tenía un arma y había amenazado con disparar a un compañero y romper las ventanas de la casa, según muestra el video. Pero también dijo a los oficiales que pensaba que era una pistola de perdigones. Lo cierto es que no había indicios de que estuviera armado. Y su madre solo quería que lo hospitalizaran para que lo ayudaran con sus problemas de salud mental.

Los oficiales explicaron a la madre que tendrían que proceder como si el niño tuviera acceso a un arma real. Barton aseguró a los policías que su hijo se sintió intimidado ante los agentes. “Él ve la placa y automáticamente piensa que lo vas a matar o que tiene que defenderse de alguna manera. Se asusta”.

El vídeo que recoge toda la secuencia de aquel día se hizo público bajo una ordenanza de Salt Lake City que requiere la divulgación del video de los tiroteos policiales dentro de los 10 días hábiles. El tiroteo ha planteado nuevas preguntas sobre cómo la policía trata a las personas con problemas de salud mental en medio de los llamamientos a nivel nacional para que se haga una reforma policial.

En un vídeo, se puede escuchar a dos oficiales discutiendo si acercarse o no al niño porque les preocupaba que el incidente pudiera acabar en tiroteo. Cuando los oficiales se acercan a la casa, uno dice que puede ver movimiento en el patio trasero. Los oficiales comienzan a correr detrás del niño, gritándole que se detenga y se tire al suelo. Cuando alcanzan al niño, le piden que se vuelva a tirar al suelo. El niño ignora sus órdenes y continúa caminando hasta que suenan una serie de disparos.

Los videos no parecen mostrar al niño sosteniendo ningún arma y la policía no menciona ninguna en un informe también publicado el lunes.

Ayuda para la salud mental

Barton había dicho en su llamada al 911 que su hijo estaba sufriendo una crisis y que necesitaba ayuda de alguien con experiencia en trastornos mentales. Los oficiales de Salt Lake City que llegaron tenían alguna formación en salud mental, pero no eran especialistas en intervención en crisis.

Linden, a quien la familia quiere que se le llame sólo por su primer nombre, “tiene suerte de estar vivo”, dijo su abogado Zach Weyher. Dos semanas después, permanece hospitalizado. "Pase lo que pase, fue un niño de 13 años que estaba desarmado. Se llamó a la policía por un problema de salud mental, no por un acto criminal ", dijo Weyher.

La alcaldesa de Salt Lake City, Erin Mendenhall, dijo en una conferencia de prensa el lunes que como madre de un niño de 14 años estaba profundamente afectada por el tiroteo y pidió una investigación rápida pero exhaustiva sobre lo sucedido.

Estoy profundamente desconsolada y frustrada”, dijo. “Es una tragedia para este niño, para su madre y para las familias y las personas que tienen necesidades agudas de salud mental”.