El Consejo de Ministros acuerda el cese del embajador en Venezuela

Tras la salida de Jesús Silva, el encargado de negocios quedará al frente de la legación diplomática en Caracas

El diplomático Jesús Silva abandonará los próximos días la embajada de España en CaracasMarco BelloREUTERS

Nicolás Maduro tiene hoy un motivo para estar satisfecho. El embajador de España en Caracas, Jesús Silva, ha sido cesado de su misión por el Consejo de Ministros este viernes después de tres años de misión en Venezuela. El cese se produce diez días después de la salida del opositor político Leopoldo López, alojado precisamente en la residencia del embajador en la capital venezolana durante 18 meses.

A partir de ahora la máxima autoridad en la legación diplomática será el encargado de negocios hasta que el Gobierno designe nuevo embajador, una decisión que no tiene fecha prevista. De hecho, el Ministerio de Exteriores comunicó la semana pasada que no nombrará un sucesor de Silva, cuyo relevo estaba acordado desde hace unas semanas. Exteriores había anunciado que el diplomático que iba a sustituirle era el actual embajador español en Cuba.

Sin embargo, en los últimos días, tras la salida de Leopoldo López, hubo un cambio de rumbo. El gobierno de Maduro criticó duramente al presidente Pedro Sánchez. “Siempre te equivocas en Venezuela”, le dijo el líder bolivariano después de que Sánchez recibiera en la sede del PSOE a Leopoldo López.

Tras el rifirrafe diplomático, Cristina Gallach, secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica de España, anunció en una comparecencia ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, que Caracas se queda sin embajador. “Hemos decidido nombrar un encargado de negocios y no embajador, ello es consecuente con que la UE y los estados miembros no consideramos que las últimas elecciones presidenciales de 2018 fueran justas ni transparentes”, anunció. El encargado de negocios, una categoría inferior a la de embajador, acreditado ante el Gobierno de Maduro será Juan Fernández Trigo.

Los ataques de Maduro y Diosdado Cabello, supuesto número dos del régimen venezolano, no solo han sido para el Gobierno de Sánchez. Ambos dirigentes han acusado a Jesús Silva de ayudar al opositor López a salir de Venezuela de forma clandestina. Maduro incluso lo tildó de "racista, colonialista, derechista y golpista». «El embajador Silva nos odia, odia a Venezuela, es un colonialista típico». En 2018, el régimen venezolano le declaró persona non grata, pero logró regresar a la misión en Caracas pasados tres meses.

Desde la Asamblea Nacional, dominada por el bloque antichavista, se ha agradecido a España, y en especial a Silva, “por el compromiso asumido ante el mundo y ante los venezolanos” en pro de la defensa de los derechos humanos “el rescate de la democracia y libertad”. En un comunicado emitido por el Parlamento, se asegura que Silva no solo ha realizado una “labor diplomática a favor de la democracia”, sino que también “ha logrado salvar la vida de distintos perseguidos y presos políticos”.

En los últimos meses, en plena crisis por la pandemia, su embajada ha gestionado el envío de doce vuelos desde Venezuela a España con más de 5.000 personas repatriadas por la covid.