Sophie Petronin, la última rehén francesa que quedaba en el mundo

Liberada, después de 1,384 días, la cooperante gala de 75 años. Ha pasado cuatro años en manos de una filial de Al Qaeda en Mali

Sophie Petronin, de 75 años, ha estado secuestrada durante cuatro años en Mali. La cooperante francesa cautiva de un grupo de yihadistas durante 1.384 días, nada más aterrizar a Francia, en casa, ya ha dicho que quiere volver a trabajar y ayudar a los niños desnutridos de África.

Horas antes de llegar a París, se había reunido en Bamako con uno de sus hijos, que la esperaba nada más salir del avión. Lo cierto es que es difícil no emocionarse al ver las imágenes del reencuentro entre Petronin y su hijo Sébastien.

“Aguanté, recé mucho porque tenía mucho tiempo”, indicó Petronin a los periodistas en la embajada de Francia en Bamako. “Transformé el cautiverio... en un retiro espiritual, si se puede decir eso”, explicó la cooperante.

“Es como un bloque de granito, mamá”, reconoció Sebastién, quien después lloró al describir cómo luchó por su liberación y le dijo a su madre: “Hice lo mejor que pude”.

Ella lo consoló y le dijo: “Hiciste lo que pudiste”.

Cuando su hijo le besó la cabeza, ella dijo que solo quería pasar tiempo con él, “mirarlo y decirle: ‘Perdóname, te causé tanto dolor, tanta dificultad, tanto trabajo para ayudarme a conseguir sacarme'”

Con el abrazo entre ambos, se Petronin recupera su libertad y se pone fin a la incertidumbre de los familiares. Además, el Gobierno francés puede cerrar capítulo, ya que Francia puede asegurar, que en este momento, no hay ningún ciudadano francés secuestrado en un ningún rincón del planeta.

En el aeropuerto militar de Villacoublay, al suroeste de París, fue recibida también por el resto de sus familiares, que la envolvieron en un enorme abrazo, y el presidente galo, Emmanuel Macron.

Con un velo blanco y una gabardina, se podía ver visiblemente emocionada a Petronin, mientras sujetaba a sus nietos.

“Los franceses y yo estamos contentos de verte por fin de vuelta, querida Sophie Petronin”, tuiteó el presidente Macron. “Bienvenida a casa”.

“Gracias a las autoridades malienses por haber hecho posible la liberación de Sophie Petronin. Mi reconocimiento a la totalidad de actores que, tanto en Mali como en Francia, han actuado desde hace cuatro años para que llegue este momento y apoyar a la familia”, ha señalado Macron.

Según informa Reuters, ninguno de los dos hizo declaraciones a la Prensa durante la hora que estuvieron en el aeropuerto.

¿Quién secuestró a Sophie Petronin?

Pétronin vivía en Mali desde 2001, donde dirigía una organización no gubernamental dedicada a combatir el hambre, especialmente entre los niños, en la región de Gao (este).

Fue secuestrada en diciembre de 2016 en Gao por el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM), filial de Al Qaeda en Mali.

En Mali actúan distintos grupos yihadistas que tienen entre sus blancos al ejército regular y las fuerzas de la misión de la ONU (Minusma), y que recurren a secuestros para obtener fondos o liberaciones de sus miembros encarcelados.

A veces, los secuestros son perpetrados por grupos de delincuentes comunes que “venden” a sus rehenes a los grupos yihadistas y estas transacciones tienen como consecuencia el retraso de las negociaciones por su liberación.

Otras liberaciones

Los yihadistas liberaron igualmente durante la jornada a Niccola Chiacchio y el misionero Pierluigi Maccalli, ambos de nacionalidad italiana. Maccalli, de 59 años, fue secuestrado en la zona sur de Níger, cerca de la frontera con Burkina Faso, en septiembre de 2018. El religioso trabaja para la Sociedad de Misiones Africanas.

Junto a ellos fue liberado el líder opositor maliense Soumaila Cissé, secuestrado el 25 de marzo cuando se encontraba haciendo campaña junto a su delegación en Niafunké, de cara a unas elecciones parlamentarias en las que consiguió revalidar su escaño.

El líder de la URD quedó en segundo lugar en las presidenciales celebradas en agosto de 2018, cuando fue derrotado por Ibrahim Boubacar Keita -derrocado tras un golpe de Estado militar el 18 de agosto-, como ya ocurriera en los comicios de 2013.

Ambos fueron recibidos a última hora del jueves en Bamako por el presidente de transición, Bah Ndaw. Tras el encuentro, Cissé se mostró “muy contento” por su liberación. “Por Mali y por mi familia”, dijo, tal y como ha recogido el diario ‘Nord Sud Journal’.

La liberación de Petronin, los dos rehenes italianos y el líder de la oposición se hizo a cambio de la puesta en libertad de algo más de 200 yihadistas de cárceles de Mali.

Según recuerda Europa Press, Mali ha venido registrando en los últimos meses un número creciente de ataques yihadistas obra tanto de la filial de Al Qaeda en la región como de la de Estado Islámico, lo cual ha hecho además aumentar la violencia intercomunitaria y provocado el desplazamiento de decenas de miles de personas.

“Operación Barkhane”

Francia mantiene a unos 5.100 soldados en la región del Sahel, la mayoría en Mali, dentro de la misión Barkhane, un operativo desplegado en agosto de 2014 para combatir la expansión del terrorismo yihadista y apoyar la estabilidad en la zona, informa EFE.

Trece militares franceses murieron en noviembre del año pasado en Mali tras la colisión de dos helicópteros y otros dos soldados de élite fallecieron en mayo de 2019 durante la operación que liberó a seis rehenes (cuatro franceses, una estadounidense y una surcoreana) en manos de un grupo terrorista de Burkina Faso.