La Audiencia Nacional da marcha atrás y rechaza la extradición de Enzo Franchini a Venezuela

El joven opositor no será entregado a las autoridades chavistas porque «el régimen existente no respeta los derechos humanos de quienes discrepen de él, como es el caso del reclamado»

El Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha acordado denegar la extradición de Enzo Franchini a Venezuela. Una decisión que anhelaba el opositor venezolano después de tres años de auténtica pesadilla. El joven ingeniero, que tiene doble nacionalidad -italiana y venezolana-, reconoce a LA RAZÓN que la sensación es “indescriptible: solo aquellos a los que nos han arrebatado la libertad, sabemos apreciar nuevamente su abrazo”.

Después de su detención y de pasar casi cuatro meses en la cárcel de Soto del Real, las autoridades chavistas se saltaban los plazos para enviar la documentación extradicional a España, por lo que el 5 de noviembre de 2019, la Audiencia Nacional liberó a Enzo de prisión.

“Se cumple casi un año de mi libertad bajo condiciones y a pesar de haber sido liberado físicamente, la libertad mental, psicológica que me da esta sentencia es de una paz que creo que pocas veces voy a experimentar en mi vida”.

El joven venezolano, acusado de asesinato por el Gobierno de Nicolás Maduro en el marco de las protestas contra el régimen de 2017, pone así fin “a tres años de persecución injusta, en una desventaja abismal, contra un conglomerado criminal de dimensiones jamás vistas”. En opinión del opositor, “fue la pelea más desigual que mi familia y yo, junto al despacho de Oliver abogados, hemos luchado”.

Tras contar con el apoyo inédito de la Fiscalía, que rechazó su extradición en noviembre, en junio llegaba un duro varapalo, España seguía adelante con el proceso extradicional.

Sin embargo, los jueces de la Audiencia Nacional han admitido los recursos de súplica, realizados tanto por la Fiscalía como por Oliver abogados, el despacho encargado de la defensa de Enzo Franchini, y finalmente han considerado que “existen fundamentos suficientemente sólidos como para indicar que el régimen existente en el país requirente, que es el que formula la reclamación, no respeta los derechos humanos de quienes discrepen de él, como es el caso del reclamado, razón por la que no procede acceder a la extradición que nos solicita”.

El abogado Ismael Oliver, que ha defendido al joven italovenezolano pro bono, explica que ha habido “coherencia de criterio en el pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en torno a las extradiciones solicitadas por Venezuela. El pleno de la Audiencia Nacional ratifica y confirma el criterio y deniega la entrega de Enzo. Y ello a pesar de las “supuestas gestiones” realizadas” por parte del chavismo, tal y como reconoció el fiscal Tarek William Saab.

“Jamás me rendí”

El joven ingeniero confiesa que nunca perdió la esperanza: “Jamás me rendí, fue lo que me mantuvo cuerdo, motivado y con vida. Perderla significaba que ellos hubieran ganado en su afán de destruirme, de desmoralizarme. Estando preso te pasan mil cosas por la cabeza, tienes demasiado tiempo, que te acaban consumiendo. Llegué a considerar suicidarme, prefería tomar mi vida en mis manos que darles el placer o trofeo a ellos, pero me aferré a mi educación y convicción católica e internalicé que este proceso era una purga por la cual había que pasar para limpiar mi nombre y el de mi familia”.

Asimismo, en el auto recalcan que “no se debe ignorar la existencia de injerencias gubernamentales en el sistema judicial, en particular, en lo que se refiere al nombramiento de los más altos cargos. En este sentido, tenemos a Tarek William Saab, Fiscal General de Venezuela, que emite opinión a favor de que sea declarada procedente la extradición, y a Maikel José Moreno Pérez, presidente del Tribunal Supremo, que, como Sala de Casación, se pronunció en iguales términos que el anterior, solicitando la extradición, los cuales, según el Reglamento de Ejecución 2018/88, han sido objeto de sanción por parte de la Unión Europea”. Es decir, que tanto William Saab como Moreno Pérez han sido sancionados por la UE, formada por 27 países, entre ellos España.

También se han basado en la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos que “considera procedente la denegación de la entrega”, “cuando se justifique la existencia de un temor racional y fundado de que los derechos del reclamado puedan ser vulnerados por parte de los órganos del Estado requirente. En este supuesto, estimamos que ese temor racional y fundado existe y que afecta de manera específica al recurrente”.

Asimismo, recuerdan en la Audiencia Nacional que, “quienes actualmente ostentan los poderes públicos han protagonizado no pocas actuaciones de represión y persecución contra miembros de la oposición, por el mero hecho de la adscripción política de los perseguidos, a veces con utilización del proceso penal como instrumento”.

Es más, en el auto se demuestra que se ha tenido en cuenta el devastador informe de la ONU del 16 de septiembre, que “alude a numerosas violaciones de derechos en el contexto de una represión política selectiva contra los opositores, haciendo referencia a detenciones arbitrarias (en alguna de las cuales han desempeñado un papel directo fiscales y jueces), torturas y otros datos inhumanos o degradantes, asesinatos en las protestas, ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas (con la participación del SEBIN y otros organismos públicos)”.

Los magistrados añaden la conclusión del informe de la Misión Internacional de Verificación de Hechos comisionada por Naciones Unidas: “Nos encontramos ante crímenes de lesa humanidad, ordenados por el Presidente de la República y algunos ministros o cometidos con la contribución de dichas autoridades, por lo que el informe recomienda la iniciación de acciones contra los responsables ante la Corte Penal Internacional”.

Otra de las conclusiones de la Audiencia Nacional para negar su extradición es que “el reclamado participaba en dicha manifestación, por lo que podemos considerarlo -y así lo hace incluso el auto recurrido- como un opositor a dicho gobierno”.

Enzo Franchini reconoce que siempre ha confiado en la Justicia y en las instituciones españolas, “por su independencia y credibilidad, porque una mentira repetida mil veces jamás se convertirá en verdad. La justicia tarda, pero llega”.