Lo que se sabe sobre el coronavirus de Donald Trump (y lo que no)

El presidente estadounidense podría ser dado de alta por covid-19 hoy mismo

Los comentarios de un médico de la Casa Blanca el domingo sobre la salud del presidente Donald Trump agregaron una nueva capa de confusión cuando el médico buscaba aclarar declaraciones contradictorias del día anterior. Además, un paseo en coche, por muy breve que sea, fuera del hospital para saludar a sus seguidores no parece el comportamiento normal de un paciente con COVID-19.

Tratamiento

El médico personal del presidente, Sean Conley, aseguró ayer que a Trump se le está suministrando un tratamiento con esteroides, después de que su nivel de oxígeno en sangre hubiera bajado repentinamente dos veces en los últimos días, pero que “ha seguido mejorando” desde entonces. Conley dijo que Trump podría ser dado de alta del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed a partir de hoy.

Junto con un esteroide, Trump ha sido tratado con dos medicamentos experimentales, dijeron los médicos. El viernes, Trump recibió una dosis única de un medicamento que Regeneron Pharmaceuticals Inc. está probando para suministrar anticuerpos para ayudar a su sistema inmunológico a combatir el virus. Trump también ha tomado dos dosis de un ciclo de cinco días de remdesivir, un fármaco de Gilead Sciences que se utiliza para pacientes con enfermedades moderadas y graves

Estado de salud

Conley dijo que Trump tenía “fiebre alta” y un nivel de oxígeno en sangre por debajo del 94% el viernes y durante “otro episodio” el sábado. Conley se mostró evasivo cuando se le preguntó si el nivel de oxígeno en sangre de Trump había caído por debajo del 90%: “No tenemos mediciones aquí sobre eso”. El nivel actualmente es del 98%, dijo el equipo médico de Trump.

La saturación de oxígeno en sangre es un marcador de salud clave para los pacientes con COVID-19. Una lectura normal está entre 95 y 100. Una caída por debajo de 90 es preocupante. El equipo de Trump dijo el domingo que Trump recibió oxígeno en la Casa Blanca el viernes. No quedó claro si lo recibió también el sábado.

La aclaración se hizo después de que el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, dijera el sábado que algunos de los signos vitales de Trump eran “muy preocupantes” el viernes. Esa revelación contradecía una evaluación optimista que los médicos de Trump habían proporcionado inicialmente. .

Pero el equipo médico de Trump esquivó muchas preguntas el domingo, como el momento específico en que bajó el oxígeno y el impacto de la enfermedad en sus pulmones. Cuando se le preguntó repetidamente sobre lo que encontraron las pruebas de exploración pulmonar y si había signos de neumonía u otros daños, Conley respondió: "Estamos rastreando todo eso. Hay algunos hallazgos esperados, pero nada de gran preocupación clínica ".

Conley tampoco ha especificado dónde se encuentra Trump en el “curso de la enfermedad” de COVID-19. Los días siete a diez suelen ser un momento de mayor preocupación.

En cuanto al saludo a los partidarios, en general, trasladar a un paciente con COVID-19 fuera de su habitación debe limitarse a “propósitos médicamente esenciales”. La salida sugiere que la condición de Trump no es peligrosa, pero las autoridades médicas señalan que hablar de que Trump se vaya del hospital a casa después de solo unos días no cuadra con la información sobre sus tratamientos.

Cuándo enfermó Trump

El presidente anunció en Twitter su positivo y el de su esposa, Melania, en la madrugada del jueves al viernes. Pero el sábado al mediodía, el doctor Conley mencionó que habían pasado 72 horas desde el diagnóstico. Ese comentario despertó alarmas porque no salen las cuentas. No se sabe si fue un error o si se le escapó el dato real. La rectificación que difundió después el propio médico no disipó las dudas.

Trump comenzó a mostrar síntomas el jueves, un día antes de que la Casa Blanca anunciara lo que inicialmente se llamó “síntomas leves”. Conley dijo que Trump mostró algunos signos comunes de COVID-19: tos leve, congestión nasal y fatiga. El presidente dio positivo esa noche. La línea de tiempo es importante como una indicación de cuán transparentes son Trump, su personal y médicos sobre la salud del presidente y si Trump sabía que podía estar propagando el virus mientras se mezclaba con los donantes de la campaña, el personal y otros el jueves.

Entre miércoles y jueves el presidente acudió a un mitin, viajó con su equipo a eventos para recaudar fondos y se encontró con distintas personas.

Conley se negó a decir cuándo se hizo la última prueba a Trump antes de que la del jueves confirmara el COVID-19.

Cómo se infectó

El jueves la asistente del presidente, Hope Hicks dio positivo. Trump no se aisló de inmediato. En cambio, abordó un avión a Nueva Jersey, donde asistió a una recaudación de fondos y pronunció un discurso rodeado de decenas de personas antes de regresar a la Casa Blanca.

Se especula con que se pudieran haber contagiado en evento de la Casa Blanca el 26 de septiembre en el que se presentó a la candidata de Trump a la Corte Suprema, Amy Coney Barrett. Trump reunió a más de 150 personas en el Rose Garden, donde se mezclaron, se abrazaron y se dieron la mano, sin mascarillas.

Entre los que asistieron y que ahora dieron positivo: el ex gobernador de Nueva Jersey Chris Christie, la consejera de la Casa Blanca Kellyanne Conway, la presidenta de la Universidad de Notre Dame y al menos dos legisladores republicanos: el senador de Utah Mike Lee y el senador de Carolina del Norte Thom. Tillis.

No hay forma de saber con certeza si el evento de Rose Garden fue donde Trump, estuvo expuesto. El presidente tuvo una semana completa de eventos oficiales y de campaña antes de su hospitalización el viernes. Un tercer senador republicano, Ron Johnson de Wisconsin, anunció su prueba positiva el sábado y no había asistido al inicio de la nominación de Barrett. La administración dice que un equipo médico de la Casa Blanca está rastreando contactos.